Entradas

Breve diccionario de términos para acercarse a la transformación digital de la agricultura

En los últimos años se han perfeccionado diversas tecnologías de naturaleza digital, que en estas circunstancias que actualmente vivimos están demostrando ser tremendamente eficientes. De hecho, cualquiera de ellas, por sí sola, hubiera supuesto una verdadera revolución, pero es que además esas tecnologías en su conjunto están demostrando que son capaces de mejorar el sistema que conocíamos hasta ahora. El sector primario, tan castigado por el sistema, se encuentra ahora en posición de salir triunfante de esta crisis precisamente gracias a las nuevas tecnologías

Todo esto nos lleva a pensar que no estamos en una era de cambios, sino un verdadero cambio de cambio de era. Las circunstancias obligan, ahora más que nunca, a adaptarse a los nuevos tiempos. Sabemos que el ser humano, en general, suele ser reacio a los cambios, pero debemos tener en cuenta que en muchas ocasiones los cambios traen importantes ventajas y mejoras, como se está demostrando. 

El sector de la agricultura es precisamente uno de los segmentos que más se puede beneficiar de la transformación digital, pero es normal que al acercarnos a las nuevas tecnologías nos encontremos con términos complejos que nos alejan de ellas. Es el momento de pararnos a pensar en qué es realmente la digitalización, qué mejoras propone y en qué consisten estas nuevas tecnologías que tantos beneficios pueden aportar al sector agroalimentario. En unas pocas líneas vamos a aproximarnos a algunos conceptos que son fundamentales para todos aquellos que quieren saber más de la digitalización del sector agrario

1. Big Data: mucho más que recoger datos 

Partamos de la base: tradicionalmente el cultivo de la tierra se hacía por intuición, y acumulando la sabiduría obtenida a través de muchos años de labranza. Digamos que el conocimiento se transmitía de generación en generación de manera directa, verbalmente y de padre a hijos. Esto no sólo pasaba en el campo, también en el comercio se repetía una frase: “hacer las cosas como toda la vida”. ¿Y cómo se conseguía esa experiencia para saber hacer las cosas bien? Pues a través del tiempo y del ensayo (con un sistema muy elemental de prueba y error, o lo que es lo mismo: analizando la causa-efecto). Ese es precisamente el conocimiento que nuestros antepasados tenían en el cabeza, la sabiduría popular basada en sus experiencias.  

Nuestros abuelos analizaban lo que le ocurría al campo (mediante la observación) y detectaban su causa (hacían su diagnóstico). Y en base a ello, decidían qué iban a hacer al día siguiente (prescribían la actividad) con la esperanza de tener un buen resultado en el futuro inmediato (predecir la cosecha). Quizás sorprenda saber que el Big Data se basa precisamente en eso: es un sistema para observar, diagnosticar, prescribir y predecir. 

Y es que cuando hablamos de Big Data nos estamos refiriendo a la capacidad de obtener, clasificar, gestionar y optimizar millones de datos para (con aquellos que son apropiados) obtener una información provechosa con un gran valor. Se podría decir que hoy en día hemos perfeccionado estos conocimientos (y el método de nuestros abuelos) gracias a la acumulación de datos, y aplicando técnicas científicas. Por eso, son muchas las explotaciones agrícolas que a día de hoy cuentan con sensores de campo para observar, diagnosticar, prescribir y predecir. 

2. IoT: Internet de las cosas 

Como su nombre indica, el llamado Internet de las Cosas (IOT) es simplemente permitir que los objetos (las cosas) funciones autónomamente gracias a Internet, y otros elementos tecnológicos. Pensemos en las estaciones meteorológicas, los sistemas de guiado por Internet, monitorización del riego, o el mapeo de las explotaciones. 

Estamos hablando de poner sensores en casi cualquier cosa, para que sean capaces de recoger información y transmitirla electrónicamente de manera autónoma. (Imaginad la camiseta de un deportista que pudiera captar datos sobre el rendimiento, las pulsaciones, sudoración, etc. del corredor que la lleva puesta). Esos objetos ahora digitalizados, captan muchos datos, pero sin un buen análisis y estructuración, no nos sirven para nada. Ese estudio posterior es el llamado data analitycs, que es imprescindible para llegar a conclusiones concretas. 

3. Inteligencia Artificial 

La mente humana tiene una capacidad limitada. Y sabemos que, a la hora de analizar datos, no puede recoger, almacenar y analizar millones de datos (a veces en microsegundos). Sin embargo, la mente humana ha sido capaz de desarrollar una máquina que sí lo consiga, hablamos ahora de la inteligencia artificial.  

La IA es el apelativo genérico que se da a una serie de tecnologías que sirven para emular capacidades que tradicionalmente estaban ligadas de manera exclusiva al intelecto humano. Pero, por ser más concreto, la inteligencia artificial no son más que programas y procesadores, creados por el hombre, capaces de analizar, aglutinar, diferenciar y clasificar datos. Pero no solo eso, a día de hoy la inteligencia artificial permite a la maquinaria incluso autoprogramarse, para ayudarnos y dar soporte en ese proceso de obtención de información.  

4. Machine Learning 

Hoy a través del aprendizaje automático de los ordenadores, ellos mismos pueden agrupar y estructurar datos para definir pautas y tendencias con las que después hallar soluciones por sí solos. Por así decirlo, los ordenadores son inteligentes porque detectan patrones, y proponen alternativas. Los robots son el primer ejemplo que nos viene a la mente al pensar en el aprendizaje de las máquinas. Lo cierto es que ahora no tenemos que pensar en los robots como unos muñecos de metal hechos a imagen del hombre, sino que robots son también esas máquinas autónomas que son capaces de mapear un terreno sin ni siquiera estar conducidos ni guiados, sino autónomamente, gracias al machine learning

En la revista de Asaja Nacional (correspondiente al mes de Abril de 2020) encontráis este y otros artículos interesantes sobre agricultura y ganadería).


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


Inauguración del VII Foro Nacional de Desarrollo Rural (Feria de Zaragoza)

La agroformación ha sido la principal demanda del VII Foro Nacional de Desarrollo Rural que se ha celebrado en Zaragoza, en el marco del FIMA.

Numerosos agricultores y profesionales han coincidido en que para dar un impulso al sector agroalimentario es fundamental apostar por la formación en todos los ámbitos. Y es que la demanda fundamental desde las explotaciones, universidades y empresas es que falta adaptarse a los nuevos tiempos, con una formación adecuada a la transformación digital, que ya está aquí. Tanto es así que en el VII Foro de Desarrollo Rural, que se ha realizado bajo el lema, «La formación en el sector agroalimentario», casi todos los agentes han coincidido en que se ha de destinar más recursos a la formación agraria.

Inauguración del VII Foro de Desarrollo Rural

La jornada ha comenzado con una conferencia para poner en valor el término de la agroformación, porque se está demandando un cambio inminente con la digitalización (una de las claves para revertir la crisis del sector) pero es necesario que en ese cambio los protagonistas estén preparados con la formación adecuada. Así lo han considerado los participantes de la mesa inaugural:

Por su parte, Isabel Bombal Díaz, Directora General de Desarrollo Rural, quiso resaltar el impulso que realizan en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de actividades formativas para los profesionales del sector agroalimentario. Especialmente quiso poner el foco en las mujeres del medio rural, teniendo en cuenta la proximidad del 8 de marzo (Día de la Mujer).

La directora general de Desarrollo Rural resaltó la importancia de la transferencia de conocimiento como elemento clave para el fortalecimiento del medio rural
Formación de ámbito universitario

Llegado el turno de las universidades, los profesionales han coincidido en que los aspectos técnicos relacionados con el sector agropecuario necesitan ahora, más que nunca, una formación universitaria que sea garante de todos los principios.

Una formación adecuada, debe responder a las necesidades reales y debe estar en continua actualización. El objetivo de la formación es obtener profesionales competentes que ofrezcan soluciones y ventajas competitivas con los productos obtenidos del sector agroalimentario y al mantenimiento y mejora del medio rural y del medioambiente. Y debe ser capaz de aportar los  elementos necesarios para una transferencia de conocimientos eficaz.

