Entradas

II Premios Mujer Agro

El Instituto de la Ingeniería de España ha acogido la entrega de los II Premios Mujer Agro, en el que se han dado cita importantes agentes del sector agroalimentario español.

Emprender en la España Vaciada: un reto para la Mujer Agro, ha sido el lema de este acto par reivindicar el papel de la mujer en el entorno rural durante el cual se han entregado los galardones de la segunda edición Mujer Agro. El evento ha estado conducido por la escritora y periodista de El País Luz Sánchez-Mellado, que ha destacado la importancia de la mujer en el mundo rural

Por su parte, el periodista Pablo Rodríguez Pinilla (director del programa Onda Agraria, de Onda Cero) y copresentador de este evento, como gran conocedor del sector agropecuario, ha querido poner el acento en la digitalización, como punto de partida para que la integración de la mujer en el ámbito rural sea cada vez más relevante.

La tertulia contó con expertos en materia agroalimentaria e igualdad, conocedores de las necesidades de la mujer agro y el papel que deben y pueden jugar en el desarrollo de la España Vaciada.

El acto de inauguración ha comenzado con la intervención de Alfonso García Puertas (miembro de la Junta Directiva de ANIA-Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos) y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketingcomo entidad organizadora. Por su parte, la clausura corrió a cargo de Begoña Suárez Suárez (Subdirectora General para el Emprendimiento, la Igualdad en la Empresa y la Negociación Colectiva de Mujeres, del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades – IMIO), del Ministerio de Igualdad.

Los premiados en las diversas categorías

Una vez finalizada la Tertulia, tuvo lugar el acto de entrega de los II Premios Mujer Agro, unos galardones cuyo fallo del jurado no se ha desvelado hasta el mismo momento de su celebración. En total, han sido 18 las candidaturas presentadas en esta segunda edición de los Premios, destacando todas ellas por su profesionalización y por su trabajo en pro del empoderamiento de la mujer agroprofesional, impulsando políticas de igualdad en el sector agroalimentario.

Así, el II Premio Mujer Agro, en la categoría de Mujer, recayó en Blanca Torrent, directora General de Aceitunas TorrentEl jurado ha premiado a Blanca Torrent por fortalecer una importante política de género igualitaria en la empresa, propiciando la presencia de la mujer en todos los niveles de la organización, e impulsar numerosas iniciativas para el empoderamiento de la mujer en el sector agroalimentario en la sociedad cordobesa.

De izquierda a Derecha, Mauricio García de Quevedo, Director General de FIAB, Blanca Torrent, directora general de Aceitunas Torrent y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

El II Premio Mujer Agro en la categoría de Emprendimiento, fue para Grupo Carinsa, recogiendo el premio su CEO, Vanesa Martínez. El jurado ha puesto en valor el trabajo de Grupo Carinsa, gracias al tesón y al carácter emprendedor de sus dos máximas responsables, visibles a través de Vanesa Martínez.

De izquierda a Derecha, Nuria Mª Arribas Vera, directora gerente de Inlac, Organización Interprofesional Lactea, Vanesa Martínez, CEO de Grupo Carinsa y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

A continuación, se procedió a la entrega del II Premios Mujer Agro en la categoría Empresa, que fue para Greencobi, una compañía dedicada a la producción, manipulación y comercialización de productos hortofrutícolas, altamente concienciada con el medio ambiente, y con una visión claramente exportadora a los principales países de la UE. Su gerente Gabriela Escobar fue la encargada de recoger el reconocimiento. Esta empresa productora y comercializadora de frutas y hortalizas, ubicada en Almería, cuenta con 396 trabajadores, de los cuales 333 mujeres son (84,1%) y 63 hombres (15,9%). Además, Greencobi desarrolla programas para acoger e incorporar al mercado laboral a mujeres en situación de vulnerabilidad, planes de igualdad y medidas de conciliación.

De izquierda a Derecha, Rut Barroso Pérez, Directora de Negocio de la Dirección Territorial Centro de Cajamar, Gabriela Escobar, gerente de Greencobi y Nuria Martínez Barea, directora de la Asociación 5 al Día.

Eloy Requena, director de Producción e Investigación de Plantas Continental, recibió el II Premio Mujer Agro en la categoría de Hombre, reconociendo el jurado su compromiso por la igualdad, durante toda su trayectoria dentro de la compañía, propiciando que las mujeres fueran ocupando puestos de mayor responsabilidad. Como responsable de la empresa, ha promovido la incorporación de la mujer de forma masiva en las tareas del campo, tradicionalmente realizadas por hombres. Actualmente, las mujeres tienen un peso creciente en el conjunto de la empresa: 98 mujeres y 67 hombres trabajadores (2018).

De izquierda a Derecha, Luis Ricote, Director Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid, Eloy Requena Ruiz, Presidente de Plantas Continental y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

Finalmente, se hizo entrega del Premio Mujer Agro en la categoría Juventud. Este último fue para Úrsula Sánchez, ganadera y propietaria de Finca La Marina, e integrante de la Coop. Ntra. Sra. Del Prado, y de Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura. El jurado ha querido reconocer la preparación de esta joven ganadera extremeña en los últimos años siendo un claro ejemplo de relevo generacional y de cómo la sostenibilidad y la innovación deben ir de la mano en el sector agroalimentario.

De izquierda a Derecha, Juan Carlos Castillejo, director general de MSD Animal Health en España y Portugal, Úrsula Sánchez, ganadera y propietaria de la Finca La Marina y Gissele Falcón, directora general de Siete Agromarketing.

Conscientes del importante papel que juega la mujer en el entorno rural, desde Cefetra Digital Services quisimos aportar novedades que ayuden a facilitar el día a día en el campo. Es el caso de Sembralia, que precisamente fue creado para hacer más accesibles productos y servicios digitales en el campo.

Según publica la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), los jóvenes de todo el mundo se alejan – cada vez más – de la agricultura. Y es que se trata de un sector que tradicionalmente requiere labores manuales arduas y ofrece bajos salarios, por eso la agricultura no suele atraer a las nuevas generaciones, que en general prefieren probar suerte buscando trabajo en las ciudades.

Sin embargo, la agricultura cuenta con el mayor potencial entre todos los sectores para reducir la pobreza, por ejemplo en el África subsahariana, donde más del 60% de su población de 1 200 millones de personas tiene menos de 25 años. Este creciente número de jóvenes necesita empleos provechosos. Y la alimentación y agricultura —quizás replanteadas—, tienen el potencial de ofrecérselo.

La innovación es la clave

Existen ya nuevas formas de trabajar en la agricultura que aprovechan los avances digitales y tecnológicos, haciéndolos más eficientes y —nada desdeñable—, proporcionando nuevas oportunidades y servicios para los jóvenes empresarios. Presentamos a continuación cinco ejemplos de cómo aprovechar el potencial de la tecnología digital puede revolucionar la agricultura.

1.- Drones – Algunas estimaciones sugieren que el sector de la alimentación y la agricultura será el segundo mayor usuario de drones en el mundo en los próximos cinco años. La FAO ya ha utilizado drones en muchos países para recopilar información detallada y en tiempo real sobre los retos alimentarios y agrícolas —como el de desastres naturales— y la evaluación posterior de los daños.

Chico joven controla un dron blanco en un cultivo | sembralia
La FAO ha estado utilizando drones para evaluar el riesgo de desastres naturales o el estudio posterior de los daños. ©Veejay Villafranca/NOOR para FAO

2.- Aplicación del Sistema de seguimiento y alerta temprana para el gusano cogollero (FAMEWS) – El gusano cogollero es una plaga devastadora que destruye el maíz y otros cultivos importantes en áreas de América, África y Asia. Tan solo los agricultores son capaces de combatir la plaga con éxito sobre el terreno. Por este motivo la FAO ha desarrollado una herramienta para procesar los datos obtenidos por los campesinos en sus fincas. La información procesada por la aplicación se transfiere a una plataforma global basada en la web y se analiza para proporcionar informes de situación en tiempo real, calcular los niveles de infestación y sugerir medidas para reducir el impacto de la plaga.

3.- Aplicación Nuru Junto con FAMEWS, la FAO y la Universidad Estatal de Pensilvania han desarrollado una aplicación complementaria llamada Nuru que, cuando se utiliza junto a una planta dañada, puede confirmar de forma inmediata si el gusano cogollero es responsable del daño. Nuru combina el aprendizaje automático y la inteligencia artificial. Se ejecuta dentro de un teléfono Android estándar y puede también funcionar sin conexión. Además del inglés, Nuru pronto podrá hablar también francés, swahili y twi y va aprendiendo nuevos idiomas con el paso del tiempo para llegar mejor a los agricultores en sus propias lenguas. Nuru pronto estará vinculado a FAMEWS, donde todos los datos serán validados por los coordinadores nacionales de la plaga del gusano cogollero y almacenados en una plataforma global basada en la web.

4.- Aplicación Abalobi – Abalobi, que en la lengua xhosa significa “pescador”, es una aplicación móvil para pescadores en pequeña escala que registra qué pescado capturaron, cuándo, dónde, usando qué método y por cuánto lo vendieron. Toda esa información se almacena en la aplicación y se pone a disposición de otros pescadores. Actualmente hay 30 000 pescadores artesanales en las costas de Sudáfrica que viven del mar, en una delgada línea entre la pesca comercial y la de subsistencia. Al elaborar su propio conocimiento sobre la pesca, ayudan a crear comunidades resilientes, en especial frente al cambio climático.

Grupo de personas miran su telefono movil en circulo | sembralia
La FAO ha desarrollado cuatro nuevas aplicaciones para ofrecer a los agricultores información en tiempo real sobre la meteorología, cuidado del ganado, mercados y nutrición. ©FAO/Alioune Ndiaye

5.- Aplicaciones de Servicios agrícolas– Cuatro nuevas aplicaciones ofrecen a los agricultores servicios en tiempo real a través de información sobre meteorología, cuidado del ganado, mercados y nutrición. La aplicación de meteorología y calendario agrícola combina información sobre pronósticos meteorológicos y calendarios de cosechas, proporcionando una alerta temprana de riesgos potenciales. La aplicación de curar y alimentar a su ganado ayuda a reducir las pérdidas, al proporcionar información sobre el control de enfermedades animales y las estrategias para su alimentación. AgriMarketplace permite a los agricultores obtener mejor información sobre los proveedores para la compra de materias primas, los mercados para vender sus productos y los precios de mercado. e-Nutrifood ofrece recomendaciones a la población rural para producir, conservar y consumir alimentos nutritivos.

Las tecnologías digitales forman ya parte de nuestro presente, y la innovación es imprescindible para el futuro. Nuevas ideas de nuestros jóvenes y de organizaciones, universidades y empresas de todo el mundo están ayudando a aprovechar el potencial de la alimentación y la agricultura para reducir la pobreza, reducir la brecha rural, emplear y empoderar a los jóvenes y brindar un acceso equitativo a la información, la tecnología y los mercados. La FAO está creando y promoviendo estas soluciones innovadoras para hacer frente a los desafíos cada vez más complejos a los que se enfrentan la alimentación y la agricultura del futuro.

Enlace al artículo: http://www.fao.org/fao-stories/article/es/c/1149705/
ENLACE A LA ENCUESTA:  https://es.surveymonkey.com/r/Agro20TW 

La «encuesta sobre el comercio online en el sector agrario» está siendo realizada por Sembralia. A todos los participantes que así lo deseen -habiendo marcado la opción en la encuesta- se les incluirá en el sorteo de:

  • Estudio de fertilidad de la explotación agraria y un mapa de fertilidad relativa Talking Fields®. El mapa de fertilidad relativa Talking Fields® tendrá un tamaño máximo de 20Ha y podrá dividirse en varias parcelas de mínimo 10Ha circunscritas a una zona geográfica de mínimo 50 km de diámetro.

El sorteo del premio se realizará cuando se hayan alcanzado los 100 días desde la publicación de la encuesta o se hayan alcanzado un número de respuestas superior a 2.500 de usuarios únicos.

El ganador del sorteo y los suplentes se obtendrán de manera aleatoria a través de un generador de números aleatorios, grabándose este procedimiento en video y compartiendo el contenido del mismo a quien lo solicite. Una vez realizado el sorteo, no se podrá repetir el proceso.

La entrega del premio se realizará en un evento gestionado por Sembralia en el que el premiado deberá aceptar formar parte de la promoción asociada según bases a comunicar antes del evento. Sin su aceptación explícita, el premio pasará a otorgarse al primer suplente.

