Mapas de fertilidad

A través de iniciativas como la del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León se consigue acercar las innovaciones digitales al agricultor.

Cuando hablamos de digitalización nos referimos a la adecuada implantación de las nuevas tecnologías en el sector agrario, que es el que nos ocupa. La transformación digital es precisamente eso. Queremos facilitar el trabajo en el campo con la ayuda de herramientas y servicios digitales. Son las llamadas nuevas tecnologías que nos hacen la vida más fácil en el sector agro.

El agricultor siempre está pendiente de dar un paso más, y por eso debe contar con el apoyo de entidades publicas y privadas que le apoyen en el proceso de adopción tecnológica. En Cefetra Digital Services hemos comprobado que en muchas ocasiones el desconocimiento y falta de formación son la primera y más alta barrera de entrada de las nuevas tecnologías en el campo. Por eso, iniciativas como la del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) nos parecen tan interesantes. En este breve vídeo nos explican algunos conceptos sobre las nuevas tecnologías junto con ejemplos reales de casos de éxito.

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) desarrolla una serie de programas en los que participan técnicos agrícolas especializados en nuevas tecnologías. Conscientes de la importancia de la digitalización en el sector agrario se están realizando una serie de proyectos innovadores con la cooperación de agricultores y otras entidades para ir asimilando y realizando una transformación tecnológica absolutamente necesaria.

ITACyL: Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León

El ITACyL tiene como objetivos potenciar la actividad del sector agrario y de sus industrias de transformación. Actúa en áreas básicamente tecnológicas como son la investigación, la certificación de calidad, el desarrollo de infraestructuras o la promoción de iniciativas de desarrollo. El sector agrícola de Castilla y León lidera en diversos cultivos tanto en superficie como en producción a nivel nacional y contribuye, en gran medida, a la producción agraria española, donde predominan los cultivos extensivos. Tanto la climatología de esa región como el hecho de que las tierras de secano representan el 83% de la superficie cultivada, condicionan las alternativas de cultivo, destacando el cereal como cultivo mayoritario (también el industrial). El 16,2% de la superficie cultivable corresponde a regadío, porcentaje que ha ido aumentando en los últimos años como consecuencia de una importante labor de modernización de infraestructuras de riego por parte de la Junta de Castilla y León. También para rentabilizar estos cultivos, se buscan alternativas y se tiene muy presente el cambio climático y la posibilidad de agua y riego en los próximos años.