Rosa Gallardo Cobos. Directora de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes en Universidad de Córdoba

Además, los casos prácticos de éxito en cuanto a procesos de formación que se han visto en este VII Foro de Desarrollo Rural han mostrado cómo la transferencia de conocimientos en el sector agroalimentario juega un papel esencial en la innovación del sector, es un paso necesario para continuar en esta línea de trabajo. Así lo han manifestado los ponentes de la mesa de debate:

El Foro Nacional de Desarrollo Rural que organiza el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco en colaboración con otras entidades, entre ellas el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se celebra cada dos años y en  esta séptima edición ha estado dedicada a la formación en el sector agroalimentario y en el medio rural.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


Según publica la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), los jóvenes de todo el mundo se alejan – cada vez más – de la agricultura. Y es que se trata de un sector que tradicionalmente requiere labores manuales arduas y ofrece bajos salarios, por eso la agricultura no suele atraer a las nuevas generaciones, que en general prefieren probar suerte buscando trabajo en las ciudades.

Sin embargo, la agricultura cuenta con el mayor potencial entre todos los sectores para reducir la pobreza, por ejemplo en el África subsahariana, donde más del 60% de su población de 1 200 millones de personas tiene menos de 25 años. Este creciente número de jóvenes necesita empleos provechosos. Y la alimentación y agricultura —quizás replanteadas—, tienen el potencial de ofrecérselo.

La innovación es la clave

Existen ya nuevas formas de trabajar en la agricultura que aprovechan los avances digitales y tecnológicos, haciéndolos más eficientes y —nada desdeñable—, proporcionando nuevas oportunidades y servicios para los jóvenes empresarios. Presentamos a continuación cinco ejemplos de cómo aprovechar el potencial de la tecnología digital puede revolucionar la agricultura.

1.- Drones – Algunas estimaciones sugieren que el sector de la alimentación y la agricultura será el segundo mayor usuario de drones en el mundo en los próximos cinco años. La FAO ya ha utilizado drones en muchos países para recopilar información detallada y en tiempo real sobre los retos alimentarios y agrícolas —como el de desastres naturales— y la evaluación posterior de los daños.

Chico joven controla un dron blanco en un cultivo | sembralia
La FAO ha estado utilizando drones para evaluar el riesgo de desastres naturales o el estudio posterior de los daños. ©Veejay Villafranca/NOOR para FAO

2.- Aplicación del Sistema de seguimiento y alerta temprana para el gusano cogollero (FAMEWS) – El gusano cogollero es una plaga devastadora que destruye el maíz y otros cultivos importantes en áreas de América, África y Asia. Tan solo los agricultores son capaces de combatir la plaga con éxito sobre el terreno. Por este motivo la FAO ha desarrollado una herramienta para procesar los datos obtenidos por los campesinos en sus fincas. La información procesada por la aplicación se transfiere a una plataforma global basada en la web y se analiza para proporcionar informes de situación en tiempo real, calcular los niveles de infestación y sugerir medidas para reducir el impacto de la plaga.

3.- Aplicación Nuru Junto con FAMEWS, la FAO y la Universidad Estatal de Pensilvania han desarrollado una aplicación complementaria llamada Nuru que, cuando se utiliza junto a una planta dañada, puede confirmar de forma inmediata si el gusano cogollero es responsable del daño. Nuru combina el aprendizaje automático y la inteligencia artificial. Se ejecuta dentro de un teléfono Android estándar y puede también funcionar sin conexión. Además del inglés, Nuru pronto podrá hablar también francés, swahili y twi y va aprendiendo nuevos idiomas con el paso del tiempo para llegar mejor a los agricultores en sus propias lenguas. Nuru pronto estará vinculado a FAMEWS, donde todos los datos serán validados por los coordinadores nacionales de la plaga del gusano cogollero y almacenados en una plataforma global basada en la web.

4.- Aplicación Abalobi – Abalobi, que en la lengua xhosa significa “pescador”, es una aplicación móvil para pescadores en pequeña escala que registra qué pescado capturaron, cuándo, dónde, usando qué método y por cuánto lo vendieron. Toda esa información se almacena en la aplicación y se pone a disposición de otros pescadores. Actualmente hay 30 000 pescadores artesanales en las costas de Sudáfrica que viven del mar, en una delgada línea entre la pesca comercial y la de subsistencia. Al elaborar su propio conocimiento sobre la pesca, ayudan a crear comunidades resilientes, en especial frente al cambio climático.

