La oferta y la demanda se han visto sometidas a los vaivenes fruto de la incertidumbre

En los mercados, la incertidumbre equivale a volatilidad: variaciones de precio (a un lado y a otro). Sabemos que cualquier noticia va a afectar al mercado, tanto desde la oferta como de la demanda. Pero más concretamente, ¿cómo afecta la crisis del coronavirus a los mercados? En líneas generales, podemos decir que la oferta y la demanda se han visto sometidas por los vaivenes fruto de la incertidumbre post covid19, pero debemos analizar por separado en qué se han visto afectadas.

Si hablamos de la oferta, debemos pensar en los primeros días del coronavirus, con el arranque del estado de alarma. En aquel momento estábamos pendientes de la oferta, preocupados por la logística ¿Podría embarcarse grano y otras materias primas? La pregunta que nos hacíamos era cómo iba a afectar el covid19 a los países exportadores. Eso supuso un traslado de precios al alza y cierto nerviosismo en loa mercados. Pero funcionó la cadena de abastecimiento, con pequeñas incidencias aisladas.

La cadena de abastecimiento funcionó a la perfección, con apenas incidencias.

Los brotes en los países exportadores no fueron tan graves como se esperaba, y la logística (aunque se complicó) siguió funcionando. En definitiva, el suministro se mantuvo dentro de la normalidad. Sin embargo, ahora es cuando aparecen ciertos riesgos al respecto: el invierno en el hemisferio sur podría incrementar los casos en Brasil y Argentina, pero creemos que no será así. Sacamos, eso sí, siempre algo positivo: las cosechas van bien, tanto en España como en el resto del mundo, y eso lógicamente ayuda al sector y se refleja en los mercados.

En cuanto a la demanda, ahora estamos muy pendientes de lo que va a venir: una crisis económica sin precedentes, a nivel global, y especialmente dura en como las economías dependientes del sector servicios y de la cara al público, como es la economía española. Si bien la demanda se ha visto afectada con un repunte a corto al inicio por el acaparamiento (inicios del confinamiento, con compras casi compulsivas por miedo a la falta de stock), rápidamente la desaparición del canal de hostelería y del turismo han afectado ya a determinados consumos. Está aún por venir el impacto verdadero de la crisis económica: la reducción de la demanda interna y de la renta disponible

Incertidumbre y volatilidad se traducen en cierto optimismo en el lado de la oferta, pero con muchas dudas en el lado de la demanda.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos