Sabemos que, ante todo, para conocer la calidad de un suelo se debe prestar atención a su contenido en materia orgánica más que a su composición mineral.

En regiones de clima mediterráneo la reposición de la materia orgánica en los suelos cultivados está directamente relacionada con las prácticas agrícolas. Desde hace muchas décadas se han utilizado numerosos tipos de sustratos: estiércol, paja, mantillo, turba, gallinaza, etc., y desde hace ya un tiempo, el compost.

El compost es un producto estable e inofensivo a nivel sanitario. Se obtiene tras someter a la fracción biodegradable de los residuos urbanos, agrícolas e industriales, a una degradación bioquímica natural.

¿Qué pasa a nivel agronómico?

Las extracciones de nutrientes generadas por las cosechas, el aumento de la mineralización de la materia orgánica propia del suelo como consecuencia del sobreabonado inorgánico, da comienzo o potencia su degradación.

El reto al que nos enfrentamos luego de evaluar el balance de la materia orgánica de los suelos cultivados es que este sea negativo. Por tanto, si quieres mejorar tu suelo o cultivo en macetas, aplica compost. Sí aún no lo haces, deberías.

El aporte de materia orgánica ya sea en suelo o en macetas destinadas a la producción de cultivos hortícolas, frutícolas o plantas, es primordial para mejorar los aspectos agronómicos fisicoquímicos de los suelos tratados. Y sobre esto vamos a profundizar.

Quédate con todo lo que contaremos hoy en este artículo.

¿Cuándo y cómo se aplica el compost?

Las épocas óptimas para hacer uso del compost son, sin dudas, la primavera y el otoño. Esto se debe a que en esos períodos el suelo no presenta temperaturas extremas. Con esto nos referimos a que, si aplicamos compost en verano es probable que seque mucho el suelo y, si lo aplicamos en invierno, el frío lo dejará sin utilidad.

El compost tiene el factor de mantener la temperatura de la tierra más estable, evitando que esta alcance temperaturas extremas. Además, favorece la actividad de los microorganismos y el desarrollo de las raíces de la planta.

Vamos ya con los usos que le puedes dar al compost.

Usos del compost en agricultura

La aplicación de compost en la agricultura tiene 3 objetivos básicos:

  • Ejerce sobre el suelo como enmienda orgánica.
  • Actúa de abono orgánico o fertilizante y sustrato de cultivo en los vegetales.
  • Como soporte y alimento de una comunidad biológica.

Las prácticas no conservativas, ya sean agrícolas o forestales, generan una serie de problemas de los que no podemos hacer oídos sordos. El suelo utilizado de manera continua para el desarrollo de cultivos agrícolas se ve sometido a una progresiva disminución del nivel de humus, generando situaciones e inconvenientes entre los que podemos destacar:

  • La erosión acelerada
  • Empobrecimiento del suelo
  • Deterioro de las propiedades físicas, fisicoquímicas, químicas y biológicas del suelo
  • Aparición de patógenos
  • Disminución de la fertilidad del suelo
  • Incremento de los costes de fertilización y fitosanitarios
  • Contaminación de acuíferos
  • Otras

Por ello, el aporte de materia orgánica al suelo compensa en cierta manera estas problemáticas. Todavía es común ver en el campo la aplicación de estiércol animal y, desde hace unas décadas, también en forma de compost (enmienda húmica) con el objetivo de mantener propiedades y de reponer la cantidad de humus perdido en el suelo.

El compost aporta nutrientes esenciales a los cultivos agrícolas que son necesarios para el desarrollo vegetal y, también, actúan como preventivo frente a la aparición de carencia de nutrientes, así como de enfermedades fúngicas en los cultivos de hortaliza debido a su poder antibiótico.

Las actividades productivas donde es posible la aplicación del compost son muy variadas. Aquí detallamos algunas:

  • Cultivos hortícolas
  • Plantaciones de frutales
  • En viñedos
  • Cultivos forestales
  • Arrozales
  • En suelos degradados
  • Selvicultura
  • Viveros de plantas

Comúnmente, la aplicación de compost maduro a dosis moderadas, tanto a campo como en invernadero, da como resultado aumentos considerables de rendimientos de cosechas de diferentes cultivos.

Si tu objetivo es utilizar el compost para proporcionar una buena germinación de semillas en viveros o semilleros debes tener en cuenta ciertas características. Y sobre eso precisamente vamos a hablar a continuación.

Características del compost de siembra

  • No es conveniente usar únicamente compost. Es recomendable realizar un mezclado con sustratos en diferentes proporciones.
  • Debes tener presente el estado o madurez del compost. Si puede ser de más de un año, donde la materia orgánica se encuentra en un proceso de mineralización, mucho mejor.
  • La relación C/N debe ser equilibrada.

Tipos de compost

Antes de elegir el tipo de compost que vas a utilizar, es fundamental que tengas claro la diferencia entre Compost Joven y Compost Maduro.

Vamos a verla:

Compost Joven

Es el material que proviene de un período de maduración corto (de 2 a 3 meses), donde la temperatura puede alcanzar los 60ºC y en el que se ha desarrollado la primera fase de descomposición y se visualizan materiales aún sin descomponer.

De color grisáceo, con un alto contenido en humedad y una alta relación de nitrógeno. Es utilizado como protección, de cara a cambios de temperatura y de humedad. Protege al suelo de la erosión, heladas y desecación. Y, sumado a esto, mejora las características del suelo y evita la aparición de malas hierbas.

Puede ser aplicado directamente sobre la tierra, como acolchado o protegido por una capa de hojas o hierba. Su dosis genérica es entre 3 a 5 kg de compost por m2.

Compost Maduro

Tiene un proceso de maduración largo (de 4 a 6 meses). No se aprecian materiales en descomposición, excepto aquellos más estables, por ejemplo, ramas. Su relación carbono/ nitrógeno ronda el 15:1. Presenta un color marrón oscuro, con olor a tierra de bosque. De textura terrosa.

Utilizado, comúnmente, como fertilizante, ya que suministra minerales (nitrógeno, fósforo, etc.) para las plantas y favorece la capacidad del suelo para retener agua. Su dosis genérica puede ser entre 1 y 3 kg por m2.

Dosis genéricas de aplicación de compost en cultivos

  • Cultivos del arroz. Dosis de aplicación: entre 15 y 50 t/ha. Granulometría: fino y grueso.
  • Dosis de aplicación: entre 20 y 40 t/ha. Granulometría: grueso.
  • Praderas y cultivos forrajeros. Dosis de aplicación: entre 25 y 40 t/ha. Granulometría: fino y libre de inertes.
  • Cultivos frutales. Dosis de aplicación: entre 100 y 200 t/ha. cada dos o tres años. Granulometría: fino y libre de inertes.
  • Cultivos de invernaderos. De 10 a 15 t/ha, cada dos o cuatro años.
  • Cultivos hortofrutícolas de campo. De 50 a 100 t/ha, cada dos o tres años.
  • Semilleros o Viveros. Del 20-35 % del volumen del sustrato.
  • Plantas ornamentales. De 100 a 250 t/ha cada dos o cuatro años de compost afinado, exento de inertes.
  • Para la implantación de césped, fijación y mejora del suelo, de 100 a 300 t/ha antes o durante la plantación, aportando de 20 a 40 t/ha cada dos años.

 Nota: las dosis expuestas son genéricas. Nuestra recomendación es que siempre realices las consultas técnicas convenientes antes de utilizar el compost o cualquier otro producto en algún cultivo.

Aplicación de compost y su efecto sobre el desarrollo vegetal

  • Estimula procesos bioquímicos y fisiológicos
  • Aumenta el crecimiento de las plantas superiores
  • Incrementa el número de raíces secundarias
  • Potencia la floración
  • Favorece la síntesis de clorofila
  • Interviene de forma positiva en la germinación
  • Estimula actividades enzimáticas
  • Otras acciones

Puede que hasta este momento no hayas tenido en cuenta la importancia del uso del compost como enmienda agrícola para conservar e incrementar el contenido en materia orgánica.

Estamos seguro de que después de este artículo te ha quedado claro el valor que tiene para tu suelo o cultivo elegir correctamente el estado de madurez de tu compost.

¿Quieres saber cuáles son los compost que compran los agricultores en Sembralia Tienda Online? Ir Ahora