Grupo de personas miran su telefono movil en circulo | sembralia
La FAO ha desarrollado cuatro nuevas aplicaciones para ofrecer a los agricultores información en tiempo real sobre la meteorología, cuidado del ganado, mercados y nutrición. ©FAO/Alioune Ndiaye

5.- Aplicaciones de Servicios agrícolas– Cuatro nuevas aplicaciones ofrecen a los agricultores servicios en tiempo real a través de información sobre meteorología, cuidado del ganado, mercados y nutrición. La aplicación de meteorología y calendario agrícola combina información sobre pronósticos meteorológicos y calendarios de cosechas, proporcionando una alerta temprana de riesgos potenciales. La aplicación de curar y alimentar a su ganado ayuda a reducir las pérdidas, al proporcionar información sobre el control de enfermedades animales y las estrategias para su alimentación. AgriMarketplace permite a los agricultores obtener mejor información sobre los proveedores para la compra de materias primas, los mercados para vender sus productos y los precios de mercado. e-Nutrifood ofrece recomendaciones a la población rural para producir, conservar y consumir alimentos nutritivos.

Las tecnologías digitales forman ya parte de nuestro presente, y la innovación es imprescindible para el futuro. Nuevas ideas de nuestros jóvenes y de organizaciones, universidades y empresas de todo el mundo están ayudando a aprovechar el potencial de la alimentación y la agricultura para reducir la pobreza, reducir la brecha rural, emplear y empoderar a los jóvenes y brindar un acceso equitativo a la información, la tecnología y los mercados. La FAO está creando y promoviendo estas soluciones innovadoras para hacer frente a los desafíos cada vez más complejos a los que se enfrentan la alimentación y la agricultura del futuro.

Enlace al artículo: http://www.fao.org/fao-stories/article/es/c/1149705/


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


Agricultor tractor mecanizado

Principales conclusiones de la Jornada “Talento y Sostenibilidad: el reto del cambio climático”

La necesidad de tener perfiles profesionales diversos y multidisciplinares en las empresas industriales para afrontar la crisis climática es una de las principales conclusiones de la Jornada “Talento y Sostenibilidad: el reto del cambio climático”, que se celebró dentro del marco de la Cumbre del Clima COP25, organizada por ENISA y EOI en el Ministerio de Industria, Comercio e Industria.

Durante el evento se han tratado temas directamente relacionados con la crisis climática como la economía baja en carbono, la economía circular, las energías renovables y digitalización y el emprendimiento sostenible. Las personas participantes en la jornada han coincidido en que es necesario que los perfiles profesionales sean transversales para poder afrontar la crisis climática. Especialistas en ingeniería, física, química, economía, leyes y periodistas son los profesionales más necesarios.

En la apertura de la jornada, Galo Gutiérrez, director general de Industria y de la PYME, resaltó que en la actualidad la industria tiene dos grandes condicionantes para su evolución y desarrollo: la digitalización y la descarbonización. Estos obligan a las empresas industriales a acometer una innovación sostenible para competir y no perder posiciones y mantener la capacidad de generar de empleo sostenible de calidad e industrial.

Principales conclusiones de la jornada

José Bayón, CEO de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) apuntó que la emergencia climática, junto con la digitalización y los nuevos retos sociales nos han hecho conscientes de que la innovación y la sostenibilidad deben avanzar juntas hacia un nuevo modelo productivo que mejore la competitividad para generar nuevas oportunidades de negocio. Según Bayón, a raíz de la revolución tecnológica que ha tenido lugar en la primera parte del siglo XXI, nos encontramos en un intervalo de inestabilidad y cambios. Tras un periodo de madurez en el que aprendamos a dominar las herramientas tecnológicas, esta revolución llegará al final de su ciclo cuando seamos capaces de usar la tecnología para generar el beneficio de nuestra sociedad y nuestro planeta. Asimismo, el consejero delegado puso como ejemplo varias de las empresas comprometidas con la sostenibilidad, a las que ENISA, en su apuesta por una financiación con impacto positivo, ha dado visibilidad durante la COP25. Asimismo, remarcó igualmente, la importancia de la formación en los nuevos sectores para afrontar este reto.

Marcos López–Brea Baquero, doctor en Ingeniería Medioambiental y Economista y profesor de EOI trató aspectos sobre Economía baja en carbono, destacando que la Escuela de Organización Industrial lleva más de nueve años abordando e impartiendo esta materia en sus distintos programas de posgrado. Resaltó que es importante diferenciar entre las emisiones de CO2, que afectan a todo el planeta y los contaminantes locales, que se dan principalmente en las ciudades. López-Brea apeló a la responsabilidad de los gobiernos en el desarrollo de políticas energéticas de impacto para reducir las emisiones, a la responsabilidad de las empresas en la forma de producir y utilizar energía procedente de recursos no fósiles y al compromiso de la ciudadanía para abandonar el consumo de productos que carbonizan el planeta, ya que tenemos un tiempo limitado para conseguir reducciones de emisiones significativas.

