Entradas

La fertilización es un proceso fundamental para mantener los olivos jóvenes en buenas condiciones.

 

Cuando llega el comienzo de la primavera, toca pensar en los cuidados que necesitan los olivares, más aún si se trata de olivos jóvenes. Y es que en todo plan de cultivo se deben incluir etapas concretas de cuidados, como son la poda, los injertos, la cosecha… y la fertilización.

En olivar se suele comenzar a realizar el abonado a la salida del reposo, cuando la savia de los árboles comienza a movilizarse (aproximadamente en el mes de marzo), y dura hasta septiembre más o menos, ya esperando la cosecha (dependiendo de cada caso).

¿Qué debemos saber para elaborar un plan de abonado?

El olivo es una especie típicamente mediterránea adaptada al clima de la zona. Se trata de una especie presente en los paisajes de la península ibérica como un elemento más de los ecosistemas mediterráneos y de la cultura. Aunque es una especie rústica presenta también una serie de requisitos que limitan su área de distribución preferentemente a zonas de clima mediterráneo.

Es sensible a las heladas, si bien puede soportar temperaturas hasta -10 °C, aunque la resistencia al frío es una característica varietal. Las altas temperaturas son perjudiciales, sobre todo durante el periodo de floración.

Y aunque se encuentran olivos en muy variadas zonas, parece desarrollarse mejor en áreas con una pluviometría comprendida entre los 600-800 mm/año. Por eso, debemos conocer bien la composición del suelo y el clima al que se van a enfrentar nuestros olivos, para poder elaborar un buen plan de fertilización.

¿Cuáles son los enemigos principales de los olivos?

Hay varios insectos que lo atacan: la Psilla o pulga del olivo y la cochinilla, que chupan la savia de esta planta (la Psilla se posa alrededor de los peciolos de las hojas y de los pedúnculos florales).

La llamada mosca del olivo deposita sus huevos en los frutos cuando estos son aún pequeños, ya la larva, con su voracidad, come la pulpa de las olivas; a veces una misma oliva contiene varias larvas. Otro insecto nocivo, pero no tan corriente, es la cantárida, que ataca los tallos tiernos y malogra la cosecha futura.

La Psilla es de tamaño muy pequeño y difícil de destruir; la cochinilla se puede destruir frotando las ramas del olivo atacado con trapos empapados en vinagre o lechada de cal; contra el gusano de la aceituna dan buen resultado las soluciones de arseniato de plomo; las cantáridas pueden ser recogidas en las primeras horas del día, pues entonces están como atontadas y, sacudiendo las ramas del olivo, aquellos insectos caen al suelo, recogiéndose en grandes lienzos que se extienden previamente debajo del árbol.

Los olivos sufren también diversas enfermedades parasitarias; así, el moho amarillo o verdoso y la negrura; el moho se desarrolla en los olivares plantados en terrenos excesivamente húmedos, y para combatir la enfermedad hay que desecar el terreno; la negrura aparece en olivos con ramaje excesivamente espeso, que priva a las olivas de recibir ampliamente el sol y el aire; para combatir esta enfermedad hay que podar adecuadamente el olivo, haciendo que entren amplimante, en el espesor de su ramaje, el aire y el sol.

 

Plan de abonado para olivos jóvenes

Independientemente que el cultivo de los olivos sea en fertirrigación o secano, proponemos un plan de abonado con los siguientes productos para tus olivos jóvenes.

Presta atención al plan de abonado perfecto para los olivos, porque la clave también radica en su dosificación y época de aplicación:

Abono NP con aminoácidos y molibdeno.

  • Favorece los procesos de floración y polinización del cultivo (producción y calidad del polen, elongación del tubo polínico, fecundación).
  • Mejora el proceso de cuaje y amarre de frutos, así como el crecimiento y engorde de los mismos, así como de tubérculos.
  • Su contenido en aminoácidos supone un ahorro energético para el metabolismo vegetal y potencia la absorción del fósforo y molibdeno.

