Entradas

II Premios Mujer Agro

El Instituto de la Ingeniería de España ha acogido la entrega de los II Premios Mujer Agro, en el que se han dado cita importantes agentes del sector agroalimentario español.

Emprender en la España Vaciada: un reto para la Mujer Agro, ha sido el lema de este acto par reivindicar el papel de la mujer en el entorno rural durante el cual se han entregado los galardones de la segunda edición Mujer Agro. El evento ha estado conducido por la escritora y periodista de El País Luz Sánchez-Mellado, que ha destacado la importancia de la mujer en el mundo rural

Por su parte, el periodista Pablo Rodríguez Pinilla (director del programa Onda Agraria, de Onda Cero) y copresentador de este evento, como gran conocedor del sector agropecuario, ha querido poner el acento en la digitalización, como punto de partida para que la integración de la mujer en el ámbito rural sea cada vez más relevante.

La tertulia contó con expertos en materia agroalimentaria e igualdad, conocedores de las necesidades de la mujer agro y el papel que deben y pueden jugar en el desarrollo de la España Vaciada.

El acto de inauguración ha comenzado con la intervención de Alfonso García Puertas (miembro de la Junta Directiva de ANIA-Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos) y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketingcomo entidad organizadora. Por su parte, la clausura corrió a cargo de Begoña Suárez Suárez (Subdirectora General para el Emprendimiento, la Igualdad en la Empresa y la Negociación Colectiva de Mujeres, del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades – IMIO), del Ministerio de Igualdad.

Los premiados en las diversas categorías

Una vez finalizada la Tertulia, tuvo lugar el acto de entrega de los II Premios Mujer Agro, unos galardones cuyo fallo del jurado no se ha desvelado hasta el mismo momento de su celebración. En total, han sido 18 las candidaturas presentadas en esta segunda edición de los Premios, destacando todas ellas por su profesionalización y por su trabajo en pro del empoderamiento de la mujer agroprofesional, impulsando políticas de igualdad en el sector agroalimentario.

Así, el II Premio Mujer Agro, en la categoría de Mujer, recayó en Blanca Torrent, directora General de Aceitunas TorrentEl jurado ha premiado a Blanca Torrent por fortalecer una importante política de género igualitaria en la empresa, propiciando la presencia de la mujer en todos los niveles de la organización, e impulsar numerosas iniciativas para el empoderamiento de la mujer en el sector agroalimentario en la sociedad cordobesa.

De izquierda a Derecha, Mauricio García de Quevedo, Director General de FIAB, Blanca Torrent, directora general de Aceitunas Torrent y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

El II Premio Mujer Agro en la categoría de Emprendimiento, fue para Grupo Carinsa, recogiendo el premio su CEO, Vanesa Martínez. El jurado ha puesto en valor el trabajo de Grupo Carinsa, gracias al tesón y al carácter emprendedor de sus dos máximas responsables, visibles a través de Vanesa Martínez.

De izquierda a Derecha, Nuria Mª Arribas Vera, directora gerente de Inlac, Organización Interprofesional Lactea, Vanesa Martínez, CEO de Grupo Carinsa y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

A continuación, se procedió a la entrega del II Premios Mujer Agro en la categoría Empresa, que fue para Greencobi, una compañía dedicada a la producción, manipulación y comercialización de productos hortofrutícolas, altamente concienciada con el medio ambiente, y con una visión claramente exportadora a los principales países de la UE. Su gerente Gabriela Escobar fue la encargada de recoger el reconocimiento. Esta empresa productora y comercializadora de frutas y hortalizas, ubicada en Almería, cuenta con 396 trabajadores, de los cuales 333 mujeres son (84,1%) y 63 hombres (15,9%). Además, Greencobi desarrolla programas para acoger e incorporar al mercado laboral a mujeres en situación de vulnerabilidad, planes de igualdad y medidas de conciliación.

De izquierda a Derecha, Rut Barroso Pérez, Directora de Negocio de la Dirección Territorial Centro de Cajamar, Gabriela Escobar, gerente de Greencobi y Nuria Martínez Barea, directora de la Asociación 5 al Día.

Eloy Requena, director de Producción e Investigación de Plantas Continental, recibió el II Premio Mujer Agro en la categoría de Hombre, reconociendo el jurado su compromiso por la igualdad, durante toda su trayectoria dentro de la compañía, propiciando que las mujeres fueran ocupando puestos de mayor responsabilidad. Como responsable de la empresa, ha promovido la incorporación de la mujer de forma masiva en las tareas del campo, tradicionalmente realizadas por hombres. Actualmente, las mujeres tienen un peso creciente en el conjunto de la empresa: 98 mujeres y 67 hombres trabajadores (2018).

De izquierda a Derecha, Luis Ricote, Director Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid, Eloy Requena Ruiz, Presidente de Plantas Continental y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

Finalmente, se hizo entrega del Premio Mujer Agro en la categoría Juventud. Este último fue para Úrsula Sánchez, ganadera y propietaria de Finca La Marina, e integrante de la Coop. Ntra. Sra. Del Prado, y de Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura. El jurado ha querido reconocer la preparación de esta joven ganadera extremeña en los últimos años siendo un claro ejemplo de relevo generacional y de cómo la sostenibilidad y la innovación deben ir de la mano en el sector agroalimentario.

De izquierda a Derecha, Juan Carlos Castillejo, director general de MSD Animal Health en España y Portugal, Úrsula Sánchez, ganadera y propietaria de la Finca La Marina y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

Conscientes del importante papel que juega la mujer en el entorno rural, desde Cefetra Digital Services quisimos aportar novedades que ayuden a facilitar el día a día en el campo. Es el caso de Sembralia, que precisamente fue creado para hacer más accesibles productos y servicios digitales en el campo.

Durante la celebración de la COP25 se ha comprobado que en los próximos años van a ser necesarios más alimentos para una población mayor, pero utilizando menos recursos naturales, a través de una agricultura, ganadería y silvicultura sostenibles de cara al futuro. Una tarea en la que FAO juega un papel pionero y que España, a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, está impulsando con una inversión de 57 millones de euros del Programa Nacional de Desarrollo Rural, a través de diferentes grupos de innovación en temas de I+D+i agroalimentario.

En estos momentos, el gasto en España en I+D+i es del 1,2 % del PIB y el objetivo para los próximos años es incrementarlo hasta un 2%, “lo que supondrá un notable esfuerzo tanto por parte del sector público como del privado”. Además, en el próximo Marco Financiero Plurianual 2021-2027 de la Unión Europea, que actualmente se está discutiendo, está previsto destinar unos 10.000 millones de euros para I+D+i en el sector agroalimentario, de los que España podría disponer de más de 950 millones.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, visitó el Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3 en Córdoba, junto al director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Qu Dongyu. 

Tanto es así que el ministro de Agricultura, Luis Planas Puchades, asegura que el sector primario “es más la solución que el problema” a los efectos del cambio climático, por su capacidad de captura y almacenamiento de las emisiones de CO2. Unas declaraciones que realizó en Córdoba junto al director de la FAO, en una visita al ceiA3 el pasado mes de diciembre, coincidiendo con la COP25. El ministro añadió que la orientación básica de la próxima Política Agrícola Común es la protección del medio ambiente. Para ello, más del 40% de los fondos de la PAC van a tener una vinculación directa o indirecta con la mitigación del cambio climático y la preservación del medio ambiente.

Agricultor tractor mecanizado

Principales conclusiones de la Jornada “Talento y Sostenibilidad: el reto del cambio climático”

La necesidad de tener perfiles profesionales diversos y multidisciplinares en las empresas industriales para afrontar la crisis climática es una de las principales conclusiones de la Jornada “Talento y Sostenibilidad: el reto del cambio climático”, que se celebró dentro del marco de la Cumbre del Clima COP25, organizada por ENISA y EOI en el Ministerio de Industria, Comercio e Industria.

Durante el evento se han tratado temas directamente relacionados con la crisis climática como la economía baja en carbono, la economía circular, las energías renovables y digitalización y el emprendimiento sostenible. Las personas participantes en la jornada han coincidido en que es necesario que los perfiles profesionales sean transversales para poder afrontar la crisis climática. Especialistas en ingeniería, física, química, economía, leyes y periodistas son los profesionales más necesarios.

En la apertura de la jornada, Galo Gutiérrez, director general de Industria y de la PYME, resaltó que en la actualidad la industria tiene dos grandes condicionantes para su evolución y desarrollo: la digitalización y la descarbonización. Estos obligan a las empresas industriales a acometer una innovación sostenible para competir y no perder posiciones y mantener la capacidad de generar de empleo sostenible de calidad e industrial.

Principales conclusiones de la jornada

José Bayón, CEO de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) apuntó que la emergencia climática, junto con la digitalización y los nuevos retos sociales nos han hecho conscientes de que la innovación y la sostenibilidad deben avanzar juntas hacia un nuevo modelo productivo que mejore la competitividad para generar nuevas oportunidades de negocio. Según Bayón, a raíz de la revolución tecnológica que ha tenido lugar en la primera parte del siglo XXI, nos encontramos en un intervalo de inestabilidad y cambios. Tras un periodo de madurez en el que aprendamos a dominar las herramientas tecnológicas, esta revolución llegará al final de su ciclo cuando seamos capaces de usar la tecnología para generar el beneficio de nuestra sociedad y nuestro planeta. Asimismo, el consejero delegado puso como ejemplo varias de las empresas comprometidas con la sostenibilidad, a las que ENISA, en su apuesta por una financiación con impacto positivo, ha dado visibilidad durante la COP25. Asimismo, remarcó igualmente, la importancia de la formación en los nuevos sectores para afrontar este reto.

Marcos López–Brea Baquero, doctor en Ingeniería Medioambiental y Economista y profesor de EOI trató aspectos sobre Economía baja en carbono, destacando que la Escuela de Organización Industrial lleva más de nueve años abordando e impartiendo esta materia en sus distintos programas de posgrado. Resaltó que es importante diferenciar entre las emisiones de CO2, que afectan a todo el planeta y los contaminantes locales, que se dan principalmente en las ciudades. López-Brea apeló a la responsabilidad de los gobiernos en el desarrollo de políticas energéticas de impacto para reducir las emisiones, a la responsabilidad de las empresas en la forma de producir y utilizar energía procedente de recursos no fósiles y al compromiso de la ciudadanía para abandonar el consumo de productos que carbonizan el planeta, ya que tenemos un tiempo limitado para conseguir reducciones de emisiones significativas.

Transversalidad profesional para afrontar el cambio climático

Nicola Cerantola, fundador y CEO de Ecologing, destacó que la Economía Circular es un modelo transitorio para movernos a un nuevo modelo económico que nos ayudará a conformar un sistema basado en productos ecodiseñados en su concepción. Para este cambio de modelo se necesitan profesionales especialistas y generalistas que sepan moverse en un entorno inestable y de incertidumbre apoyado en los avances tecnológicos que nos ayudarán a afrontar la emergencia climática. Asimismo, comentó que las empresas deben estar preparadas para recibir a este tipo de profesionales que desafiarán el status quo a través de ideas innovadoras.

Germán Jiménez Gómez, senior Operations manager de MIBGAS, basó su exposición en el mercado energético español; destacando que el gas natural es la energía de transición para la descarbonización. Además, también subrayó que nuestro país es líder en la gestión de energías renovables e infraestructuras energéticas y que nos encontramos ante una próxima revolución energética en la que el principal protagonista será el autoconsumo.

En su intervención, Asier Sopelana Asategui, socio de Factor Ideas for Change, resaltó que la urgencia climática ha generado ya 500.000 empleos en todo el mundo, que esta cifra se triplicará durante los próximos 10 años y que el futuro profesional de la ciudadanía requerirá en encontrar un empleo verde. Además, Sopelana puntualizó que las competencias para afrontar la emergencia medioambiental deben ser transversales ya que para atender los aspectos de mitigación y adaptación se necesitan especialistas en ingeniería, economía, física, comunicación y periodistas.

Mauricio Mingorría Martínez, gerente en CYTSA considera que la gestión del agua es una de las materias determinantes en la acción contra la crisis climática y su no aplicación se considera uno de los cinco riesgos mundiales más importantes según el World Economic Forum. Comentó que el uso inteligente del agua se basa en la gestión de inundaciones y de sequías y escasez y en la planificación hidrológica. Mingorría coincidió con el resto de especialistas en que para abordar estos tres tipos de tareas es necesario contar con perfiles profesionales muy diversos provenientes del sector de la ingeniería, la economía, la química y del periodismo que, después de realizar su grado, buscan especializarse a través de programas de postgrado, como los másteres relacionados con la gestión ambiental y la sostenibilidad.

Sobre ENISA, Empresa Nacional de Innovación

La Empresa Nacional de Innovación es una sociedad pública dependiente de la Dirección General de Industria y Pyme (Secretaría General de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo) que desde 1982 participa activamente en la financiación de proyectos viables e innovadores, impulsados por pymes y emprendedores. El universo de empresas que se dirigen a ENISA buscando financiación para su proyecto empresarial es muy amplio, con presencia en todos los sectores y en todas las Comunidades Autónomas.

Los préstamos participativos de ENISA no exigen más garantías que las del propio proyecto empresarial y un equipo gestor solvente, con importes que van desde los 25.000 euros a un millón y medio. La cartera histórica de ENISA supera los 6.400 préstamos en más de 5.800 empresas por un importe total de cerca de mil millones de euros.

Movil fotografia arbol | sembralia

Rediseñar la agricultura pasa por apostar por maquinaria inteligente (conectada con diversos sistemas que le permita trabajar de manera autónoma), realizar completos análisis y proyección de datos (que permitan al agricultor tomar decisiones eficientes en el menor periodo de tiempo), robotización de recursos que mejoren la calidad de vida del usuario, ahorrar bienes escasos (como los recursos hídricos, reducción del uso de fertilizantes y fitosanitarios) para lograr -entre otras cosas- el consecuente ahorro económico y menor impacto medioambiental.

La tecnología ya está disponible, pero el reto es hacerlo accesible a todos los usuarios.

No en vano, cuando se habla de transformación digital la clave radica en que los desarrollos deben llegar a clientes que los utilicen, deben aportar valor a la sociedad, generar impacto y cambiar, de alguna manera, la forma de hacer las cosas.

La evolución de la sociedad en los últimos años está marcada por el desarrollo tecnológico exponencial, que no tiene comparación posible con épocas anteriores. Cuando hablamos de transformación digital es necesario hablar de un cambio disruptivo en prácticamente todos sectores. Estamos siendo protagonistas de un cambio de paradigma: la Revolución 4.0.

La transformación digital viene de la mano de muy variadas y novedosas tecnologías que hacen que sea necesario replantear desde procesos hasta modelos de negocio. El impacto en la agricultura es claro y todas las tecnologías exponenciales le afectan:

  • Inteligencia Artificial: cambiando la forma en la que tomamos las decisiones, basándonos en datos capaces de ofrecer descripciones, diagnósticos, predicciones y en niveles más avanzados prescripciones. Todo ello basado en observaciones y análisis algorítmico avanzado.
  • Big Data: hoy en día, esta tecnología nos permite almacenar una gran Variedad y Volumen de datos, procesarlos a una Velocidad creciente cada año con una seguridad alta acerca de su Veracidad, aportando un gran Valor al usuario. El agricultor no sólo cuenta con su histórico de datos si no que tiene la posibilidad de usar la globalidad de los datos para tomar decisiones.
  • Cloud computing y movilidad: estas 2 tecnologías de base han generado una auténtica revolución que también afecta al entorno rural y es que, para procesar información, ya no es necesario más que un terminal (teléfono móvil) y una conexión de alta velocidad. El mundo hiperconectado ofrece la posibilidad de usar capacidad de computación a distancia.
  • BlockChain: la trazabilidad completa y segura de la cadena de suministro es una posibilidad real hoy. La tecnología blockchain permite asegurar la veracidad de cada paso documental en la cadena de suministro haciendo que monitorizar y gestionar los datos sea un trabajo instantáneo.

Estos son sólo algunas de las tecnologías que por sí mismas tienen el poder de cambiar el paradigma de muchos negocios e interacciones sociales. Lo extraordinario de este momento es que estas tecnologías hoy día confluyen en el tiempo, multiplicando su efecto.

La concurrencia de tecnologías habilitadas por la conectividad y la movilidad nos obliga necesariamente a rediseñar la agricultura. Los procesos habituales poco o nada tienen que ver con las posibilidades que ofrece la tecnología ahora y tampoco dan respuesta a las necesidades nutricionales, medioambientales y sociales. La digitalización de la agricultura es la base sobre la que se sustenta la intensificación sostenible de la agricultura, junto con otras tecnologías como la bioquímica o la energética.