Transversalidad profesional para afrontar el cambio climático

Nicola Cerantola, fundador y CEO de Ecologing, destacó que la Economía Circular es un modelo transitorio para movernos a un nuevo modelo económico que nos ayudará a conformar un sistema basado en productos ecodiseñados en su concepción. Para este cambio de modelo se necesitan profesionales especialistas y generalistas que sepan moverse en un entorno inestable y de incertidumbre apoyado en los avances tecnológicos que nos ayudarán a afrontar la emergencia climática. Asimismo, comentó que las empresas deben estar preparadas para recibir a este tipo de profesionales que desafiarán el status quo a través de ideas innovadoras.

Germán Jiménez Gómez, senior Operations manager de MIBGAS, basó su exposición en el mercado energético español; destacando que el gas natural es la energía de transición para la descarbonización. Además, también subrayó que nuestro país es líder en la gestión de energías renovables e infraestructuras energéticas y que nos encontramos ante una próxima revolución energética en la que el principal protagonista será el autoconsumo.

En su intervención, Asier Sopelana Asategui, socio de Factor Ideas for Change, resaltó que la urgencia climática ha generado ya 500.000 empleos en todo el mundo, que esta cifra se triplicará durante los próximos 10 años y que el futuro profesional de la ciudadanía requerirá en encontrar un empleo verde. Además, Sopelana puntualizó que las competencias para afrontar la emergencia medioambiental deben ser transversales ya que para atender los aspectos de mitigación y adaptación se necesitan especialistas en ingeniería, economía, física, comunicación y periodistas.

Mauricio Mingorría Martínez, gerente en CYTSA considera que la gestión del agua es una de las materias determinantes en la acción contra la crisis climática y su no aplicación se considera uno de los cinco riesgos mundiales más importantes según el World Economic Forum. Comentó que el uso inteligente del agua se basa en la gestión de inundaciones y de sequías y escasez y en la planificación hidrológica. Mingorría coincidió con el resto de especialistas en que para abordar estos tres tipos de tareas es necesario contar con perfiles profesionales muy diversos provenientes del sector de la ingeniería, la economía, la química y del periodismo que, después de realizar su grado, buscan especializarse a través de programas de postgrado, como los másteres relacionados con la gestión ambiental y la sostenibilidad.

Sobre ENISA, Empresa Nacional de Innovación

La Empresa Nacional de Innovación es una sociedad pública dependiente de la Dirección General de Industria y Pyme (Secretaría General de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo) que desde 1982 participa activamente en la financiación de proyectos viables e innovadores, impulsados por pymes y emprendedores. El universo de empresas que se dirigen a ENISA buscando financiación para su proyecto empresarial es muy amplio, con presencia en todos los sectores y en todas las Comunidades Autónomas.

Los préstamos participativos de ENISA no exigen más garantías que las del propio proyecto empresarial y un equipo gestor solvente, con importes que van desde los 25.000 euros a un millón y medio. La cartera histórica de ENISA supera los 6.400 préstamos en más de 5.800 empresas por un importe total de cerca de mil millones de euros.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, ha participado hoy en el evento paralelo “ODS 2: vinculación de las acciones de innovación tecnológica y cambio climático para un mundo libre de hambre, desnutrición y pobreza”, organizado por la FAO en el marco de la COP25, donde ha explicado cómo está abordando España la innovación tecnológica y las acciones contra el cambio climático en la agricultura.

El ministro ha expresado la necesidad de llevar a cabo una profunda transformación de los sistemas agroalimentarios para hacer frente al doble desafío de erradicar el hambre y la pobreza, y luchar contra el calentamiento global del planeta. Para ello, se hace preciso encontrar soluciones sostenibles en las tres dimensiones: económica, social y ambiental.

Para ello, ha señalado la investigación, la innovación y las nuevas tecnologías como una gran oportunidad para conjugar el doble reto de incrementar la productividad y la sostenibilidad de la agricultura. También ha asegurado que la transferencia del conocimiento debe jugar un papel muy relevante en aspectos como la gestión de los riesgos inherentes a la actividad agraria.

COMPROMISO CON LA INNOVACIÓN

Planas ha expresado el claro compromiso del Gobierno de España con la innovación en el sector agroalimentario, forestal y en el medio rural, a través de la utilización de las nuevas herramientas digitales, tanto para seguir avanzando en competitividad y sostenibilidad, produciendo más con menos, como para hacer frente al reto del despoblamiento que afecta a buena parte de los territorios rurales.

En este sentido, el ministro ha destacado que España es uno de los países de la Unión Europea que más ha apostado por la iniciativa europea para una agricultura sostenible y competitiva, a través de los Grupos Operativos de Innovación.

A través del Programa Nacional de Desarrollo Rural, España cuenta con una línea de apoyo financiero para fomentar el empleo de soluciones innovadoras en el sector agroalimentario, forestal y en el medio rural, con un presupuesto de más de 57 millones de euros. Hasta ahora, esta iniciativa ha permitido la creación de 177 grupos operativos y la ejecución de 69 proyectos innovadores en el sector de la agricultura y la producción de alimentos. 

Asimismo, Planas se ha referido a la aprobación, en el mes de marzo pasado, de la Estrategia de digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural, que impulsa el Gobierno de España para reducir la brecha digital, fomentar el uso de datos e impulsar el desarrollo empresarial.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


Mapas de fertilidad

A través de iniciativas como la del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León se consigue acercar las innovaciones digitales al agricultor.

Cuando hablamos de digitalización nos referimos a la adecuada implantación de las nuevas tecnologías en el sector agrario, que es el que nos ocupa. La transformación digital es precisamente eso. Queremos facilitar el trabajo en el campo con la ayuda de herramientas y servicios digitales. Son las llamadas nuevas tecnologías que nos hacen la vida más fácil en el sector agro.

El agricultor siempre está pendiente de dar un paso más, y por eso debe contar con el apoyo de entidades publicas y privadas que le apoyen en el proceso de adopción tecnológica. En Cefetra Digital Services hemos comprobado que en muchas ocasiones el desconocimiento y falta de formación son la primera y más alta barrera de entrada de las nuevas tecnologías en el campo. Por eso, iniciativas como la del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) nos parecen tan interesantes. En este breve vídeo nos explican algunos conceptos sobre las nuevas tecnologías junto con ejemplos reales de casos de éxito.

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) desarrolla una serie de programas en los que participan técnicos agrícolas especializados en nuevas tecnologías. Conscientes de la importancia de la digitalización en el sector agrario se están realizando una serie de proyectos innovadores con la cooperación de agricultores y otras entidades para ir asimilando y realizando una transformación tecnológica absolutamente necesaria.

ITACyL: Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León

El ITACyL tiene como objetivos potenciar la actividad del sector agrario y de sus industrias de transformación. Actúa en áreas básicamente tecnológicas como son la investigación, la certificación de calidad, el desarrollo de infraestructuras o la promoción de iniciativas de desarrollo. El sector agrícola de Castilla y León lidera en diversos cultivos tanto en superficie como en producción a nivel nacional y contribuye, en gran medida, a la producción agraria española, donde predominan los cultivos extensivos. Tanto la climatología de esa región como el hecho de que las tierras de secano representan el 83% de la superficie cultivada, condicionan las alternativas de cultivo, destacando el cereal como cultivo mayoritario (también el industrial). El 16,2% de la superficie cultivable corresponde a regadío, porcentaje que ha ido aumentando en los últimos años como consecuencia de una importante labor de modernización de infraestructuras de riego por parte de la Junta de Castilla y León. También para rentabilizar estos cultivos, se buscan alternativas y se tiene muy presente el cambio climático y la posibilidad de agua y riego en los próximos años.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


El primer sábado de octubre es el día elegido para concienciar sobre el uso del agua.

En el año 1992, la AIDIS (Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria), la CWWA (Asociación Caribeña de Agua y Aguas Residuales) y la OPS (Organización Panamericana de la Salud) iniciaron la celebración del Día Interamericano del Agua. Ya en el año 2002, se incorporó a esta iniciativa la Organización de los Estados Americanos (OEA) y, posteriormente, otras entidades y organismos secundaron esta jornada.

Esta jornada se conmemora el primer sábado de octubre, con el fin de concienciar sobre el uso del agua. Pero no solo eso: tiene como propósito sensibilizar a la población sobre la importancia de la protección de la salud humana y el bienestar, tanto individual y colectiva, dentro de un marco de desarrollo sostenible, mediante la mejora de la gestión del agua. Para ello, incluye medidas de prevención, control y reducción de enfermedades relacionadas con el agua, tal y como señala la OPS.

El Día Interamericano del Agua se centra no solo en concienciar sobre el consumo responsable del agua, sino en la salubridad y la sostenibilidad de los recursos hídricos, fundamentales en el sector agroalimentario. Cuando hablamos de cultivos que se nutren del agua, inmediatamente pensamos en el regadío, pero también las extensiones de secano deben usar (más si cabe) de manera sostenible el agua que reciben.

Las nuevas tecnologías en la gestión del agua

La gestión del agua puede encontrar una importante ayuda en la digitalización y las nuevas tecnologías para optimizar este importante recurso. Sin ir más lejos, soluciones como Variable Rain nos permiten saber con exactitud la cantidad de agua que necesita una planta para así no malgastar ni una gota. Este servicio digital que ofrece Sembralia funciona combinando el estado de la planta con las predicciones meteorológicas. Así sabemos con exactitud qué cantidad de agua necesita cada terreno, independientemente de su extensión o el tipo de cultivo que haya plantado en él.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


La tecnología ha transformado la forma de comunicarnos, de informarnos, y también de transaccionar: de comprar y de vender.

En los últimos años se han perfeccionado diversas tecnologías de naturaleza digital. Cualquiera de ellas, por sí sola, hubiera supuesto una verdadera revolución, pero en realidad existe una conjunción de tecnologías que realmente nos llevan a pensar que no estamos en una era de cambios, sino un verdadero CAMBIO DE ERA.

En nuestra industria tendemos a decir que la transformación digital no nos afectara demasiado, que esto es un negocio de personas, tradicional y que por supuesto tenemos que adaptar algunas cosas pero que no se deberían producir grandes cambios.

Algo parecido pensaban grandes compañías como Kodak, o grandes monstruos de la distribución, como la cadena de almacenes más grande del mundo, la americana SEARS, hoy quebrada. En realidad, hemos visto sectores en los que se ha cambiado completamente la forma de actuar, dejando fuera a las compañías que no lo supieron aceptar o que simplemente no supieron adaptarse.Hablamos de industrias como la distribución al por menor, las agencias de viajes, la publicidad, el inmobiliario, la prensa… Ellos también pensaban que no les iba a afectar, como muchos también lo dijeron en nuestro sector: el agroalimentario.

Sin embargo, hoy sabemos que las nuevas tecnologías, las nuevas formas de comunicación y la sociedad global, hacen de este es un proceso imparable, la conectividad, la comunicación, la capacidad para analizar datos, pero (y sobre todo) la movilidad, que lo ha puesto todo al alcance de cada uno de nosotros y nuestros smartphones.

De ayer a hoy 

Ya en el año 1967, Roger Moore publicó su famosa ley por la que preveía que el tamaño de los transistores (los chips) se reduciría a la mitad cada dos años aproximadamente (es decir, la capacidad de computación y la velocidad se duplicarían cada dos años). Y se ha cumplido. Es más, creemos que con la computación cuántica seguirá duplicándose, y los ordenadores (dentro de unos pocos años) serán un millón de veces más potentes que hoy… (y eso hará que la tecnología sea más barata y accesible para todos.)

Gracias a ello aparecen nuevas herramientas que hoy nos permiten captar y analizar gran cantidad de datos (eso es el llamado Big Data). Captamos múltiples datos, tanto internos, como externos.

El llamado Internet de las Cosas (IOT) no es más que la sensorización de distintos dispositivos, que nos permiten recoger datos, datos que hay que filtrar y seleccionar, realmente lo importante no solo son los datos sino lo que se llama data analitics.

Para ello, para poder analizar millones de datos (a veces en microsegundos) necesitamos hacerlo a través de programa y procesadores que incluso se autoprograman: la llamada inteligencia artificial.

Obviamente todos estos cambios, este futuro del que hablamos, no aparecerán de un día para otro, aunque la tecnología ya está disponible. Existe un proceso de maduración no solo de la tecnología, sino de los actores para que esto se generalice. Quizás vayamos poco a poco, y un día todo habrá cambiado sin apenas darnos cuenta. Pero, sin duda, tenemos que estar preparados, atentos a lo que pasa para adaptar nuestro modelo de negocio al futuro y no verlo como una amenaza, ni como un miedo.

En un primer momento se dijo que la Revolución Industrial destruiría el empleo, cuando realmente lo maximizó. Hay que ser optimistas digitales, porque todas estas tecnologías generarán más riqueza, más calidad de vida y, en definitiva, un entorno de trabajo y una sociedad más sostenible y mejor.

Daniel Martínez, CEO de Sembralia.

*Este texto es un extracto de la conferencia impartida por Daniel Martínez en la Bolsa Internacional de Cereales del Duero, el pasado 12 de septiembre de 2019, en Valladolid.


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos


Tienes todavía unos días para rellenar la encuesta Asaja y entrar en el concurso.

Ordenador portatil y agro | sembralia

España es uno de los países con mayor despliegue fibra óptica, con más de 35 millones de accesos (80%), aunque el reparto no es equitativo[1].

En las zonas rurales, aproximadamente el 60% de los hogares no cuentan con conexión de banda ancha (mayor a 30Mbps). La UE también ha expresado su visión en materia de banda ancha, y prevé que todos los hogares europeos deberían estar cubiertos por redes digitales capaces de proporcionar una conectividad de 100 Mbps, de aquí a 2025.

Para alcanzar los objetivos en términos de conectividad, será necesaria una inversión total (privada y pública) de alrededor de 500 mil millones de euros hasta 2025.

Por tanto, la revolución tecnológica que plantea la transformación digital se convierte en una ventana de oportunidad en todos los sectores (y en el agrícola, en particular, ya que se trata de la industria menos digitalizada.

Según refiere el Indice de Oportunidad Económica Digital (DEO) desarrollado por Accenture, acelerar la transformación digital podría incrementar el PIB de España en 48.500 millones de dólares adicionales en 2021, un 3.6% más de lo previsto[2]).

El cambio de paradigma que propone la transformación digital está provocando que – de nuevo – el sector agrícola acumule cierto interés por jóvenes que están empezando a ver la repoblación rural como posibilidad de futuro. De hecho, el sector agroalimentario español está constituido por unas 900.000 explotaciones agrarias y más de 28.000 industrias alimentarias, de las que más del 95% son PYMES. Su liderazgo en los mercados mundiales, su potencial exportador (con más de 50.000 millones de valor exportador en el último año móvil), su contribución a la creación de riqueza y empleo (2 millones de puestos de trabajo), su condición de ser la principal actividad económica en el medio rural, y su directa relación con el éxito de otros sectores como el turístico y el sector servicios, lo convierten en un sector estratégico para nuestra economía.

En definitiva, la tecnología que ha sido testada con éxito en diferentes países cuenta en España con un importante campo de desarrollo, lo que se traduce en una reducción de costes, optimización de recursos y maximización de beneficios. La adopción temprana de tecnologías va a ser un marcador claro de desarrollo de la riqueza en el campo. Los países que se queden atrás se verán desfavorecidos por dinámicas competitivas nuevas que les dejarán escaso margen de maniobra.

Desde el punto de vista territorial y social, el medio rural español ocupa el 84% del territorio pero, en él, sólo habita el 16% de la población.

En la península ibérica hay 66.000 km2 de territorio continuo con densidades de población inferiores a los 8 habitantes/km2, lo que la Unión Europea cataloga como, “regiones escasamente pobladas”. En el caso del trabajo en el campo, su atractivo principal reside en la variedad de nuevos trabajos que ofrece el entorno digital (al ser menos exigentes, lo que supone una indiscutible mejora frente a la agricultura tradicional). Las nuevas tecnologías agrarias ofrecen un buen balance entre calidad del trabajo y calidad de vida que resulta especialmente interesante para los jóvenes.

[1] https://www.elindependiente.com/economia/2018/05/27/la-espana-desconectada/

[2] https://www.accenture.com/_acnmedia/PDF-59/Accenture-Strategy-Digital-Transformation.pdf#zoom=50

[3]  Aproximado según estudio de mercado: 2.000€ fijos (web) y 200 anuales (alojamiento)


¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos