Pimientos verdes en plantas

La aplicación de bioestimulantes foliares es uno de los métodos más frecuentes para potenciar el rendimiento de los cultivos intensivos y extensivos.

El bioestimulante foliar es efectivo para estimular el metabolismo de la planta y resolver de forma satisfactoria carencias nutricionales en distintos tipos de cultivo y etapas fenológicas.

Por eso, hemos escrito este artículo guía, valorando la importancia de la aplicación foliar de biostimulantes y lo estratégico que resultará para ti conocer los aspectos clave en su manejo. Tener esta información es un plus para cuando tengas que elaborar tu plan de fertilización.

Empezamos.

Bioestimulante foliar ¿Qué es?

Un bioestimulante foliar es una sustancia o mezcla de ellas, o bien, un microorganismo diseñado para ser aplicado solo o en mezcla sobre plantas de cultivo, semillas y raíces con el objetivo de estimular, mejorar y promover procesos biológicos y fisiológicos del cultivo, haciéndolos más eficientes.

Los bioestimulantes agrícolas incluyen diversas formulaciones de compuestos, sustancias y otros productos.

Esto es lo que pueden hacer los bioestimulantes foliares por tus plantas:

  • Mejorar la disponibilidad de nutrientes
  • Optimizar su absorción
  • Incrementar la tolerancia a estreses abióticos
  • Mejorar el vigor del cultivo y la calidad del suelo
  • Ayudar a minimizar los residuos
  • Inducir etapas específicas fenológicas
  • Aportar valor energético en etapas productivas
  • Sumar nutrición foliar con el objetivo de sanidad vegetal
  • Independencia de la actividad radicular
  • Aumentar el rendimiento y la calidad de los cultivos

Manejo de los bioestimulantes foliares

Quizás hayas notado que, el uso y manejo de bioestimulantes en la agricultura ha tomado mayor relevancia. Esto se debe en gran parte a la elevada demanda nutricional de los cultivos de altos rendimiento.

En general, la bioestimulación foliar engloba una serie de estrategias para el aporte de sustancias o elementos esenciales en la vida de la planta por vía aérea. Estas acciones van dirigidas a mejorar los procesos de absorción, transporte y transformación de los nutrientes en la hoja, tallos o frutos. Para realizar la aplicación de los productos bioestimulantes de forma foliar, se procede a su dilución en agua y se pulverizan a presión sobre la parte aérea de las plantas siendo absorbidos a través de las hojas.

Los nutrientes y elementos se incorporan al metabolismo del cultivo de manera rápida, estimulándolo. El nivel de efectividad que se logra con este tipo de aplicación es alto.

Uno de los objetivos de la técnica foliar es facilitar de forma más rápida la absorción, transporte y asimilación de los nutrientes, sustancias activadoras u hormonas.

Las concentraciones de esta técnica pueden variar entre menos de 0,25% a 10%, dependiendo de:

  • La genética de la planta
  • Tipo de bioestimulantes
  • Ambiente
  • La fuente
  • El cultivo y su etapa
  • Frecuencia de aplicación
  • Otros factores

El uso de bioestimulantes foliares hace referencia a la aplicación externa de sustancias en baja concentración, menor al 0,25 %, ya sea para activar o retardar procesos fisiológicos determinados, entre ellos:

  • Para el crecimiento de la raíz, ápices foliares, yemas;
  • Contrarrestar demandas energéticas;
  • Activación puntual de procesos en el desarrollo;
  • Sostenimiento de estructuras;
  • Incentivar la absorción de nutrientes como procesos de defensa natural contra patógenos.

Por tal motivo, la aplicación foliar de bioestimulantes debe ser valorada para aportar minerales y elementos específicos o corregir, a corto plazo, las deficiencias nutricionales.

Recuerda que, los bioestimulantes no reemplazan la fertilización tradicional. Son un complemento, no un sustituto.

Condiciones de aplicación de bioestimulantes foliares

  • Los bioestimulantes foliares se aplican por el método de pulverización.
  • pH de la solución foliar. Un pH ácido mejora la penetración de nutrientes a través de las superficies de las hojas.
  • Deben existir condiciones ambientales o del suelo adecuadas.
  • Hay que evitar aplicarlos en días lluviosos o en momentos del día con alta incidencia de sol.
  • Tienen efecto rápido en las plantas por lo que su efecto se notará de inmediato.
  • Los bioestimulantes foliares deben ser tratados como un complemento de la fuente principal de nutrientes de una planta.
  • Son útiles para aportar otros elementos beneficiosos a las plantas como pueden ser el magnesio, hierro, etc.
  • Es fundamental respetar siempre las indicaciones de uso que aporta el fabricante en el envase del producto.

Otros factores para tener en cuenta en una aplicación de un bioestimulante foliar

  • Momento de aplicación: los mejores momentos para una aplicación foliar de bioestimulantes es temprano por la mañana o al atardecer, dado que en estos momentos los estomas están abiertos.
  • La aplicación foliar no es recomendable con temperaturas superiores los 27 ° C.
  • Tamaño de las gotas: gotas pequeñas abarcan un área más grande, aumentando la eficiencia de las aplicaciones foliares. Ten presente que, gotas muy pequeñas (menos de 100 micrones) pueden sufrir desviaciones.
  • Volumen de la solución: el volumen aplicado de la solución debe ser suficiente para cubrir de manera completa el follaje de la planta.

Los bioestimulantes foliares son funcionales para una aplicación a través de la pulverización y su efecto en las plantas lo podrás notar rápidamente. Es un complemento estratégico que va a ayudar a desarrollar el potencial del cultivo por su gran poder de estimulación del metabolismo de las plantas.

Si quieres mejorar el crecimiento, ciclo de vida y que los beneficios en tu rentabilidad aumenten rápido, después de este artículo ya sabes que para conseguirlo tienes que incorporar un bioestimulante foliar al plan de fertilización de tu producción, da igual si es extensiva o intensiva.

Esta es tu oportunidad para consultar en la tienda online de Sembralia las opciones más vendidas de bioestimulantes foliares. Consultar ahora