En caso de que CDS o cualquier otra entidad que colabore en este sorteo, detecten cualquier anomalía o tengan sospechas de que algún participante está imposibilitando el normal desarrollo del sorteo, perjudicando los fines del mismo, o llevando a cabo cualesquiera actos fraudulentos que atenten contra su desarrollo, CDS se reserva el derecho de dar de baja al participante/s implicado/s, sin perjuicio de cualesquiera otras medidas legales que estime oportuno emprender.

La celebración del presente sorteo queda sujeto a las disposiciones recogidas en la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego. Asimismo, al premio del presente sorteo, le será de aplicación la Ley 35/2006 de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el Real Decreto 439/2007 de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

De conformidad con la normativa anterior, al tratarse de un premio en especie y ser su valor inferior a 300 euros, no está sujeto a retención o ingreso a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

El cumplimiento de las demás obligaciones fiscales que para el ganador conlleve la concesión del premio serán por cuenta del mismo, sin que CEFETRA DIGITAL SERVICES asuma ningún tipo de responsabilidad por las mismas.

La cumplimentación de los datos personales y fiscales del ganador necesarios para la entrega de los premios tiene carácter obligatorio, de forma que la ausencia de cualquiera de dichos datos supondrá la pérdida del derecho al premio obtenido.

ResponsableCEFETRA DIGIAL SERVICES S.L.
FinalidadParticipación en la promoción, certificar el cumplimiento de los requisitos de participación y, en su caso, comunicación y gestión de la entrega del Premio con las retenciones fiscales que resultasen procedentes.
DatosNombre, apellidos, etc.
LegitimaciónConsentimiento del interesado
DestinatariosDeclaración de que no se cederán datos a terceros salvo obligación legal o la identificación de los socios a los que se vayan a ceder los datos.
ProcedenciaLos datos son obtenidos del propio interesado
DerechosInformación, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación al tratamiento.
Información adicionalPuede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en https://sembralia.com/politica-privacidad/
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, ha participado hoy en el evento paralelo “ODS 2: vinculación de las acciones de innovación tecnológica y cambio climático para un mundo libre de hambre, desnutrición y pobreza”, organizado por la FAO en el marco de la COP25, donde ha explicado cómo está abordando España la innovación tecnológica y las acciones contra el cambio climático en la agricultura.

El ministro ha expresado la necesidad de llevar a cabo una profunda transformación de los sistemas agroalimentarios para hacer frente al doble desafío de erradicar el hambre y la pobreza, y luchar contra el calentamiento global del planeta. Para ello, se hace preciso encontrar soluciones sostenibles en las tres dimensiones: económica, social y ambiental.

Para ello, ha señalado la investigación, la innovación y las nuevas tecnologías como una gran oportunidad para conjugar el doble reto de incrementar la productividad y la sostenibilidad de la agricultura. También ha asegurado que la transferencia del conocimiento debe jugar un papel muy relevante en aspectos como la gestión de los riesgos inherentes a la actividad agraria.

COMPROMISO CON LA INNOVACIÓN

Planas ha expresado el claro compromiso del Gobierno de España con la innovación en el sector agroalimentario, forestal y en el medio rural, a través de la utilización de las nuevas herramientas digitales, tanto para seguir avanzando en competitividad y sostenibilidad, produciendo más con menos, como para hacer frente al reto del despoblamiento que afecta a buena parte de los territorios rurales.

En este sentido, el ministro ha destacado que España es uno de los países de la Unión Europea que más ha apostado por la iniciativa europea para una agricultura sostenible y competitiva, a través de los Grupos Operativos de Innovación.

A través del Programa Nacional de Desarrollo Rural, España cuenta con una línea de apoyo financiero para fomentar el empleo de soluciones innovadoras en el sector agroalimentario, forestal y en el medio rural, con un presupuesto de más de 57 millones de euros. Hasta ahora, esta iniciativa ha permitido la creación de 177 grupos operativos y la ejecución de 69 proyectos innovadores en el sector de la agricultura y la producción de alimentos. 

Asimismo, Planas se ha referido a la aprobación, en el mes de marzo pasado, de la Estrategia de digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural, que impulsa el Gobierno de España para reducir la brecha digital, fomentar el uso de datos e impulsar el desarrollo empresarial.

Mapas de fertilidad

A través de iniciativas como la del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León se consigue acercar las innovaciones digitales al agricultor.

Cuando hablamos de digitalización nos referimos a la adecuada implantación de las nuevas tecnologías en el sector agrario, que es el que nos ocupa. La transformación digital es precisamente eso. Queremos facilitar el trabajo en el campo con la ayuda de herramientas y servicios digitales. Son las llamadas nuevas tecnologías que nos hacen la vida más fácil en el sector agro.

El agricultor siempre está pendiente de dar un paso más, y por eso debe contar con el apoyo de entidades publicas y privadas que le apoyen en el proceso de adopción tecnológica. En Cefetra Digital Services hemos comprobado que en muchas ocasiones el desconocimiento y falta de formación son la primera y más alta barrera de entrada de las nuevas tecnologías en el campo. Por eso, iniciativas como la del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) nos parecen tan interesantes. En este breve vídeo nos explican algunos conceptos sobre las nuevas tecnologías junto con ejemplos reales de casos de éxito.

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) desarrolla una serie de programas en los que participan técnicos agrícolas especializados en nuevas tecnologías. Conscientes de la importancia de la digitalización en el sector agrario se están realizando una serie de proyectos innovadores con la cooperación de agricultores y otras entidades para ir asimilando y realizando una transformación tecnológica absolutamente necesaria.

ITACyL: Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León

El ITACyL tiene como objetivos potenciar la actividad del sector agrario y de sus industrias de transformación. Actúa en áreas básicamente tecnológicas como son la investigación, la certificación de calidad, el desarrollo de infraestructuras o la promoción de iniciativas de desarrollo. El sector agrícola de Castilla y León lidera en diversos cultivos tanto en superficie como en producción a nivel nacional y contribuye, en gran medida, a la producción agraria española, donde predominan los cultivos extensivos. Tanto la climatología de esa región como el hecho de que las tierras de secano representan el 83% de la superficie cultivada, condicionan las alternativas de cultivo, destacando el cereal como cultivo mayoritario (también el industrial). El 16,2% de la superficie cultivable corresponde a regadío, porcentaje que ha ido aumentando en los últimos años como consecuencia de una importante labor de modernización de infraestructuras de riego por parte de la Junta de Castilla y León. También para rentabilizar estos cultivos, se buscan alternativas y se tiene muy presente el cambio climático y la posibilidad de agua y riego en los próximos años.

La tecnología ha transformado la forma de comunicarnos, de informarnos, y también de transaccionar: de comprar y de vender.

En los últimos años se han perfeccionado diversas tecnologías de naturaleza digital. Cualquiera de ellas, por sí sola, hubiera supuesto una verdadera revolución, pero en realidad existe una conjunción de tecnologías que realmente nos llevan a pensar que no estamos en una era de cambios, sino un verdadero CAMBIO DE ERA.

En nuestra industria tendemos a decir que la transformación digital no nos afectara demasiado, que esto es un negocio de personas, tradicional y que por supuesto tenemos que adaptar algunas cosas pero que no se deberían producir grandes cambios.

Algo parecido pensaban grandes compañías como Kodak, o grandes monstruos de la distribución, como la cadena de almacenes más grande del mundo, la americana SEARS, hoy quebrada. En realidad, hemos visto sectores en los que se ha cambiado completamente la forma de actuar, dejando fuera a las compañías que no lo supieron aceptar o que simplemente no supieron adaptarse.Hablamos de industrias como la distribución al por menor, las agencias de viajes, la publicidad, el inmobiliario, la prensa… Ellos también pensaban que no les iba a afectar, como muchos también lo dijeron en nuestro sector: el agroalimentario.

Sin embargo, hoy sabemos que las nuevas tecnologías, las nuevas formas de comunicación y la sociedad global, hacen de este es un proceso imparable, la conectividad, la comunicación, la capacidad para analizar datos, pero (y sobre todo) la movilidad, que lo ha puesto todo al alcance de cada uno de nosotros y nuestros smartphones.

De ayer a hoy 

Ya en el año 1967, Roger Moore publicó su famosa ley por la que preveía que el tamaño de los transistores (los chips) se reduciría a la mitad cada dos años aproximadamente (es decir, la capacidad de computación y la velocidad se duplicarían cada dos años). Y se ha cumplido. Es más, creemos que con la computación cuántica seguirá duplicándose, y los ordenadores (dentro de unos pocos años) serán un millón de veces más potentes que hoy… (y eso hará que la tecnología sea más barata y accesible para todos.)

Gracias a ello aparecen nuevas herramientas que hoy nos permiten captar y analizar gran cantidad de datos (eso es el llamado Big Data). Captamos múltiples datos, tanto internos, como externos.

El llamado Internet de las Cosas (IOT) no es más que la sensorización de distintos dispositivos, que nos permiten recoger datos, datos que hay que filtrar y seleccionar, realmente lo importante no solo son los datos sino lo que se llama data analitics.

Para ello, para poder analizar millones de datos (a veces en microsegundos) necesitamos hacerlo a través de programa y procesadores que incluso se autoprograman: la llamada inteligencia artificial.

Obviamente todos estos cambios, este futuro del que hablamos, no aparecerán de un día para otro, aunque la tecnología ya está disponible. Existe un proceso de maduración no solo de la tecnología, sino de los actores para que esto se generalice. Quizás vayamos poco a poco, y un día todo habrá cambiado sin apenas darnos cuenta. Pero, sin duda, tenemos que estar preparados, atentos a lo que pasa para adaptar nuestro modelo de negocio al futuro y no verlo como una amenaza, ni como un miedo.

En un primer momento se dijo que la Revolución Industrial destruiría el empleo, cuando realmente lo maximizó. Hay que ser optimistas digitales, porque todas estas tecnologías generarán más riqueza, más calidad de vida y, en definitiva, un entorno de trabajo y una sociedad más sostenible y mejor.

Daniel Martínez, CEO de Sembralia.

*Este texto es un extracto de la conferencia impartida por Daniel Martínez en la Bolsa Internacional de Cereales del Duero, el pasado 12 de septiembre de 2019, en Valladolid.

Tienes todavía unos días para rellenar la encuesta Asaja y entrar en el concurso.

Ordenador portatil y agro | sembralia

España es uno de los países con mayor despliegue fibra óptica, con más de 35 millones de accesos (80%), aunque el reparto no es equitativo[1].

En las zonas rurales, aproximadamente el 60% de los hogares no cuentan con conexión de banda ancha (mayor a 30Mbps). La UE también ha expresado su visión en materia de banda ancha, y prevé que todos los hogares europeos deberían estar cubiertos por redes digitales capaces de proporcionar una conectividad de 100 Mbps, de aquí a 2025.

Para alcanzar los objetivos en términos de conectividad, será necesaria una inversión total (privada y pública) de alrededor de 500 mil millones de euros hasta 2025.

Por tanto, la revolución tecnológica que plantea la transformación digital se convierte en una ventana de oportunidad en todos los sectores (y en el agrícola, en particular, ya que se trata de la industria menos digitalizada.

Según refiere el Indice de Oportunidad Económica Digital (DEO) desarrollado por Accenture, acelerar la transformación digital podría incrementar el PIB de España en 48.500 millones de dólares adicionales en 2021, un 3.6% más de lo previsto[2]).

El cambio de paradigma que propone la transformación digital está provocando que – de nuevo – el sector agrícola acumule cierto interés por jóvenes que están empezando a ver la repoblación rural como posibilidad de futuro. De hecho, el sector agroalimentario español está constituido por unas 900.000 explotaciones agrarias y más de 28.000 industrias alimentarias, de las que más del 95% son PYMES. Su liderazgo en los mercados mundiales, su potencial exportador (con más de 50.000 millones de valor exportador en el último año móvil), su contribución a la creación de riqueza y empleo (2 millones de puestos de trabajo), su condición de ser la principal actividad económica en el medio rural, y su directa relación con el éxito de otros sectores como el turístico y el sector servicios, lo convierten en un sector estratégico para nuestra economía.

En definitiva, la tecnología que ha sido testada con éxito en diferentes países cuenta en España con un importante campo de desarrollo, lo que se traduce en una reducción de costes, optimización de recursos y maximización de beneficios. La adopción temprana de tecnologías va a ser un marcador claro de desarrollo de la riqueza en el campo. Los países que se queden atrás se verán desfavorecidos por dinámicas competitivas nuevas que les dejarán escaso margen de maniobra.

Desde el punto de vista territorial y social, el medio rural español ocupa el 84% del territorio pero, en él, sólo habita el 16% de la población.

