crisis economía

Daniel Martínez, CEO de Sembralia, extrae algunas conclusiones sobre lo que está por venir en el segmento agroalimentario.

Tiempos de incertidumbre que afectan a todos los órdenes y por supuesto a nuestra industria: el sector agroalimentario. En primer lugar, tenemos que intentar definir y decidir en qué escenario creemos que nos encontramos. Y, después, pensar ¿cuál es el escenario que consideremos más probable en los próximos 18 meses? Sin olvidar que puede haber otros. Parece claro que hasta que no aparezca una vacuna nos moveremos todos en esta incertidumbre frente a la crisis.

Hostelería y turismo, el motor de España

Hoy nosotros barajamos un escenario en el que el ritmo de infectados sigue reduciéndose, y que a partir de mediados de mayo empiece una desescalada del confinamiento. Desescalada que continúe muy gradualmente durante junio, julio… y que, a lo largo del verano (ayudados por un clima teóricamente menos favorable a la transmisión de la infección), podamos volver a la calle y a la actividad en muchos sectores, incluyendo el comercio minorista y con restricciones una parte del canal de hostelería.

Pero siempre con distancia social, aforos limitados y muy poca confianza, mientras se mantenga la crisis sanitaria. Lamentablemente creemos que seguirá habiendo infecciones y picos, pero más bajos, y que cuando llegue el otoño-invierno se recupere, pero confiamos en que no sea necesario volver a confinamientos extremos. Par ello es necesario ser prudentes y debería de mantenerse estrictamente el distanciamiento social.

Por tanto, el canal de hostelería y del turismo seguirán estando afectados y operarán muy lejos de la normalidad. Es más, los pronósticos apuntan a la reactivación de la hostelería y el turismo al completo ya para el año que viene, una vez superada la crisis. Porque, tal y como lo vemos hoy en día, sin vacuna será difícil cualquier parecido a la normalidad.

Relaciones diplomáticas

Otro factor relevante es el escenario geopolítico. No parece vaya a surgir ningún líder reforzado y la desigualdad dentro de los países se incrementará con los riesgos que ello conlleva. Lo mismo ocurrirá con las relaciones diplomáticas y comerciales, que serán más irregulares.

China, por muchas razones, parece que va a salir reforzado, y está por ver si a Trump sus medidas para salir de la crisis le pueden costar la reelección (es decir, más incertidumbre también a nivel político y más volatilidad).

Por su parte, Europa tiene lo suyo. La brecha entre norte y sur está por cerrar, y solo las políticas expansivas pueden llevar a una mejor salida de la crisis. Se va a necesitar liquidez y soporte para las empresas. Y en Europa tenemos que llegar a un acuerdo básico, que no rompa el statu quo.

Como sabéis, el crudo ha llegado a mínimos históricos de consumo y de precio. En los últimos días hemos vivido una situación sin precedentes respecto al precio del barril, y parece claro que los consumos inmediatos serán los más bajos de la historia (con prácticamente todo el mundo confinado, sin perspectivas de viajes comerciales de ningún tipo). De hecho, será determinante lo que pase en el tercer trimestre de este año, cuando algunas economías más industriales se relancen.

Daniel Martínez

CEO de Sembralia




¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos