¿Por qué es importante para nuestros animales poner el foco en el calor y la humedad?

Hoy os vamos a dar una serie de tips (consejos o pautas) para velar por el bienestar animal de nuestro ganado, precisamente en las jornadas que vienen en los próximos meses. 

En primero lugar, debemos de tener claro que de mayo a octubre (de primavera a otoño) se producen un gran aumento de casos en diferentes tipos de animales que sufren estrés por calor, lo cual merma no sólo en la producción, sino en la calidad de vida del ganado, que incluso puede entrar en situaciones complicadas a nivel de salud. No queremos ser alarmistas, pero qué duda cabe: si un animal está débil, es más fácil que contraiga enfermedades… 

Además, gracias a Sembralia, os vamos a invitar a crear un hábito a partir de hoy en vuestra explotación ganadera para que consulteis con regularidad el estado de calor y humedad que hay en vuestra zona, para poder ayudar a las reses a seguir sanas y frescas, de la mejor manera posible.

Por eso, hoy vamos a hablar, con la ayuda de expertos en la materia, de cómo paliar los efectos del calor en nuestra explotación ganadera, para conseguir que el estrés típico de estas fechas se reduzca considerablemente. Así que centrémonos en esos 10 tips contra el estrés térmico del ganado, pautas o consejos que podemos seguir fácilmente para ayudar a las reses que sufren en explotaciones ganaderas.     

Las 1o claves contra el estrés térmico en el ganado

Lo primero que tenemos que tener claro, como  ya hemos señalado en más de una ocasión cuando hablamos del estrés por calor, sabemos que afecta negativamente al ganado, a su productividad y a su bienestar. El sector ganadero, preocupado por el bienestar animal, pone cada vez más el foco en este tipo de medidas para mejorar la calidad de la producción (como puede ser, por ejemplo, en el caso de la industria lactea).

Es decir: prevenir es mejor que curar. No es solo un dicho, es la realidad, si mantenemos nuestro ganado fresco y sano será mucho más difícil que parásitos o enfermedades ataquen nuestra explotación. La clave para paliar los efectos negativos del del estrés por calor es adelantarse a que se produzca, para poder actuar cuanto antes mitigando sus efectos. Por todo ello, en estos meses de calor, el ganado se resiente, por lo que hay que estar especialmente vigilantes.

Aquí os dejamos 1o pautas para mantener a raya el estrés térmico en los animales.

  1. En general, el estrés por calor afecta a todos los animales (de mascotas a extensivos, también a los humanos) pero es especialmente crítico en estabulados y rumiantes 
  2. Para poder controlar el estrés por calor a nuestra disposición desde Sembralia ponen un medidor gratuito del ITH (Índice de Temperatura y Humedad). 
  3. El ITH es un índice conocido en sectores veterinarios, pero que no siempre es fácil de calcular ya que hay que cruzar diferentes variantes. Simplemente con el buscador gratuito de Sembralia podemos saber con antelación el ITH que va a haber en nuestra explotación
  4. Estar prevenidos nos ayuda a preparar a las reses para lo que va a venir, y en ese sentido es importante tener en cuenta cómo podemos ayudarlas a mitigar el calor, y existen numerosas variables: 
  5. Procurar que ingieran productos ‘refrescantes’ que hagan que descienda la temperatura corporal (como es el forraje fresco, si es que hay posibilidad, frente al pienso seco)
  6. Facilitar agua limpia y fresca al ganado
  7. Procurar ventilación en las naves para que se aireen y baje la temperatura (mediante ventilación mecánica o corrientes de aire, recomendado Norte-Sur)
  8. Es interesante paulatinamente incorporar aditivos naturales que hagan atractiva y fresca la alimentación animal 
  9. Debemos poner sombras para que el ganado se relaje, y no sufra los calores del verano 
  10. En definitiva, el estrés térmico es una situación temporal, pero precisamente por eso, la celeridad es crucial a la hora de actuar y evitar males mayores. 

 


Descubre en Sembralia los productos para combatir el calor en animales: