Los ácidos húmicos son un buen potenciador radicular

En otoño e invierno, épocas en las que no es habitual que los cultivos necesiten riego auxiliar, debido a las precipitaciones de esos meses, la mejor opción para aplicar bioestimulantes es hacerlo en seco, como -por ejemplo- para mejorar el crecimiento radicular. Es por ello que los ácidos húmicos secos en cultivos son muy recomendables en esas épocas del año. En otros meses, cuando se activa el riego (como el goteo en el caso de los olivos) podemos pensar ya en bioestimulantes y abonos en formato líquido.

Esto sería con otro método de aplicación pero con las mismas propiedades de mejora. Es por eso que si queremos en estos meses mejorar las características del suelo y su estructura, podemos pensar en aplicar Ácidos Húmicos Secos, una muy buena solución para estimular el crecimiento de las raíces (radicular).

En nuestro blog podrás encontrar un artículo sobre cuáles son los efectos de los ácidos húmicos en suelo y plantas. En nuestro catalogo tenemos enraizantes de gran calidad en formulas líquidas que también podrían funcionar, pero el al no tener actualmente riego por goteo los ácidos húmicos de INB son la mejor solución para sus cultivos. Los productos de INB están diseñados con materias primas de alta calidad que aseguran una rápida y efectiva asimilación por parte del cultivo. Favoreciendo en este caso, tanto el desarrollo de las raíces como un crecimiento óptimo de cultivo.

Ácidos Húmicos de INB (en seco)

Los ácidos húmicos y fúlvicos bioactivos solubles de INB proceden de leonardita americana de alta pureza y calidad. Se trata de un bioestimulante que contiene características físico-químicas y biológicas del suelo agrícola. Los ácidos húmicos de INB son una enmienda orgánica natural, que mejora las características del suelo y su estructura, aumentando la capacidad de intercambio catiónico y la vida microbiana. Más concretamente, hablando de las propiedades enraizantes, debemos decir que mejora la fertilidad general del suelo y favorece el desarrollo radicular y el crecimiento de las plantas. Además, incrementa la capacidad de retención de agua y reduce las pérdidas por lixiviación de nutrientes.

Composición de los ácidos húmicos de INB:

  • Extracto húmico total: 65% p/p
  • Ácidos húmicos: 53% p/p
  • Ácidos fúlvicos: 12% p/p
  • Óxido de potasio (K2O) soluble en agua: 17% p/p
  • Materias primas: Leonardita americana: 54% p/p
  • Clase A: Contenido en metales pesados inferior a los límites autorizados
  • pH: 11

Utilización de los ácidos húmicos en los cultivos:

Su uso está aconsejado en determinados momentos del cultivo, como post-trasplante, crecimiento, inicio de brotación, prefloración, cuajado y desarrollo del fruto. Hay diferentes modos de aplicación:

  1. En fertirrigación también se pueden utilizar, simplemente hay que preparar una disolución madre de 10 – 15 kg/hL de agua, agitar e inyectar la cantidad necesaria recomendada.
  2. Para mejorante de sustratos: 20 – 40 g/m3 Tratamiento de árboles aislados: 5 – 10 g/planta según desarrollo.  

Principales aplicaciones, y sus dosis correspondientes:

  • Frutales
    • Dosis: 2 – 3 kg/Ha
    • Observaciones: repetir las aplicaciones hasta alcanzar una dosis anual total de 8-15 kg/Ha.
  • Cítricos
    • Dosis: 2 – 3 kg/Ha
    • Observaciones: repetir las aplicaciones hasta alcanzar una dosis anual total de 8-15 kg/Ha.
  • Hortícolas
    • Dosis: 1-2,5 kg/Ha
    • Observaciones: Aplicación según desarrollo vegetativo del cultivo, repitiendo las aplicaciones hasta alcanzar 6 – 8 kg/Ha y año.
  • Vid
    • Dosis: 2 – 3 kg/Ha
    • Observaciones: repetir las aplicaciones hasta alcanzar una dosis anual total de 8-15 kg/Ha.
  • Olivo
    • Dosis: 2 – 3 kg/Ha
    • Observaciones: repetir las aplicaciones hasta alcanzar una dosis anual total de 8-15 kg/Ha.
  • Cereales
    • Dosis: 4 – 10 g/planta
    • Observaciones: Fertirrigación según desarrollo del cultivo.
  • Césped
    • Dosis: 2 – 3 kg/Ha
    • Observaciones: repetir las aplicaciones hasta alcanzar una dosis anual total de 8-15 kg/Ha.

Y, otra ventaja de los ácidos húmicos de INB es que es compatible con la mayoría de los fertilizantes y productos fitosanitarios utilizados. Excepto aceites minerales, nitrato de calcio, productos de reacción ácida y herbicidas incompatibles con la materia orgánica.  

Un error común: el producto para el crecimiento foliar no es enraizante

En la Tienda Sembralia siempre aconsejamos que no utilicen ningún producto foliar para el crecimiento radicular, pues los bioestimulantes están diseñados para funciones diferentes. Además, es un error muy común el creer que un producto agrícola puede ser la panacea para lo que le pasa a nuestros cultivos. Igualmente, lo que le funciona a un agricultor en un terreno determinado puede no funcionarme a mí en mi explotación agraria. Hay que ser muy cuidadosos en la administración de productos agrícolas, tanto abonos como bioestimulantes, para conseguir el efecto deseado (floración, cuaje, enraizamiento…). Por último, para cualquier cuestión agronómica que quieran plantearnos no dude en contactar con nosotros. El servicio de asesoría de Tienda Sembralia es gratuito, y simplemente tienen que mandarnos un correo a la dirección info@sembralia.es

AUTOR: Jose Antonio Sotomayor Ingeniero Agrónomo de Sembralia.

¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer artículos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

Descubre los bioestimulantes de INB que tus cultivos necesitan solo en Sembralia: