Entradas

Las micotoxinas repercuten tanto en la salud de animales y personas como en la comercialización del grano

 

¿Qué son las micotoxinas?

Las micotoxinas son sustancias tóxicas producidas por unas pocas especies de hongos que se desarrollan en condiciones de humedad y temperatura específicos. Estos hongos pueden proliferar en algunos cultivos como el maíz, el trigo o la soja.

La presencia de micotoxinas en los granos es peligrosa, ya que estas sustancias son tóxicas a muy pequeñas cantidades para el consumo animal. Por ello, en la actualidad las micotoxinas son un foco de preocupación para ganaderos, productores de pienso y reguladores.

La presencia de micotoxinas en la producción agrícola supone un peligro de pérdida económica grande, ya que estas sustancias no se pueden eliminar directamente del grano contaminado. La legislación limita su presencia a niveles muy bajos, lo que puede suponer la orden de destrucción total de la producción por las autoridades veterinarias. Un grano contaminado con hongos puede ser imperceptible pues son, en su mayoría, microscópicos.

Además, su crecimiento es exponencial: en pocas semanas se multiplica, con lo que ese tiempo significa que puede ser demasiado tarde para fumigar y controlar su crecimiento. Y, no solo eso: lo más complicado de esta problemática agraria reside en que aunque destruyamos al hongo, a la micotoxina no podemos destruirla.  

¿Qué hongos causan las micotoxinas?

Los principales hongos causantes de micotoxinas en maíz y soja:

  •  Aspergilus
  • Fusarium
  • Penicillum
  • Ergot

Grupos de micotoxinas más relevantes en la producción agropecuaria:

  1. Aflatoxinas: afectan a aves y porcino principalmente y son hepatotóxicas. Una de ellas (la aflatoxina B1) cuando es consumida por vacas, ovejas o cabras, se transforma en Aflatoxina M1, muy cancerígena en humanos (especialmente grave para los niños).
  2. Ocratoxinas: son nefrotóxicas y afectan especialmente a aves.
  3.  Zearalenona: tienen impacto en el aparato reproductor animal, y afectan mayormente a la cabaña de porcino.
  4. Vomitoxina: las cabañas bobina, porcina y avícola se ven afectadas con gran impacto en el aparato digestivo. Son las más peligrosas, al no haber forma de controlarlas una vez consumidas por el animal.
  5. Tricotoceno: afecta a todos los animales y es especialmente peligrosa para los gatos. Afecta al aparato digestivo.
  6. Fumonisina: es hepatotóxica y tiene efecto pernicioso principalmente en cerdos.

Tanto el productor agrícola como el gestor de almacenaje deben evitar activamente su aparición. La mejor manera de frenar el crecimiento de hongos es mediante el control continuo, de forma que se evite la contaminación del pienso, y la proliferación de micotoxinas.  

¿Cómo podemos evitar la aparición de micotoxinas en nuestro cultivo?

Para el controlar la aparición de hongos en nuestros cultivos es crítico seguir unas buenas prácticas agrícolas, en las que se integren todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance durante todo el ciclo de cultivo.

Nuestro objetivo no es otro que intentar hacer un uso racional de los productos fitosanitarios, siendo respetuosos con el medioambiente, e incidiento en la importancia de la sostenibilidad de la agricultura.

Por ello, para mantener a raya los hongos, los pasos más importantes que hay que seguir son los siguientes:

1. Preparación y conservación del suelo

2. Selección de semilla y siembra

3. Buenas prácticas de fertilización y de riego.

4. Tratamientos preventivos.

5. Cosecha

6. Almacenamiento de grano  

Claves de cada uno de los pasos

Vamos a explicar las claves de cada uno de los pasos de la buena práctica agrícola, a fin de repasar los métodos de cultivo más eficaces para la eficiencia en la producción agraria (buen rendimiento, ahorro de recursos naturales y respeto al medio ambiente).

1. Preparación y conservación del suelo

Una correcta preparación del terreno, y un buen conocimiento del suelo de la explotación, son la clave para el buen y sano desarrollo del cultivo.

En primer lugar, se ha de determinar el pH y el contenido de nutrientes, para poder hacer plan agrícola eficiente y seguro. Por eso, se recomienda realizar análisis de suelo con una recurrencia de 2-3 años.

En segundo lugar, debemos pensar en rotar los cultivos con esquemas probados para cada zona productiva. Esto nos puede ayudar a mantener los niveles de Nitrógeno, Fósforo y Potasio (NPK), así como de otros componentes fundamentales para el correcto desarrollo del cultivo como Azufre (S), Calcio (Ca) o Magnesio (Mg).

Por último, el control de los rastrojos es también relevante ya que en ellos pueden proliferar hongos. La aportación de materia orgánica al suelo debe realizarse con prácticas que aseguren la incorporación descomposición del material vegetal antes de la siembra.

2. Selección de semilla y siembra

Está claro que la utilización de semillas certificadas es cada vez más común. Las nuevas variedades genéticas, los tratamientos fúngicos y vigorizantes, así como las aportaciones de fertilizantes en la siembra, favorecen el correcto desarrollo del cultivo en estadios fenológicos tempranos. El marco de cultivo (o densidad de siembra) es también un aspecto relevante ya que la buena disposición de las plantas (con suficiente aireación y luz) evitará el desarrollo de hongos por excesos de humedad o hacinamiento.

3. Buenas prácticas de fertilización y de riego

La gestión activa de la explotación agrícola es la mejor arma para evitar la aparición de micotoxinas. La supervisión del desarrollo del cultivo por un equipo especializado puede evitar el desarrollo de enfermedades fúngicas. Sobrepasarse en la fertilización y en el riego puede provocar un excesivo desarrollo vegetativo que provoque el encamado del cultivo. En este sentido, en general, las cebadas son más sensibles al encamado que el trigo.

La gestión de la humedad en el cultivo es importante, así como no regar durante la floración. Actualmente existen diversos sistemas de control de las variables de riego dependiendo de la infraestructura del cultivo, así como servicios de monitorización y prescripción de riego como Variable Rain de Sembralia. En definitiva: se debe evitar el estrés hídrico, el exceso de humedad y la contaminación durante el durante todas las etapas de desarrollo de las plantas.

4. Tratamiento de fungicidas

Escoger el mejor momento para realizar el tratamiento de un fungicida es un punto fundamental en este proceso. Se debe hacer un seguimiento de las parcelas para detectar la aparición de enfermedades fúngicas, así como de posibles condiciones meteorológicas que puedan provocar la proliferación de este tipo de enfermedades.

También es de gran importancia reconocer la enfermedad que está atacando el cultivo. Por ejemplo, las micotoxinas en los cultivos de cebada, trigo y avena están provocadas por la fusariosis de los cereales (Fusarium graminearum).

Los momentos más críticos para la infección por Fusarium en trigo es en la floración y en el momento de la espigación en la cebada, por lo que un especial seguimiento del cultivo en estos momentos es recomendable, aunque también puede aparecer más tarde en ambos cultivos durante la etapa de llenado de grano.

5. Cosecha

La recolección de grano es el proceso más importante para evitar la aparición y la detección de micotoxinas. La recolección se debe realizar cuando los niveles de humedad estén en rangos secos (entre 14º y 18º). Es muy importante que en caso de que se superen, hay que proceder a secar la producción en un secadero de cereal. En cualquier caso, hay que evitar prácticas lesivas para el grano (calibrando las cosechadoras para que no rompan el grano y en cultivos como el trigo o la cebada).

Si el cultivo está encamado, controlar especialmente el grano de esas zonas con inspecciones visuales o incluso con análisis específicos, si así se considera necesario. En caso de detectar zonas con riesgo, debemos inmediatamente separar la producción y tratar con antifúngicos para eliminar la plaga de hongos y así evitar el aumento de la cantidad de micotoxinas. Esta acción puede salvar gran parte de la cosecha limitando los niveles de micotoxinas. La aireación con sistemas de ventilación forzada también contribuye a evitar la aparición de hongos y su proliferación cuando el grano todavía está húmedo.

6.Almacenamiento de grano

El grano debe estar siempre almacenado en condiciones de humedad controlada y, a ser posible, protegido de la acción del sol. La aireación con sistemas de ventilación forzada no sólo evita la proliferación de hongos, sino que además es un sistema perfecto para evitar pérdidas de producto por calentamiento. El control de roedores y pájaros sirve también para mantener a raya la aparición de hongos, sobre todo en ensilados. La utilización de ácidos orgánicos (como el acético) puede contribuir también a mantener la producción vegetal cuidada y sana.

Para frenar la proliferación de micotoxinas se necesita un buen plan de cultivo.

En definitiva, de lo que se trata es de conseguir que las micotoxinas no lleguen a afectar a los cultivos (ya no solo en cuanto a su rendimiento, sino en cuanto al consiguiente reflejo en la salud de animales y personas que los consuman posteriormente. Por eso, para garantizar la comercialización de la cosecha, hemos de ser muy constantes en el control de dos aspectos:

1. Reducir el estrés del cultivo, evitando que el hongo encuentre más ‘oportunidades’.

2. Monitorizar continuamente el estado del cultivo. Por consiguiente: si hay que actuar, que sea cuanto antes.

AUTOR Alfonso Raffin del Riego Veterinario y experto en alimentación animal

¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer artículos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector.

Suscríbete de forma gratuita:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

La estimación es superar las 25 millones toneladas este año

Antonio Catón (Director de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agroalimentarias de España) nos ofrece la primera estimación sobre la cosecha 2020 para Sembralia, y asegura que estamos en el momento para que el sector productor de una respuesta a la cadena de valor del cereal: el momento de estar todos los días en el mercado.

Los primeros datos que se conocen ya de la cosecha mundial 2020 indican que la producción, el consumo, las existencias y el comercio de cereales a nivel mundial serán de récord en la campaña 2020/21. La oferta mundial de los principales cereales sigue excediendo la demanda general, lo que provocara, una campaña más, un aumento de las existencias al finalizar la campaña.

Las buenas expectativas respecto a la cosecha nos sitúan en la cifra histórica de rendimiento de cereales en España, 4,47 t/ha, con el 85% de la superficie de cereales de secano. De hecho, la primera estimación de cosecha de cooperativas agro-alimentarias de España es de 25,89 Mt. Esta primera estimación es el resultado del análisis de las cosechas en las diferentes Comunidades Autónomas productoras de cereal, considerando el comportamiento y la evolución del cereal durante todo el tiempo de su ciclo vegetativo y teniendo en cuenta, como aspecto principal el contexto en el que ofrecemos estos datos, primeros de junio de 2020, con una fuerte inestabilidad atmosférica y bajas temperaturas, principalmente en la mitad norte del país y con un retraso del inicio de la cosecha debido a las lluvias y al frío del final de mayo y comienzo de junio.

El cereal, la mayor superficie de cultivo

La superficie de cereales que ha sido analizada por Cooperativas Agroalimentarias de España en la valoración de la cosecha 2020 en España, es de 5,79 Mhas, siendo, aproximadamente, el 85% de esta superficie de secano. Los cereales ocupan alrededor del 12% de toda la superficie nacional, son el 50% de las tierra de labor y el 34% de la tierra que se cultiva en España. El cereal es el cultivo con mayor superficie distribuida por todo el territorio nacional. La cosecha de cereales 2020, que se comercializará en la campaña 2020/2021, se estima en 2589 Mt, un 42 % más que el año pasado, que se caracterizó por una mala campaña consecuencia de los fuertes calores del final del ciclo vegetativo del cereal.

El comportamiento del clima durante el ciclo vegetativo del cereal ha sido favorable, en general, dejando una precipitación muy por encima de la media en los meses que van de septiembre a mayo, pudiendo calificar el ciclo del cereal, como un ciclo húmedo, solo han sido secos los meses de octubre y febrero, provocando algunas dificultades en las siembras y generando en el cereal un pequeño estrés hídrico en el mes de febrero, sobre todo en el sur de la península. La temperatura para el desarrollo de los cereales ha sido cálida durante todos los meses del ciclo vegetativo, favoreciendo el desarrollo de la planta y su ahijado, circunstancia que ha favorecido el alto rendimiento por hectárea.

De la superficie de los cereales de otoño-invierno, la cebada es el principal cultivo nacional con el 46,3 % de la superficie y el 44,6 % de la producción con 11,55 Mt. Le sigue con el 28,4 % de la superficie, el trigo blando, que con 7,26 Mt de representa el 28 % de la producción. El trigo duro ocupa el 4,7 % de la superficie y el 3,5 % de la producción con 0.89 Mt, la avena con 8,3% de la superficie y 5,3 % de la producción con 1.386.368 toneladas, el centeno 2,4% de la superficie y el 1,8 % de la producción con 457.028 toneladas, por último tenemos al triticales que con otros cereales ocupan el el 4,2 % de la superficie y el 3,3 % de la producción con 852.294 toneladas. La producción de maíz representa el 13,6 % sobre el total de la producción de cereales en España con 3,52 millones de toneladas.

Cosecha de Cereales por Cultivos y CCAA (FUENTE: Cooperativas Agroalimentarias de España)

División por regiones cerealistas

La distribución de la superficie cerealista es muy amplia en todo el territorio español, 12 % de la superficie total. Las principales regiones cerealistas son Castilla y León, Castilla la Mancha, Aragón y Andalucía. La estimación de la cosecha es un arduo y complicado recorrido debido a la heterogeneidad de las comarcas productoras, una dificultad añadida a la hora de hacer una estimación media por provincias y en un año como este, que las lluvias y el frío están retrasando el arranque de la cosecha.

Castilla y León con el 33,6% de la superficie y 36,5 % de la producción provisional de cereales para la campaña 2020/2921, es la principal productora de cereales. Le sigue Castilla la Mancha con el 22,7 % de la superficie y el 18,76 % de la producción, Aragón y Andalucía, destacan ambas por ser las regiones donde se concentra casi el 100% de la producción de trigo duro. El maíz se concentra en su mayor parte en Castilla y León, Cataluña, Aragón y Extremadura.

España es uno de los principales países consumidores de cereal en el mundo y será, en la campaña 20/21, el mayor productor de pienso de la UE. El balance español es muy deficitario, en la campaña 2019/2020, se han consumido 36,14 Mt, de cereales, lo que significa una gran dependencia de los mercados internacionales. España es un importador neto de cereales, por eso es muy importante tener un conocimiento muy ajustado y cierto de los consumo y de las producciones, de esta va a depender el volumen de importación de cada campaña. Las importaciones de la campaña 19/20 se estiman en 17 Mt, siendo 14,7 Mt las importaciones de la campaña 18/19. La Unión Europea es el principal origen de nuestra importaciones de cereal, aunque en el caso del maíz, la mayor parte de las importaciones proceden de terceros países, Ucrania y Brasil principalmente.

FUENTE: Cooperativas Agroalimentarias de España.

Balance de la campaña

Nuestro complicado equilibrio obliga a ser muy cuidadosos con nuestra producción y tener que colocarla día a día en el mercado, un mercado que consume diariamente alrededor de 99.000 toneladas de cereal. La gran oferta mundial y las elevadas existencias que parece va a haber en la campaña 2020/2021, son las principales garantías de nuestro consumo, si queremos evitar que una mala gestión en los tiempos de comercialización, acabe con nuestra producción almacenada y con una difícil salida, el sector tiene que responder agrupando volúmenes y comercializando todos los días de la campaña, este es un mercado que hay que conocerlo muy bien, hay que analizarlo con mucha atención y hay que tomar decisiones empresariales a la hora de comercializar.

Una campaña para agrupar volumen en las cooperativas y olvidarse del individualismo que descuenta tanto los precios, Un trabajo para las cooperativas, que le darán mayor valor en la cadena. La cosecha 2020 nos debe abrir los ojos a la realidad del mercado, un mercado que arranca con niveles bajo y sin garantías de mejorar en el corto plazo. Si queremos una mejor campaña hay que tomar la decisión comercial de agrupar la oferta.

Todos los actores son conocedores de este contexto comercial, ninguna empresa de la cadena valor de cereal es ajena a esta realidad y es esta relación entre todos los mercados, la oferta y la demanda mundial, la que nos obliga a ser diariamente muy fuertes y presentes en el mercado, por eso las cooperativas somos una garantía de oferta y presencia en el mercado para abastecer la demanda de cereal de nuestra industria transformadora. Una aptitud positiva de la producción ante este desafío de oferta y demanda, nos obligará a ser muy cautelosos con la tentación de almacenar esperando tiempos mejores. Hay que pensar en el margen, no en el precio.

¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]