¿Cómo es la tecnología que ahorra agua?

A través de herramientas que se sirven de la IA (Inteligencia Artificial) o las imágenes por satélite, se consigue un sistema de riego personalizado con prescripciones por parcela.

En Sembralia trabajamos para potenciar la industria agrícola española, e impulsar el desarrollo digital del sector agropecuario. Y es que cuando hablamos de digitalización, el sector agroindustrial no se puede quedar atrás, ya que supone nada menos que un 11% del PIB (por ejemplo y en comparación, el sector de la automoción supone un 8%, para que nos hagamos una idea del volúmen que representa el sector agronegocios en España).

Por eso, en lo que estamos trabajando es en la implantación de nuevas tecnologías que nos permitan trabajar con información personalizada para los agricultores que les permita aplicar la agricultura de precisión a bajo coste. Se trata de un proyecto pionero en monitorización de riego y rendimiento agrícola, gracias a la última tecnología desarrollada por el grupo BayWa AG.

A través de este tipo de herramientas digitales se consigue un sistema de riego personalizado con prescripciones por parcela.

Cabe destacar que está previsto que en 2023, esta tecnología de la que hablamos, y que ahora parece ciencia ficción, sea un sistema personalizado de prescripción de riego para cada parcela basado en imágenes por satélite completamente implantado en la agricultura española. Gracias a una nueva generación de instrumentos de teledetección (actualmente en desarrollo) y los mapas de prescripción inteligentes, seremos capaces de responder con agilidad a las necesidades de los agricutores y ganaderos de nuestro país.

Tecnología que ahorra recursos

Más concretamente, a la ahora de ahorrar agua, las recomendaciones de riego Variable Rain son especialmente importantes para los agricultores de nuestro país.

Estas nuevas tecnologías se basan en un modelo predictivo de las necesidades hídricas del cultivo. Variable Rain cuenta con una monitorización y evolución de su estado mediante la misma tecnología que la de los sensores montados en tractores.

En definitiva: un sistema de riego personalizado con prescripciones por parcela permite diseñar un plan de acción sobre la explotación que:

  • Racionalice el consumo de agua evitando el despilfarro, considerando las necesidades reales de la planta.
  • Utilice los umbrales de estrés hídrico de la planta como un factor más dentro del plan, para distribuir las aplicaciones de riego de forma eficiente en el tiempo y racionalizar el consumo energético del sistema de riego
  • Sectorice las aplicaciones de agua según zonas en las que el cultivo se encuentre en el mismo estado, elaborando un mapa de prescripción

Por todo ello, a través de este tipo de herramientas digitales se consigue un sistema de riego personalizado con prescripciones por parcela. Así lograremos una gestión inteligente del regadío para maximizar los recursos hídricos y energéticos.