La producción de huevos o carne de gallina en tu propio gallinero necesita ser planificada. Da igual que para ti solo sea una afición. Aun así, necesita de cierta estrategia para alcanzar buenos resultados.  Por ello, hoy te vamos a contar los tipos de gallineros que existen para que puedas tomar la decisión correcta a la hora de comprar un gallinero.

¿Por qué es importante saber elegir un gallinero?

Porque su finalidad es brindar el entorno adecuado a tus gallinas para que se críen de manera confortable, dispongan de un lugar cómodo donde descansar y poner sus huevos.

Las gallinas son aves que se desarrollan y reproducen de forma fácil. Puedes criarlas en un pequeño espacio en la parte externa de tu casa, nave o campo. Y lo mejor, es que no se requiere una alta inversión para producir carne de ave y huevos. Un gallinero para 2 aves es muy accesible, al igual que uno de 6 o 12 gallinas.

Una de las claves en este tipo de emprendimiento es elegir de forma correcta el tipo de gallinero y, te vamos a guiar en ello.

Criar gallinas tanto en tu hogar como en el campo te aporta muchas ventajas

  • Produces tus propios huevos frescos y carne de gallina;
  • Puedes pedir asesoramiento y realizar la producción de forma orgánica;
  • Sentirás la satisfacción de llenar tu cesta cada día.

Algunos factores que pueden afectar la producción de gallinas

  • Robo de las aves
  • Animales y aves depredadoras
  • Falta de higiene y desinfección del gallinero
  • Enfermedades transmitidas por otras aves
  • Condiciones ambientales y climáticas

Aspectos para tener en cuenta en la cría de gallinas y producción de huevos frescos

Hay determinadas prácticas que es recomendable seguir para lograr una mejor crianza de gallinas y pollos, ya sea en tu espacio en el campo para consumo personal o en tu casa. Te contamos las más relevantes:

  • La alimentación de las aves: como alimento principal es importante brindarles una mezcla de granos como: maíz, centeno, trigo o cebada. También, puedes añadir algunas hojas de hortalizas, malezas, restos de pieles de frutas, caracoles, lombrices, etc.
  • Disponibilidad de agua: es vital que garantices a las gallinas el suministro permanente de agua limpia y libre de patógenos. Asegurar a razón de 0,5 litros por día.
  • Tipo de comedero: el comedero debe ser proporcional al tamaño del gallinero, teniendo en cuenta el número de gallinas que produzcas.
  • ¿Gallo?: no es necesario tener un gallo, ya que las gallinas siempre ponen huevos. Es decir, si se quiere un gallinero que produzca solo huevos, no hace falta un gallo.
  • Producción de huevos: en general, a partir de los 6 meses de edad hasta los 2 años, las gallinas ponen huevos de manera frecuente. Pueden vivir hasta 15 años si le ofreces las condiciones adecuadas.
  • Necesidad de luz: según datos técnicos una gallina necesita 14 o 15 horas diarias de sol para poner huevos de forma normal. Esto significa que debes orientar el gallinero correctamente.
  • La periodicidad de revisiones por parte de veterinario: debes controlar: vías respiratorias, actividad, cuerpo erguido, plumaje en correcto estado, que no presenten mucosidad en la parte superior del pico, entre otros.
  • Conservación de los huevos: las condiciones de almacenamiento deben ser las apropiadas para evitar la pérdida de calidad y posibles contaminaciones. El lugar debe estar limpio, seco y sin olores.

Para una correcta conservación la temperatura y humedad ambiente deben ser las adecuadas. La humedad no debe ser superior al 80 %, ya que esto puede ocasionar la proliferación de hongos y otros microrganismos. En relación con la temperatura, hay que evitar los cambios bruscos, siendo ideal mantenerlos entre 1 y 10°C, evitando la congelación.

Las gallinas necesitan sentirse bien en su entorno para poder producir huevos de calidad. Deben estar protegidas contra depredadores, de las inclemencias climatológicas y contar con un ambiente adecuado para favorecer el proceso de puesta de huevos.

Además, es importante que tengan una superficie plana y firme para que puedan descansar y empollar sus huevos sin dificultad.

¿Qué tipos de gallineros debemos comprar?

Existen en el mercado una gran variedad de tipos de gallineros y la elección dependerá, de forma directa, del lugar que dispongas para su crianza (casa, nave o campo abierto), la elección de los materiales, la cantidad de aves y otros factores.

Características más importantes de los tipos de gallineros

Estos son algunos de los aspectos que tendrás que valorar antes de realizar la compra de un gallinero:

  • Materiales
  • Fijo o móvil
  • Accesorios
  • Número de gallinas

Diferentes tipos de gallineros

Como ya dijimos, en el mercado puedes encontrar diferentes modelos según el material, si es fijo o móvil, etc. Aquí tienes los 5 tipos de gallineros más utilizados:

1. Gallinero de obra:

  • Este gallinero tiene paredes de ladrillo o de otro material de construcción similar y, por supuesto, un techo.
  • Para construir es preciso contar con el trabajo de un albañil o persona calificada.
  • Es la opción más cara, pero a su vez, más resistente a la intemperie y al paso del tiempo.
  • Ventaja: brinda una mejor protección a las gallinas.

2. Gallinero fijo:

  • Es un gallinero similar al anterior, pero, cuenta con una base de estructura prefabricada, ideal para instalaciones fijas y duraderas.
  • Fabricado con diversos materiales.
  • Puede contar con una cerca eléctrica, equipos automatizados, construidos con malla gallinera y tela gallinera.
  • Ventaja: fáciles de montar y anclar al suelo.

3. Gallinero portátil:

  • Este tipo de gallinero tiene ruedas.
  • Suele ser pequeño y poco pesado, siendo cómodo para trasladarlo de un lugar a otro según sean las necesidades de las aves.
  • Es la elección correcta si tienes en mente producir huevos de manera amateur.

4. Mini gallinero:

  • Un gallinero pequeño, para alojar entre 2 o 3 gallinas, incluso, una sola.
  • Es ideal para aquellos emprendedores que solo quieren producir huevos.

5. Gallinero cerrado con red de seguridad:

  • Cuentan con una estructura que puede tener un techo total o parcial, armazón de acero o de madera rodeado por una malla y un corral por el cual las aves pueden pasear al sol.
  • Pensado para criar un número mayor de gallinas.

Por otro lado, los tipos de gallineros también se definen en función de los materiales usados para su construcción, podemos distinguir:

  • Gallinero de madera: es un gallinero tradicional. Este material ofrece la función de aislante térmico. Eso sí, requiere cierto mantenimiento.
  • Gallinero metálico: brinda grandes prestaciones. La ventaja es que son de bajo mantenimiento, pero, no lograrás el confort térmico que tus gallinas requieren.
  • Gallinero de plástico: si quieres algo barato y funcional, esta es tu alternativa de compra. Pequeños y ligeros, enfocados en la crianza de muy pocas aves.

Esperamos haberte ayudado a elegir el mejor gallinero. Como suelen decir los que dedican tiempo a ello, criar gallinas para consumo personal es un hobby saludable que te recompensa con huevos frescos a diario.

Ya sabes, ni cualquier tipo de gallinero ni cualquier lugar es válido para criar a tus aves. Si quieres encontrar los últimos tipos de gallineros y las novedades de nuestro catálogo de productos, visita la tienda online de Sembralia. Quiero Visitar la Tienda