Claves para el cultivo de frutas tropicales como la pitahaya

Las frutas tropicales como la pitahaya o el mango, entre otros, han encontrado un excelente tierra de cultivo en nuestro país. Por nuestro clima, se acomodan bien a numerosos suelos, en particular en la llamada Costa Tropical de Andalucía.

Este es el caso de frutas como el mango o el aguacate (de sobra conocidos) pero de un tiempo a esta parte también han entrado con fuerza otros cultivos sumamente interesantes.

Por su alto valor, os hablamos sobre un cultivo muy actual hoy en día en España: la pitahaya. Si quieres saber más sobre otras frutas tropicales, en nuestro blog podrás encontrar un artículo sobre el cultivo del mango y sus peculiaridades.

¿Qué es la pitahaya?

La pitahaya es una planta de la familia de los cactus, por lo que es bastante resistente a las sequías. La planta de la pitahaya tiene tallos largos triangulares y aplanados. Se asemeja bastante a la de una chumbera (tradicional de nuestro país) pero con hojas más largas, planas y estrechas. Es una especie de cactus que suele enredarse en los árboles próximos alimentándose de la humedad de sus cortezas y trepa por las ramas.

La flor de la pitahaya es un auténtico espectáculo, pero muy sensible (apenas puede durar horas, porque le afecta mucho el calor, por eso se abre por la noche su aroma atrae a numerosos insectos. Se autofecunda pero también puede cruzarse, y como florece por la noche son los murciélagos los mejores polinizadores en su medio natural.

Por la peculiar forma de su fruto, a la pitahaya también se le conoce como fruta del dragón o fruta escamosa. Comienza siendo de color verde que pasa al amarillo o rosa fucsia según el cultivar, a medida que se desarrolla, ofreciendo una piel escamosa de cuya especial característica surgió su nombre «pitahaya», que en haitiano quiere decir fruta escamosa.

Otra similitud que tiene con los higos chumbos, como buen cactus que es, es que la corteza del fruto tiene espinas, que hay que quitar cuidadosamente antes de cosechar el fruto para evitar males mayores. Lo bueno es que se desprenden con mucha facilidad. Es una fruta sabrosa que contiene una pulpa suave, dulce y blanda, eso sí: con algunas pepitas que no perjudican al gusto.

¿Cuáles son las claves del cultivo de la pitahaya?

Los principales productores del mundo de pitahaya son Nicaragua (máximo productor en Centroamérica), Colombia, Perú y Ecuador (en Sudamérica), Vietnam (en el sudeste asiático), Tailandia, Malasia e Israel.

España ha entrado en la lista de grandes productores de pitahaya, pero aún está lejos de ser un gran exportador. En cualquier caso, se da bien en nuestro país por las condiciones de los suelos, pero debemos estar pendientes de sus necesidades para la proliferación del cultivo.

Productos ricos en sulfatos y materia orgánica

La pitahaya tiene algunas características agronómicas especiales, que hay que tener en cuenta para su manejo y nutrición.

En primer lugar, es importante saber el tipo de suelo que disponemos para su desarrollo. Es un cultivo que se desarrolla bien en suelos con pH ligeramente ácidos, oscilando los valores óptimos entre 5,5 – 6,5. El valor del pH está directamente relacionado con la disponibilidad o deficiencia de algunos nutrientes. El cultivo de pitahaya es muy susceptible a suelos con estructura propensa al encharcamiento, pudiendo provocar problemas por asfixia radicular.

Por ello, aunque lo ideal es realizar un análisis de suelo para poder tomar una mejor decisión, te podemos ofrecer algunos productos ricos en sulfatos y materia orgánica para mejorar las condiciones físicas y químicas del suelo.

Fertilizantes de Sulfato de Amonio Deiba

Fertilizante sólido compuesto por sulfato de amonio 21%.

El sulfato de amonio es principalmente utilizado donde se necesita incorporar nitrógeno (N) y azufre (S) para satisfacer necesidades nutricionales de plantas en crecimiento. Provee a la planta de una excelente fuente de azufre que tiene
numerosas funciones en el desarollo de la planta, como por ejemplo la síntesis de proteínas.
Como la fracción nitrogenada está presente en forma de amonio, el sulfato de amonio es frecuentemente utilizado en suelos anegados para la producción de arroz, donde los fertilizantes a base de nitrato generan desnitrificación del suelo.

Modo de aplicación:

Recomendable la incorporación del material en el suelo directamente tan pronto como sea posible previamente a la aplicación de un riego o una precipitación prevista.

 

Acidos Húmicos Secos

Ácidos Húmicos y Fúlvicos bioactivos solubles, procedentes de Leonardita americana de alta pureza y calidad. Contiene características físico-químicas y biológicas del suelo agrícola. Se trata de una enmienda orgánica natural, que mejora las características del suelo y su estructura, aumentando la capacidad de intercambio catiónico y la vida microbiana.

Mejora la fertilidad general del suelo y favorece el desarrollo radicular y el crecimiento de las plantas. Incrementa la capacidad de retención de agua y reduce las pérdidas por lixiviación de nutrientes.

Dosis y modo de empleo:

Su uso está aconsejado en determinados momentos del cultivo, como post-trasplante, crecimiento, inicio de brotación, prefloración, cuajado y desarrollo del fruto.

Principales aplicaciones:

  • Frutales
    • Dosis: 2 – 3 kg/Ha
    • Observaciones: repetir las aplicaciones hasta alcanzar una dosis anual total de 8-15 kg/Ha.

Abono con Ácidos Húmicos y Hierro Quelatado

Producto especial a base Hierro (Fe) quelatado con EDDHA junto con Ácidos Húmicos bioactivos solubles.

Posee una elevada cantidad de isómeros de hierro en posición orto-orto, otorgándole una alta persistencia en suelos calcáreos y alcalinos, a su vez isómeros de hierro en posición orto-para, otorgando al producto un efecto de corrección rápida de clorosis férrica.

Produce un efecto sinérgico con beneficios importantes en nutrición y actividad vegetativa por efectos del agente quelatante, produciendo una quelatación completa que, junto con el extracto húmico lo convierte en una solución eficaz para corregir la clorosis férrica.

Dosis: Las dosis variarán en función del momento de desarrollo del árbol, las dosis se repartir en 2-3 aplicaciones a lo largo del año, realizando la primera aplicación al inicio de la brotación, repitiendo repitiendo la aplicación a los 30-40 días.

  • Arboles jóvenes: 10-30 gr/árbol
  • Entrada en producción: 30-50 gr/árbol
  • Árboles en producción (porte mediano): 50-130 gr/árbol
  • Árboles en producción (porte grande): 130-160 gr/árbol

 

Abonos MC HUMIFULVIC

MC HUMIFULVIC es un abono órgano-mineral NK de origen natural de elevada riqueza en materia orgánica necesaria para toda la agricultura, debido a la carencia de la misma que poseen nuestros suelos y a su fácil aplicación.

Su uso mejora la estructura del suelo mediante la reducción de la compactación, aumento de la absorción de nutrientes, estimulación del metabolismo de la planta, desarrollo de las raíces, y mejora la porosidad y la aireación del suelo, además de favorecer el desarrollo de la actividad microbiana. Mejora el desarrollo de plantas y frutos.

Dosis por aplicación Radicular: 40-100l/Ha

Entre las propiedades de MC HUMIFULVIC se da la aportación directa de compuestos húmicos y fúlvicos que favorecen el desarrollo de los cultivos e inciden de forma beneficiosa en el crecimiento de las plantas. Mejora además la absorción de NPK y micronutrientes

 

¿Y si buscamos un abonado específico de la pitahaya?

Para realizar un abonado específico sería recomendable algún análisis de suelo, que es la mejor manera de conocer el estado del mismo, para acertar con los nutrientes que necesita la pitahaya.

Sin embargo, es sabido que la relación de necesidades de nutrientes (o proporción de nutrientes) en pitahaya es aproximadamente de 2-1-3 o 2-1-4 según riqueza de potasio en el suelo.

En definitiva, lo que seguro que necesitará es un suplemento de potasio, porque sabemos que es un elemento esencial encargado de mejorar los procesos de cuajado y tamaño de fruto. En ese sentido, para acertar con el cultivo de pitahaya, un fertilizante del tipo NPK alto en potasio es una buena opción con la que ayudaremos a su crecimiento:

 

Fertilizante NPK 8-6-36

Fertilizante foliar de alta concentración y calidad contrastada, que suministra a los cultivos el alimento necesario. Contiene los macroelementos NPK fundamentales y los microelementos en proporciones idóneas para sus necesidades. Solución de abono potásico con Fósforo y Nitrógeno, y enriquecido con Boro.

Dosis

  • Aplicación foliar: 300-500 ml/hl
  • Aplicación radicular: de 5-10 l/ha

Composición
Contenido declarado (p/v):
Nitrógeno (N) total: 8,00%; Anhídrido Fosfórico (P2O5) soluble en agua y citrato amónico: 6,00%; Óxido de Potasio (K2O) soluble en agua: 36,00%; Boro (B): 0,13%.
pH (en mezcla): 6,5-7
Aspecto: color azul oscuro

 

Nitrofoska 14 ENTEC Perfect 14+7+17 Abono complejo NPK

Compra abono complejo NPK (Mg-S) 14-7-17 (2-22,5) Nitrofoska 14 con Inhibidor de la nutricicación DMPP, potasio procedente exclusivamente de sulfato, magnesio, azufre y microelementos.

Mejora la vigorosidad de la planta gracias a la incorporación de nutrientes como Nitrógeno,Potasio, Fósforo, Magnesio o sulfuro, además, evita la nitrificación que empobrece la calidad del suelo.

  • Dosis orientativas de abonado:
    • Cultivo                                Dosis (kg/ha)
    • Frutales hueso (melocotón)     700-1.000
    • Frutales pepita (Manzana)        400-600
Todas las recomendaciones son orientativas. Será por tanto necesario conocer, con anterioridad la producción esperada, estado fenológico del cultivo, densidad de plantación,… así como acompañar a toda esta información, si es posible, análisis de suelo, foliares y del agua de riego, con tal de ajustar mejor nuestra recomendación de abonado.

Solución de Abono NK 3-31

Fitonutriente indicado para la prevención y corrección de las carencias de potasio y para favorecer una óptima maduración y alcance de calidad de los frutos. Contiene en su formulación EDTA libre, que proporciona una mejor absorción del potasio por vía foliar.

Se recomienda su aplicación en la época de mayor actividad metabólica como desarrollo de frutos, promoviendo su engorde, maduración y cualidades organolépticas.

Dosis y modo de empleo     

En fertirrigación dosis general de 40-60 l/ha, repartidos a lo largo del ciclo, pero especialmente coincidiendo con los momentos de máximo desarrollo de los frutos.

En caso de mezclas con productos fitosanitarios sensibles al fenómeno de hidrólisis alcalina, se recomienda acidificar el caldo de aplicación hasta alcanzar un pH neutro o ligeramente ácido antes de la adición de este producto.

Compatibilidades

Es compatible con fitosanitarios y fertilizantes solubles excepto aquellos de reacción ácida. Se recomienda hacer una pequeña prueba antes de usar.

 

La mejor estrategia de fertilización para la pithaya

Y para terminar, os aconsejamos tener buena estrategia de fertilización para obtener una calidad excepcional en cosecha. La clave puede ser la adición de algún bioestimulante además del NPK. En Sembralia somos expertos en bioestimulación y disponemos de una amplia gama de bioestimulantes para todo tipo de cultivos:

Madura frutos MC azucar fruit

Diseñado para mejorar la maduración de los frutos, elevando los niveles de azúcar en frutos. Sus ingredientes han sido seleccionados para conseguir una maduración más homogénea, con un aumento de los grados Brix (ºBrix) del fruto y una mayor precocidad en la recolección. Aporta materia orgánica, aminoácidos y oligosacáridos, logrando inducir y potenciar los niveles en fruto de diversos mono, oligo y polisacáridos.

Mejora las propiedades organolépticas de los frutos obtenidos aumentando su peso, brillo, firmeza, intensidad de color y sabor.

Dosis

  • Aplicación foliar: 200-400 ml/hl
  • Aplicación radicular: 20 l/ha

Se recomienda un mínimo de 2 a 3 aplicaciones dependiendo del cultivo.

Abono NPK con Extracto de Algas

Fertilizante líquido a base de NPK y un alto contenido en algas frescas con un elevado poder enraizador. Favorece el desarrollo de nuevas raíces, la absorción de agua y nutrientes por vía radicular, el crecimiento de yemas laterales, la fructificación y la calidad de la cosecha.

Dosis y modo de empleo

Las aplicaciones coincidirán con los momentos críticos del cultivo: trasplante, crecimiento activo, prefloración, cuajado, engorde del fruto y maduración, así como los momentos de estrés debidos a altas temperaturas, plagas, herbicidas y exceso o falta de agua.

Cítricos, Frutales, Olivar y Viña

    • Aplicación foliar
      • Dosis: 250-400 cc/hl de agua
      • Observaciones: repetir según necesidades, se recomienda un volumen de caldo adecuado para mojar las partes verdes del cultivo sin producir goteo por escurrimiento.
    • Fertirrigacion
      • Dosis: 5-15 L/ha y aplicación.
      • Observaciones: aplicar en brotación primaveral y repetir durante el cuajado de los frutos y en la postcosecha.