En la península ibérica hay 66.000 km2 de territorio continuo con densidades de población inferiores a los 8 habitantes/km2, lo que la Unión Europea cataloga como, “regiones escasamente pobladas”. En el caso del trabajo en el campo, su atractivo principal reside en la variedad de nuevos trabajos que ofrece el entorno digital (al ser menos exigentes, lo que supone una indiscutible mejora frente a la agricultura tradicional). Las nuevas tecnologías agrarias ofrecen un buen balance entre calidad del trabajo y calidad de vida que resulta especialmente interesante para los jóvenes.

[1] https://www.elindependiente.com/economia/2018/05/27/la-espana-desconectada/

[2] https://www.accenture.com/_acnmedia/PDF-59/Accenture-Strategy-Digital-Transformation.pdf#zoom=50

[3]  Aproximado según estudio de mercado: 2.000€ fijos (web) y 200 anuales (alojamiento)

Movil fotografia arbol | sembralia

Rediseñar la agricultura pasa por apostar por maquinaria inteligente (conectada con diversos sistemas que le permita trabajar de manera autónoma), realizar completos análisis y proyección de datos (que permitan al agricultor tomar decisiones eficientes en el menor periodo de tiempo), robotización de recursos que mejoren la calidad de vida del usuario, ahorrar bienes escasos (como los recursos hídricos, reducción del uso de fertilizantes y fitosanitarios) para lograr -entre otras cosas- el consecuente ahorro económico y menor impacto medioambiental.

La tecnología ya está disponible, pero el reto es hacerlo accesible a todos los usuarios.

No en vano, cuando se habla de transformación digital la clave radica en que los desarrollos deben llegar a clientes que los utilicen, deben aportar valor a la sociedad, generar impacto y cambiar, de alguna manera, la forma de hacer las cosas.

La evolución de la sociedad en los últimos años está marcada por el desarrollo tecnológico exponencial, que no tiene comparación posible con épocas anteriores. Cuando hablamos de transformación digital es necesario hablar de un cambio disruptivo en prácticamente todos sectores. Estamos siendo protagonistas de un cambio de paradigma: la Revolución 4.0.

La transformación digital viene de la mano de muy variadas y novedosas tecnologías que hacen que sea necesario replantear desde procesos hasta modelos de negocio. El impacto en la agricultura es claro y todas las tecnologías exponenciales le afectan:

  • Inteligencia Artificial: cambiando la forma en la que tomamos las decisiones, basándonos en datos capaces de ofrecer descripciones, diagnósticos, predicciones y en niveles más avanzados prescripciones. Todo ello basado en observaciones y análisis algorítmico avanzado.
  • Big Data: hoy en día, esta tecnología nos permite almacenar una gran Variedad y Volumen de datos, procesarlos a una Velocidad creciente cada año con una seguridad alta acerca de su Veracidad, aportando un gran Valor al usuario. El agricultor no sólo cuenta con su histórico de datos si no que tiene la posibilidad de usar la globalidad de los datos para tomar decisiones.
  • Cloud computing y movilidad: estas 2 tecnologías de base han generado una auténtica revolución que también afecta al entorno rural y es que, para procesar información, ya no es necesario más que un terminal (teléfono móvil) y una conexión de alta velocidad. El mundo hiperconectado ofrece la posibilidad de usar capacidad de computación a distancia.
  • BlockChain: la trazabilidad completa y segura de la cadena de suministro es una posibilidad real hoy. La tecnología blockchain permite asegurar la veracidad de cada paso documental en la cadena de suministro haciendo que monitorizar y gestionar los datos sea un trabajo instantáneo.

Estos son sólo algunas de las tecnologías que por sí mismas tienen el poder de cambiar el paradigma de muchos negocios e interacciones sociales. Lo extraordinario de este momento es que estas tecnologías hoy día confluyen en el tiempo, multiplicando su efecto.

La concurrencia de tecnologías habilitadas por la conectividad y la movilidad nos obliga necesariamente a rediseñar la agricultura. Los procesos habituales poco o nada tienen que ver con las posibilidades que ofrece la tecnología ahora y tampoco dan respuesta a las necesidades nutricionales, medioambientales y sociales. La digitalización de la agricultura es la base sobre la que se sustenta la intensificación sostenible de la agricultura, junto con otras tecnologías como la bioquímica o la energética.