¿Por qué el cultivo de aguacate está creciendo tanto en nuestro país?

 

El aguacate es uno de los principales cultivos subtropicales a nivel mundial y su demanda tiene un ritmo creciente (un 9% anual). Europa cada vez demanda más este producto y otros de origen subtropical (como mangos, chirimoyas, litchis, pitahaya y nísperos).

Gracias a nuestro extraordinario clima, estos cultivos proporcionan a España una exclusividad geográfica de producción en el ámbito europeo. Lógicamente, el cultivo de frutos tropicales en España (como el aguacate) supone una ventaja competitiva en calidad.

Por otro lado, gracias a nuestra posición estratégica y que somos un enclave logístico para el continente, el cultivo de frutas tropicales en España tiene menores costes de distribución frente a otros países.

De hecho, España tiene el aguacate mejor valorado en Europa (estando en la 14º posición mundial de superficie de cultivo de aguacate, sólo por detrás de un país europeo, que es Portugal, también en la península ibérica).

Para poder satisfacer la demanda de aguacates es importante tener un conocimiento de su morfología, así como de sus necesidades de poda, sus necesidades nutritivas, de riego e incluso de polinización.

En nuestro blog podrás encontrar artículos sobre frutas tropicales como el mango, la pitahaya o el litchi

¿Cómo es el aguacate?

En primer lugar, hay que decir que el aguacate pertenece a la especie Persea americana Mill. y a la familia Laureaceae. Según su origen se distinguen tres razas:

· La raza mejicana

· La raza antillana

· La raza guatemalteca

De las que derivan las razas comerciales:

· “Hass” (la más importante en España)

· “Fuerte”

· “Bacon”

El aguacate es un árbol vigoroso que puede llegar a los 20m de altura y tiene un sistema radicular superficial. Sus raíces no tienen pelos absorbentes y no llegan a más de 80 cm de profundidad.

Ciclo de vida del aguacate

Tenemos que tener en mente el calendario de cultivo del aguacate, para poder acertar con las etapas clave del crecimiento de esta planta tropical, y así lograr una excelente cosecha.

· Plantación: de marzo a mayo

· Brotación: de febrero a marzo

· Floración: abril

· Recolección: de agosto a mediados de septiembre

No cabe duda de que el primer año un momento crítico para la planta. Lo es en general para todos los cultivos, pero muy especialmente en este cultivo tropical. Por eso, en el aguacate durante el primer año se debe colocar un tutor para que no le afecte el viento y asegurar que tiene le llega la cantidad de riego adecuada

 

Necesidades climáticas del cultivo de aguacate: un fruto tropical

Uno de los pocos requerimientos que tiene el cultivo del aguacate es respecto de las temperaturas. Debemos saber que el aguacate tiene escasa resistencia a heladas, debido a su origen tropical.

Aún así, su resistencia varía según la variedad, siendo las razas de la variedad mejicana las más resistentes y las razas de la variedad antillana las menos resistentes.

La temperatura mínima que aguantan:

  • Raza mejicana: -4ºC
  • Raza guatemalteca: -2ºC
  • Raza antillana: -1ºC

Las temperaturas óptimas serían de:

  • Temperatura media: 20-21ºC
  • Temperatura diurna: 22-26ºC
  • Temperatura nocturna: 15-20ºC

De tal manera que la temperatura media mínima del mes más frío no esté por debajo de los 8ºC, y la temperatura máxima del mes cálido no supere los 31ºC.
En definitiva, se deben tener en cuenta las temperaturas de la zona donde se vaya a cultivar el aguacate, pues es un factor clave para que se produzca la inducción flora y el cuajado de frutos.

 

Una fruta tropical, que necesita humedad

La humedad ambiental para el aguacate también es un factor importante a tener en cuenta. Precisa una elevada humedad ambiental por encima del 50%, para que no se produzcan decaimientos del estigma que dificulten la germinación del polen.
En cuanto a agua, a sus necesidades hídricas propiamente dichas, el cultivo del aguacate tiene exigencias tanto de calidad como de cantidad.

  • Pluviometría: 665-2.000 mm al año
  • CE máxima de 2 dS/m
  • Contenido máximo de Cloro: 120ppm

En verano tiene un consumo de 150 L/árbol y día. En el caso de que las lluvias sean escasas y no lleguen a estas cifras, habrá que recurrir al riego. Sobre todo, el riego será interesante entre el cuajado de fruto y la recolección, al ser este periodo el más crítico para la planta.

Finalmente, cabe resaltar que hay que tener cuidado pues es un cultivo sensible al encharcamiento y al estrés hídrico. Por lo que el riego debe ser abundante y espaciado en el tiempo.

Por este motivo, se recomienda usar riego por goteo, para conseguir gran eficiencia en el cultivo del aguacate (ahorrando recursos hídricos).

 

AUTOR: Margarita Blanco  Ingeniera Agrónoma de Sembralia.