Entradas

Garbanzo: patrimonio mediterráneo

Os presentamos las claves del cultivo del garanzo, una rica leguminosa muy popular

El garbanzo (Cicer arietinum) es una especie de leguminosa adaptada al ámbito mediterráneo, por lo que su cultivo en España es bastante habitual. Se trata de una planta herbácea, de aproximadamente 50 cm de altura, con flores blancas o violetas que desarrollan una vaina en cuyo interior se encontrarán dos o tres semillas como máximo. El garbanzo es una legumbre con importantes cualidades culinarias y nutritivas. Y para el éxito de la cosecha del garbanzo es importante conocer el suelo dónde se va a realizar el cultivo. Siempre recomendamos a los agricultores que se inicien en un nuevo tipo de cultivo, como es el garbanzo, tener un buen análisis de suelo. Porque conocer su textura y composición hará que el plan de abonado se adapte mejor a las condiciones y por tanto dé mejores resultados. Hoy os damos las claves en Sembralia del cultivo del garbanzo, tanto de su fertilización como de su progreso, para que la cosecha sea un éxito.

Importancia del suelo para el cultivo del garbanzo

La composición del suelo afecta a la producción final, como en casi todos los cultivos, y lógicamente también a la calidad del garbanzo. Lo bueno de esta leguminosa es que el garbanzo se adapta bien a cualquier tipo de suelo, aunque prefiere las texturas francas o franco arenosas. En el caso de tener exceso de yeso en el suelo el grano será duro. Y en el caso de haber exceso de arcilla el grano será más áspero. Por otro lado, el pH del suelo debe estar entre 6-9 para el correcto desarrollo del garbanzo. También debemos tener en cuenta que el garbanzo es sensible a la salinidad y al exceso de agua. La materia orgánica que haya en el suelo es importante para un buen desarrollo de este cultivo. Al igual que en el resto de las leguminosas, el garbanzo no tolera materia orgánica poco descompuesta.  

Fertilización del garbanzo

Hay que recordar que este cultivo leguminoso es capaz de fijar nitrógeno atmosférico en el suelo, pero eso no puede hacer que nos olvidemos de la fertilización. Pues si pensamos que con el contenido en el suelo de macronutrientes y la fijación simbiótica de nitrógeno es suficiente, podemos afectar negativamente al rendimiento del garbanzo. Para calcular la dosis óptima de abonado para leguminosas se debe tener en cuenta las extracciones de cada uno de los nutrientes. En el garbanzo, son las siguientes cantidades para cada 1.000 Kg de grano:
  • 45kg de N
  • 8 kg de P2O5
  • 35kg de K2O

1. Nitrógeno

En cuanto al nitrógeno, las necesidades de aportación de este elemento son mínimas. Y se reducen a pequeñas cantidades antes de la instalación de Rhizobium en la raíz. Con aportaciones de 20-30 unidades después de la siembra o con la fertilización de fondo sería suficiente. En el resto de las etapas del cultivo, las necesidades quedan cubiertas gracias a la unión simbiótica con Rhizobium.

2. Fósforo

El fósforo es un macronutriente que favorece el desarrollo radicular, del tallo, de la floración y por consecuencia, de la producción. Además, se sabe que aumenta el peso de los nódulos de rhizobium. Por lo que ayuda a la fijación de nitrógeno de manera indirecta. Las aportaciones de fósforo se realizarán sobre todo en suelos de mala calidad o muy agotados. Dependiendo del tipo de suelo se recomienda un tipo de fósforo u otro. Si nuestro suelo es rico en caliza aprovechará mejor los superfosfatos. Sim embargo, si nuestro suelo es arenoso, ácido y pobre en cal, se recomienda el uso de abonos fosforados. Siempre al aplicar fósforo se debe esparcir bien y usar alguna labor superficial para que quede enterrado. Su aplicación será más efectiva si el contenido de este elemento es soluble en agua y citrato amónico.

3. Potasio

El potasio, es un elemento muy importante para la calidad del garbanzo. Tiene un papel importante en la síntesis de hidratos de carbono y la formación de proteínas. En la fertilización potásica la dosis dependerá del tipo de suelo. Por ejemplo, en suelos arenosos la dosis será mayor. Además, debemos enterrar bien estor productos para facilitar su absorción.  

¿Y qué pasa con los microelementos?

Por último, no podemos olvidarnos de los microelementos para el cultivo del garbanzo. En el caso del azufre, el garbanzo es un cultivo con altas necesidades de este micronutriente. Favorece la fructificación y regula la disponibilidad de nitrógeno. Además, moviliza el fósforo, potasio y microelementos. También es importante el magnesio que aumenta la actividad fotosintética y protege al garbanzo de posibles quemaduras solares.

Soluciones Sembralia para la fertilización y crecimiento de garbanzo

En el caso del crecimiento del garbanzo, es crucial tener un buen plan de fertilización que funcione bien con las leguminosas. Hay que tener en cuenta que es bueno usar productos con alto aporte de nitrógeno antes de que se instale Rhizobium en las raíces, pero igualmente con aporte de fósforo. Por ejemplo, una buena opción es este fertilizante:

Fertilizante Alfarem

Este fertilizante aporta nitrógeno, fósforo y microelementos, además de materia orgánica. Este producto está especialmente recomendado para leguminosas, como es el garbanzo, por lo que es muy buena opción. Y esto se debe a que se trata de un abono bioestimulante completo a base con microtecnología.

MC NPK 2-12-2

Una vez rhizobium se haya instalado en la raíz del garbanzo, las aportaciones de nitrógeno no son un factor importante. Durante la floración y cuajado el cultivo necesita mayores aportes de fósforo. Por lo que este NPK es una buena opción, además aporta también algo de nitrógeno que es importante. Se trata de un fertilizante foliar ecológico con gran cantidad de fósforo que ayuda al desarrollo fisiológico de la planta. Primeramente lo destacamos porque proporciona la cantidad necesaria de macroelementos para el desarrollo fisiológico durante una necesidad de fósforo elevada. Y es que la solución NPK tiene una alta concentración de fósforo y aminoácidos. Por eso, estimula el crecimiento y desarrollo de la planta, aportando todos los elementos necesarios. Para terminar, cabe destacar que también potencia la asimilación de otros nutrientes presentes en el suelo, gracias a su poder de desbloquear los elementos del suelo. Permite un buen desarrollo del sistema radicular de la planta.

Sulfato de amonio Deiba

En el garbanzo también es recomendable usar productos que tengan un alto contenido en azufre. Para ello le recomendamos usar este otro producto:, que lo puede usar junto con el resto de NPK. El sulfato de amonio es principalmente utilizado donde se necesita incorporar nitrógeno (N) y azufre (S) para satisfacer necesidades nutricionales de plantas en crecimiento. Provee a la planta de una excelente fuente de azufre que tiene numerosas funciones en el desarollo de la planta, como por ejemplo la síntesis de proteínas. Como la fracción nitrogenada está presente en forma de amonio, el sulfato de amonio es frecuentemente utilizado en suelos anegados para la producción de arroz, donde los fertilizantes a base de nitrato generan desnitrificación del suelo.  
AUTOR: Margarita Blanco, ingeniero agrónomo de Sembralia
Suscríbete de forma gratuita:

    Acepto los términos y condiciones y protección de datos

    Descubre en Sembralia los mejores productos para el cuidado del Garbanzo:

    La ONU decidió impulsar este día para promocionar su consumo

    La Organización para las Naciones Unidas (ONU) ha declarado oficialmente el 10 de febrero de cada año como Día Mundial de las Legumbres en la Asamblea General celebrada en Nueva York del pasado 20 de diciembre de 2019, con el objetivo de promover en todo el mundo el desarrollo de este cultivo.

    En reconocimiento del valor que tienen las legumbres, ya en el año 2013 la Asamblea General proclamó, en su resolución A/RES/68/231 que el año 2016 estuviera dedicado en su totalidad como Año Internacional de las Legumbres.

    Dado que esa celebracion creó mayor conciencia pública sobre los beneficios nutricionales y medioambientales de las legumbres en la producción sostenible de alimentos, y visto el potencial de estas semillas para contribuir al logro de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, Burkina Faso propuso celebrar el Día Mundial de las Legumbres.

     


    ¿Qué son las legumbres?

    Las legumbres constituyen un grupo de alimentos muy homogéneo, desarrollados a partir del gineceo, de un solo carpelo y que se abre tanto por la sutura ventral como por el nervio dorsal, en dos valvas y con las semillas en una hilera ventral. Estas vainas suelen ser rectas y carnosas. Por lo general poseen una carne interior esponjosa, aterciopelada y de color blanco.

    El tamaño de las legumbres varía desde un milímetro o poco más hasta cincuenta milímetros. Su forma, aunque en la mayoría de los casos es alargada y comprimida, como la de las judías, frijoles o habichuelas, varía muchísimo. Estos frutos pertenecen al gran grupo de las plantas leguminosas (familia Fabaceae). A pesar del gran número de especies que componen esta familia, las utilizadas para la alimentación humana y del ganado son relativamente pocas.

    La parte de la planta consumida en alimentación animal y humana varía entre las distintas especies de leguminosas. En la mayor parte de los casos, la parte comestible coincide con la utilizada por la planta como almacén de sustancias de reserva. La gran variación existente en la parte consumida es una consecuencia de la diversidad de estrategias utilizadas por las leguminosas para su adaptación a los medios más diversos.


    ¿Por qué es importante cultivar legumbres?

    Las legumbres han sido cultivadas durante siglos por una gran variedad de culturas. Se pueden considerar alimentos nutricionalmente recomendables. Hemos de tener en cuenta su composición en proteínas, hidratos de carbono, lípidos, fibra, minerales y vitaminas.

    Las legumbres son bastante parecidas entre ellas en su composición de nutrientes. Eso sí, varía un poco en el cacahuete y la soja ya que el contenido de lípidos en estos puede alcanzar el 18%, frente a un 4% en el resto de legumbres.

    Las legumbres pueden comerse tiernas, secas, de forma cocida, fritas, etcétera. Desde el punto de vista nutricional son más aconsejables las tiernas. Aunque desde el punto de vista gastronómico y del paladar, por la variedad de estilos de preparación, las secas son las más utilizadas. Suelen formar parte de numerosas variedades de cocidos.

    Beneficios de las leguminosas

    Las legumbres, así como su cultivo, nos proporcionan una serie de interesantes beneficios que os detallamos:

    1. Valor nutritivo: Las legumbres contienen muchos nutrientes y tienen un alto contenido en proteínas, por lo que son una fuente ideal de proteína, en particular en regiones donde la carne y los lácteos no son muy accesibles, ya sea física o económicamente. Las legumbres son, además, bajas en grasa y ricas en fibra, lo que hace que puedan reducir el colesterol y ayudar a controlar el azúcar en sangre. Por todas estas cualidades, las organizaciones sanitarias recomiendan su consumo para hacer frente a las enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las enfermedades cardíacas. También se ha demostrado que las legumbres ayudan a combatir la obesidad.
    2. Seguridad alimentaria: Para los agricultores, las legumbres son un cultivo muy beneficioso porque pueden venderlas y consumirlas, lo que les ayuda a mantener la seguridad alimentaria de sus hogares, al mismo tiempo que genera estabilidad económica.
    3. Beneficios medioambientales: Las legumbres tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico en los suelos, lo que mejora la fertilidad del suelo, y por tanto, aumenta la productividad de las tierras de cultivo. Además, usando legumbres para los cultivos intercalados y de cobertura, los agricultores pueden promover la biodiversidad agrícola y del suelo, manteniendo a raya las plagas y enfermedades nocivas. Asimismo, las legumbres pueden contribuir a la mitigación del cambio climático, reduciendo la dependencia de los fertilizantes sintéticos utilizados para aportar nitrógeno al suelo. Durante la fabricación y aplicación de estos fertilizantes se liberan gases de efecto invernadero y su uso excesivo puede ser perjudicial para el medio ambiente. 

     



    ¿Te ha gustado este artículo?

    Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

    [contact-form-7 404 "No encontrado"]

     

    Descubre en Sembralia los fertilizantes que tus legumbres necesitan:
     

    Legumbres o leguminosas

    Ventajas del cultivo y consumo de legumbres: logra seguridad alimentaria para poblaciones grandes, desacelera el cambio climático y satisface de energía limpia.

    Un número especial de la revista Frontiers in Plant Science (con 37 trabajos publicados) destaca el papel de las legumbres como alimento esencial, una de las mejores fuentes de proteínas y una herramienta en la protección del clima. Según esta prestigiosa publicación científica, el cultivo de legumbres proporciona múltiples ventajas, en los planos alimentario y ambiental, pero también ayuda al sostenimiento social en poblaciones grandes, por su gran poder nutritivo y bajo coste

    El Dr. José Carlos Jiménez-López, investigador de la Estación Experimental del Zaidín, ha sido el editor responsable de dicho número especial sobre las legumbres junto con otros investigadores de la EEZ como el Dr. Alfonso Clemente e investigadores de CSIRO, UWA, La Trobe (Australia), INRA (Francia) y Kew Garden (UK), recopilándose el trabajo de este número especial en una publicación de tipo editorial que ha recibido ya más de 85.000 lecturas. Bajo el título “Legumes for global food security” se aglutina el trabajo de un año y medio y 314 autores sobre las legumbres

    ¿Cuáles son sus principales ventajas como alimento a nivel mundial?

    La humanidad se enfrenta muchos desafíos globales:

    1. Lograr la seguridad alimentaria para una población en rápido crecimiento
    2. Desacelerar la progresión del cambio climático al reducir la producción y liberación de gases de efecto invernadero como consecuencia de la actividad humana
    3. Satisfacer la creciente demanda de energía limpia que no perjudique el entorno.

    En este sentido, las legumbres prestan varios servicios a las sociedades. Las legumbres proporcionan una amplia gama de cultivos alimentarios que son fuentes de proteínas de origen vegetal para los humanos a nivel mundial. Las leguminosas de grano presentan propiedades nutricionales y nutracéuticas sobresalientes, a la vez que son un alimento asequible que contribuye a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición futura en el contexto de una población mundial en aumento.

    Las legumbres también brindan otros servicios a través de su capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico mediante la simbiosis con rizobios. Esto proporciona nitrógeno accesible a los agroecosistemas, aumenta el contenido de carbono del suelo, estimula la productividad de los cultivos posteriores al aumentar la captura efectiva, el uso productivo y el reciclaje de agua y nutrientes, y ayuda a controlar las malezas.

    Publicación científica con referencias al CSIC

    Este número especial de la editorial Frontiers tiene como objetivo recopilar trabajos sobre el papel de las legumbres o leguminosas en el desarrollo de agroecosistemas más robustos y eficientes, promoviendo la seguridad alimentaria mundial. Desde una perspectiva multidisciplinar, se han abordado estudios sobre:

    • Genética y genómica traslacional que proporcionan nuevos conocimientos fisiológicos sobre la biología de las leguminosas con el objetivo de comprender rasgos complejos en las leguminosas.
    • Mecanismos relacionados con los rasgos de semillas de leguminosas y la domesticación y cultivo de leguminosas.
    • Cría de leguminosas para la tolerancia a las enfermedades con el fin de mejorar la seguridad alimentaria mundial.
    • Ingeniería genética y otros enfoques biotecnológicos para avanzar la productividad de las leguminosas en la agricultura sostenible.
    • Leguminosas para entregar múltiples servicios ecosistémicos de los sistemas agrícolas.
    • Investigación de leguminosas en el contexto de la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria, el cambio climático y el estrés ambiental.
    Referencias: Jimenez-Lopez JC, Singh KB, Clemente A, Nelson MN, Ochatt S and Smith PMC (2020) Editorial: Legumes for Global Food Security. Front. Plant Sci. 11:926. doi: 10.3389/fpls.2020.00926.