Composición: Nitrógeno (2,6%), Pentóxido de fósforo P2O5 (11,4%), Aminoácidos (5%), Molibdeno (6%)

Comienzo de aplicación: Marzo-abril

Repeticiones: 4 Repeticiones cada 15 días hasta final de floración (mayo-junio).

Dosis:

  • Foliar: 150 cc/hL.
  • Riego localizado: 1 L/ha

Abono Nitrogenado con Ca y Mg.

 

INB Ca-Mg actúa como mejorador de la estructura celular de las plantas (hojas, frutos, tallos) recubriendo los puentes de Ca y Mg de la pectina y lignina. Mediante esta tecnología, los frutos, hojas y tallos de las plantas se verán reforzados, mejorando su integridad y disminuyendo la aparición de fisiopatías relacionadas con la mala absorción de este elemento.

Composición: Nitrógeno (10%), Óxido de Calcio CaO (15%), Óxido de Magnesio MgO (2%), Boro (0,05%), Cobre (0,04%), Hierro (0,05%), Manganeso (0,1%), Molibdeno (0,001%), Zinc (0,02%).

Dosis: 4 – 6 L/ha (de 2 a 4 aplicaciones).

Comienzo de aplicación:

A partir de caída de pétalos (mayo-junio)

Repeticiones:  4 repeticiones cada 15 días hasta periodo de cuajado (julio).

Abono NK 3-31.

Fitonutriente indicado para la prevención y corrección de las carencias de potasio y para favorecer una óptima maduración y alcance de calidad de los frutos. Contiene en su formulación EDTA libre, que proporciona una mejor absorción del potasio por vía foliar.

Composición: Nitrógeno (3%), Óxido de potasio K2O (31%), Agente Quelatante (1%).

Modo de empleo: de 3 a 5 aplicaciones durante la fase de engorde y maduración (a partir de julio a septiembre cada 15 días).  En caso de mezclas con productos fitosanitarios sensibles al fenómeno de hidrólisis alcalina, se recomienda acidificar el caldo de aplicación hasta alcanzar un pH neutro o ligeramente ácido antes de la adición de este producto.

Dosis:

  • Foliar: 300  cc/hL. Cuando se utilicen agua de pH básico, añadir antes al caldo 250 cc de Spray pH Ideal por 1.000L de agua con el fin de obtener un caldo aproximado de pH 6-7
  • Riego localizado: 2 L/ha

 

 

Soluciones Sembralia para tus olivos jóvenes

En Sembralia Tienda de un amplio catálogo de productos para fertilización de olivar donde existe un gran abanico de posibilidades. Y además, tenemos a disposición de nuestros clientes un servicio gratuito de asesoramiento, mediante el cual el equipo de ingenieros agrónomos responderá a todas las preguntas que planteen relacionadas con la agronomía.

 

AUTOR: Ignacio Sánchez de Ibargüen  Ingeniero Agrónomo de Sembralia.


La Xylella Fastidiosa siempre ocupa un lugar predominante en los congresos de sanidad vegetal por su difícil erradicación


Hoy queremos hablar de un tema que nos preocupa especialmente, por lo complicado que es combatir a una plaga conocida en España y en buena parte de los países de cultivos mediterráneos. No afecta a una única especie, sino a varias muy diferentes, y su propagación causa gran daño económico. Hablamos de los cultivos que se echan a perder por culpa de la temida Xylella Fastidiosa.

¿Qué es y a qué cultivos afecta la Xylella Fastidiosa?

Esta bacteria que ataca las plantas, especialmente los olivos, trae de cabeza a buena parte de los agricultores españoles que luchan contra la Xylella Fastidiosa. El apelativo de ‘Fastidiosa’ le viene que ni pintado a esta bacteria que sufren muchos agricultores en España.

Actualmente, los cultivos que más se ven perjudicados por la Xylella son el olivo, el almendro, la vid, el ciruelo, el melocotón y algunos tipos de cítricos (en particular, el limonero). A pesar de que los esfuerzos en la investigación de la lucha contra la son muchos, hoy en día no hay insumo agrario o fitosanitario que pueda combatir esta enfermedad, en realidad no se ha descubierto aún qué puede acabar con esta bacteria.

Por eso, la Xylella Fastidiosa es una de las enfermedades de las plantas más temidas, dado que lo único que podemos hacer es matar a los vectores (o agentes transmisores) de esta enfermedad. Los agentes transmisores de la enfermedad son insectos que se alimentan del xilema de las plantas.

Para que se entienda fácilmente: el insecto que pica la planta, lo que hace es chupar el xilema. Y por eso la planta infectada adquiere la bacteria que permanece en las estructuras de alimentación del insecto. Y a su vez, lo transmitirá a la siguiente planta que pique para alimentarse. Por lo general, en caso de infección de un árbol te ves obligado a erradicar toda la plantación. El coste económico que esto supone hace que efectivamente sea una de las bacterias más ‘fastidiosas’.  

¿Qué es la Xylella Fastidiosa?

En primer lugar, hemos de conocer el tipo de enfermedad que está detrás de todos esos ataques a árboles de valor agronómico. La Xylella Fastidiosa es una bacteria.

Aunque, quizás lo más sorprendente, es que la transmisión es lo que causa el daño en la planta, porque la bacteria tiene que entrar de alguna manera en el cultivo en sí…

Concretamente es una bacteria fitopatógena, de la clase proteobacteria con gran potencial de daño en cultivos de valor agroalimentario (desde el laurel a la vid, pasando por el olivo o el ciruelo).          

La prevención es la mejor lucha contra la Xylella Fastidiosa

Precisamente, dado que la bacteria de la Xylella Fastidiosa se transmite por la picadura de insectos chupadores (los agentes o vectores) es difícil aislar la infección y evitar que se siga propagando.

A pesar de que no existen insumos agrarios específicamente indicados para prevenir la infección de la enfermedad Xylella fastidiosa (tanto en olivo, vid, limonero o almendro), gracias a las buenas prácticas agrícolas se puede paliar la aparición de esta bacteria.

Pero no sólo en el ámbito de la lucha contra esta plaga, las buenas prácticas agrícolas son una constante en el campo, que nos ayudará a mejorar en el día a día de nuestra explotación agraria.

Por ello, en cuanto a las prácticas que recomendamos para evitar la invasión por Xylella Fastidiosa, siempre incidimos en los siguientes puntos:

1. Es de vital importancia de tener el terreno libre de malas hierbas en la zona de cultivo desde marzo hasta noviembre (por ejemplo, mediante la aplicación de herbicidas)

2. Se debe hacer una buena gestión de los restos de poda, para evitar pudriciones y la proliferación de hongos, mohos y enfermedades

3. Se ha de tener un control de los vectores para prevenir su propagación contra esta peligrosa enfermedad de la Xylella Fastidiosa.


Productos recomendados para las buenas prácticas agrícolas, y el mantenimiento de suelos 

Herbicida Atila | 0,5 Litros (para jardinería)

El producto agrícola Atila (de Afrasa) es un herbicida sistémico no selectivo, bien absorbido por vía foliar translocándose incluso hacia las raíces. Actúa inhibiendo uno de los enzimas que controla la síntesis de aminoácidos aromáticos esenciales. Se inactiva en contacto con el suelo.

Usos y dosis autorizadas para todos los cultivos (en jardinería, envase 0’5 l.)
  • Agente: Malas Hierbas
  • Dosis l/ha: 3-10 L/ha
  • Agente: Malas Hierbas
  • Dosis l/ha: 5-10L/HA

 

Herbicida Touchdown Premium | 0,5 Litros

Se trata de un herbicida muy conocido de Synngental, que está formulado a base de Glifosato para malas hierbas de pequeño tamaño. Evita el crecimiento de gramíneas, dicotiledóneas y otras malas hierbas que puedan impedir el crecimiento de tus cultivos. Disponible en 4 paquetes de 0.5 litros de Touchdown.

Touchdown premium de Syngenta es un herbicida sistémico, no selectivo con el que controlar en postemergencia todo tipo de malas hierbas gramíneas y dicotiledóneas, anuales y perennes.

Usos y dosis autorizadas para todos los cultivos (en jardinería, envase 0’5 l.)
  • Para mochila de 15 litros: 250ml/mochila. (Dosis: 6L/ha)
  • Suministrar cuando no se esperen lluvias en 3-6h
  • Aplicar sin viento.
  • Aplicar a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • En general se recomienda tratar cuando las malas hierbas son pequeñas

¿Tienes más dudas? Tienda Sembralia te ayuda…

El equipo de expertos ingenieros agrónomos de Sembralia puede aconsejarle el producto adecuado y su dosificación, para mantener en buen estado el terreno de cultivo. Además, de esta forma se consigue frenar, en la medida de lo posible, la expansión de la Xylella Fastidiosa.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer artículos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

Los característicos olivos centenarios de España aúnan tradición y cultura, por eso son merecedores de formar parte de los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial

La FAO (la agencia de Naciones Unidas para la agricultura y el desarrollo) ha incluído a los olivos centenarios españoles en una selección de elementos y paisajes que deben ser considerados Patrimonio Agrícola Mundial. Con esta designación se busca reconocer y proteger a estos elementos naturales que por sus particulares características son un ejemplo de tradición, patrimonio cultural, biodiversidad, historia…

Nuestros olivos robustos, y con una historia que contar, sin duda deben formar parte de esa selección de la FAO, que recibe el nombre de «Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial» (SIPAM). Algunos sistemas agrícolas se encuentran actualmente amenazados por muchos factores, incluyendo el cambio climático y la presión creciente sobre los recursos naturales. Como consecuencia, se abandonan las prácticas agrícolas tradicionales y se produce una pérdida drástica de variedades endémicas y locales (por la sustitución de cultivos, que aporten más rendimiento económico). Por eso la FAO busca preservar estos sistemas agrícolas centenarios, ya que constituyen la base de las innovaciones y tecnologías agrícolas actuales y futuras. Su diversidad cultural, ecológica y agrícola es aún palpable en muchas partes del mundo en las que se conservan como sistemas singulares de agricultura, que en el caso de los olivos españoles sigue patente en buena parte del territorio.

SIPAM, la designación de la FAO como Patrimonio Agrícola Mundial

Los SIPAM están situados en lugares específicos del mundo, donde aportan de forma sostenible múltiples bienes y servicios, alimentos y unos medios de subsistencia seguros para millones de pequeños agricultores. Los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM) son paisajes agrícolas excepcionales que combinan:

  • Biodiversidad
  • Tradición e historia
  • Ecosistemas únicos y resistentes
  • y un valioso patrimonio cultural

Desde los olivos centenarios de España (o milenarios, en algunos casos) hasta arrozales en terrazas Filipinas, los SIPAM contribuyen a la seguridad alimentaria y a preservar medios de vida, albergan una rica y única agrobiodiversidad, preservan los recursos naturales utilizando conocimientos tradicionales, ofrecen oportunidades en el sector del agroturismo a las comunidades locales. Los SIPAM son el resultado del correcto equilibrio entre los humanos y la naturaleza. Pero los cambios climáticos, sociales y económicos los están poniendo en riesgo. La FAO trabaja para mitigar estas amenazas y destacar los beneficios de los SIPAM. Preservar estos sistemas agrícolas ancestrales es esencial para el futuro de la agricultura.

¿Sabías que…?
  • Hay 50 SIPAM ubicados en 20 países diferentes, entre los que están los olivos centenarios de España.
  • Además, hay 6 SIPAM (ubicados en China, Filipinas, Tanzania, Emiratos Árabes Unidos, Irán y Corea) que también son Patrimonio Mundial de la UNESCO.
  • Desde su inicio en 2002, el programa SIPAM ha construido una sólida reputación local e internacional en los campos del patrimonio agrícola y el desarrollo agrícola.
  • Algunos sitios de SIPAM en China han adoptado nuevas tecnologías mediante la participación de empresas de comercio electrónico como Alibaba para promocionar sus productos de patrimonio agrícola a raíz de la denominación de la FAO.
Los olivos centenarios españoles se han ganado ser parte del Patrimonio Agrícola Mundial por su tradición y belleza.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]