Todas las plantas necesitan aminoácidos esenciales para llevar adelante la biosíntesis de las proteínas y las enzimas de naturaleza proteica. Aunque pueda parecerte un nutriente más del montón, es importante que le des valor a este elemento si lo que quieres es obtener rendimiento y calidad en tus cultivos.

Además, los aminoácidos son vitales para la formación de ácidos nucleicos, hormonas, coenzimas, nucleótidos, polímeros de la pared celular y otras moléculas que son imprescindibles para el desarrollo vegetativo y reproductivo.

En la práctica, esto debes tenerlo muy presente en el momento de diseñar tu plan de fertilización. No puedes exigirle todo a tu cultivo sino le aportas lo necesario para su crecimiento y desarrollo.

¿Sabías que uno de los bioestimulantes más aplicados como complemento en la nutrición vegetal de las plantas son los aminoácidos?

Los aminoácidos se usan desde hace mucho tiempo, tanto en cultivos hortícolas como en frutícolas y, en muchas ocasiones, en cultivos extensivos, porque son una herramienta estratégica para el agricultor.

Seguro has oído decir mil veces que, «los aminoácidos lo curan todo».

Esta expresión tiene una estrecha relación con un hecho fisiológico, ya que luego de una aplicación de aminoácidos el cultivo manifiesta una respuesta favorable, notoria a simple vista en su color, crecimiento y desarrollo.

Es clave aclarar estos puntos sobre los aminoácidos en agricultura:

  1. Los aminoácidos no son nutrientes minerales.
  2. Tu cultivo hortícola o frutal debe estar abonado con macronutrientes y micronutrientes necesarios según nivel de extracción y etapa fisiológica entre muchos otros factores.
  3. Los aminoácidos esenciales no sustituyen las funciones de cada nutriente.

A modo de ayuda memoria:

Fertilizantes de mayor demanda

  • Nitrógeno (N)
  • Fósforo (P)
  • Potasio (K)

Fertilizantes de menor demanda

  • Manganeso (Mn)
  • Zinc (Zn)
  • Boro (B)
  • Cobre (Cu)
  • Hierro (Fe)
  • Molibdeno (Mo)

¿Qué son los aminoácidos? Definición y clasificación

Los aminoácidos son moléculas orgánicas que contienen:

  • un grupo amino [8NH2]
  • un grupo carboxilo [8COOH]

Los grupos amino y carboxilo están unidos al mismo átomo de carbono y, ligado a él, encontramos un grupo variable (R). Es en estos grupos R donde las moléculas de los 20 alfa-aminoácidos constituyentes de las proteínas se distinguen unos con otros.

Esto son los 20 alfa-aminoácidos más conocidos:

  1. Alanina
  2. Cisteína
  3. Arginina
  4. Glutamina
  5. Asparagina
  6. Glicina
  7. Ácido aspártico
  8. Histidina
  9. Ácido glutámico
  10. Isoleucina
  11. Leucina
  12. Lisina
  13. Metionina
  14. Fenilalanina
  15. Prolina
  16. Serina
  17. Treonina
  18. Triptófano
  19. Tirosina
  20. Valina

Aminoácidos en agricultura. Aspectos importantes que debes conocer

El aminoácido es una molécula orgánica compuesta de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. Cuando una sucesión de aminoácidos se ensambla por medio de enlaces peptídicos se constituyen las proteínas. Estas macromoléculas participan en todos los aspectos del crecimiento y desarrollo de las plantas.

 Los vegetales sintetizan los aminoácidos a partir del nitrógeno absorbido del suelo en forma de nitrato o amonio. Dicho proceso genera gastos energéticos significativo para la planta. Por ello, aplicar aminoácidos en tus cultivos produce un ahorro energético que es utilizado para otras actividades como la brotación, la floración o el cuajado y engorde de los frutos. Despreocúpate que lo notarás.

 La disponibilidad de aminoácidos esenciales para las plantas es vital para el buen desempeño del crecimiento y el desarrollo vegetal.

¿Cómo se obtienen los aminoácidos para plantas?

Todo se resume en un proceso: la hidrólisis de proteínas.

¿Y qué significa hidrólisis? Es la ruptura de las proteínas en las unidades que las constituyen.

Una vez terminado el proceso de hidrólisis se consigue una mezcla compuesta por aminoácidos libres (en su mayor medida) y también, una proporción pequeña de cadenas de aminoácidos. La planta únicamente puede utilizar los que son aminoácidos libres.

Las proteínas que se utilizan para su obtención pueden ser:

  • Origen vegetal: se extraen de restos vegetales como soja, girasol, cereales, etc.
  • Origen animal: producidos a partir de colágeno y pelo, principalmente.
  • Origen sintético: por medio de la compra de aminoácidos específicos la industria química desarrolla un producto.

La hidrólisis del material proteico para su posterior transformación en aminoácidos libres puede realizarse por diferentes formas:

  • Hidrólisis enzimática: por medio de enzimas proteolíticas.
  • Hidrólisis ácida: por ataque con ácidos concentrados como, por ejemplo, el ácido clorhídrico o sulfúrico.

El material proteico más recomendable para la extracción de aminoácidos es el de origen vegetal. Por eso, la hidrólisis enzimática de proteínas de origen vegetal constituye un fertilizante equilibrado para las plantas, ya que contiene todos los aminoácidos requeridos y en las proporciones óptimas.

En resumen, el uso de aminoácidos en la agricultura es un instrumento para mejorar la producción y la calidad de la cosecha. Y también, para superar los momentos de estrés de la planta.

Podemos decir que los aminoácidos son un grupo de sustancias denominadas:  bioactivadores.

13 Beneficios de los aminoácidos esenciales en las plantas

  1. Incrementan la permeabilidad celular, la absorción y traslación de los iones nutrientes.
  2. Potencian la floración, reduciendo el número de abortos florales por medio de la regulación de los procesos osmóticos.
  3. Imprescindibles para conseguir una óptima floración. Su combinación con microelementos incrementa el peso, calidad y sabor de los frutos.
  4. Fomentan la absorción de nutrientes minerales, proporcionando su transporte a través de la savia.
  5. Aceleran la recuperación de plantas que han sufrido determinadas condiciones adversas.
  6. Nivelan el metabolismo de las plantas.
  7. Rápida asimilación, tanto por vía foliar como radicular.
  8. De acción inmediata.
  9. Ayudan a la producción de fitohormonas.
  10. Beneficio total a toda la planta.
  11. Incremento de la producción, calidad y retardo del envejecimiento.
  12. Ahorro de energía para el cultivo que es aprovechada en otras funciones esenciales. Nutrición sin gasto energético.
  13. El uso de aminoácidos favorece el desarrollo radicular (triptófano = precursor del AIA).

Hay que derribar ciertas creencias de las prácticas del campo, por ejemplo, la de que los aminoácidos solo se pueden aplicar cuando la planta presenta cualquier problema o situación de estrés, tales como:

  • Trasplantes
  • Estrés hídrico.
  • Podas
  • Estrés por transporte
  • Daños por viento o granizo
  • Asfixias radiculares
  • Golpes de calor y/o frío. Heladas y sequías.
  • Ataques de plagas y enfermedades.
  • Fitotoxicidad por tratamientos fitosanitarios y otros.

Actualmente, los aminoácidos no solo se utilizan para ayudar a la planta a salir de momentos críticos, sino también, durante:

  • el enraizamiento.
  • antes de floración.
  • antes del cuaje.
  • durante el engorde.
  • otros

Vías de absorción de aminoácidos por medio de las plantas

– Aplicación por vía radicular: como sucede con el nitrógeno nítrico o amónico, los aminoácidos son absorbidos por vía radicular para luego, por medio de la savia, ser repartidos por toda la planta.

– Aplicación por vía foliar: este método de aplicación es el que más se utiliza en el campo. Es viable aplicar aminoácidos junto con tratamientos de abonos foliares y de fitosanitarios, etc.

Como ves, lograr una nutrición vegetal adecuada permite a las plantas crecer fuertes y sanas, lo que se traduce, en buenos rendimientos.

La incorporación de aminoácidos en tu plan de fertilización te ayudará a prevenir y reparar aquellos daños ocasionados por las inclemencias climatológicas o labores agrícolas.

Visita la Tienda online de Sembralia y descubre los aminoácidos que utilizan los agricultores de tu zona. Ir ahora