aminoacidos-bioestimulantes

Conocer las funciones de los aminoácidos para la bioestimulación de cultivos hortícolas y frutícolas, es vital para tu rentabilidad.

Déjanos contarte porqué.

Una bioestimulación bien conducida, con moléculas estratégicamente seleccionadas durante las etapas del cultivo o, en alguna específica, brinda respuestas satisfactorias a nivel productivo.

Como bien sabes, los aminoácidos son moléculas compuestas de péptidos y proteínas, más que importantes, que son producidas por las plantas.

Los aminoácidos son sintetizados para cumplir diversas funciones en la planta. Por mencionarte algunas:

  • Mejorar la absorción de nitrógeno.
  • Efecto quelatante de algunos aminoácidos como L-prolina.
  • La actividad antioxidante de la L-glicina betaína y la prolina.

Actualmente, la aplicación de aminoácidos en la bioestimulación de los cultivos hortofrutícolas está dirigido fundamentalmente a la mitigación del estrés biótico y abiótico.

La versatilidad de las múltiples funciones de los aminoácidos es única.

Nos sorprenden todos los días, ya sea por su solubilidad, movilidad y compatibilidad con otros insumos agrícolas, como también, por la posibilidad de aplicarlos solos o combinados, vía foliar o por radicular.

Y como dijimos, esto incide de manera directa en tu rentabilidad.

Con nuestra gran variedad de fertilizantes y bioestimulantes, va a ser muy fácil alcanzar tus objetivos.

Lo mejor para empezar es saber que son los bioestimulantes.

Vamos a ello.

¿Qué son los Bioestimulantes Vegetales?

Como ayuda memoria, los bioestimulantes vegetales son cualquier sustancia o microorganismo que sea capaz de mejorar la respuesta de las plantas al estrés biótico o abiótico. Mejorando tan aspectos cualitativos, como de eficacia nutricional.

Los bioestimulantes pueden ser microorganismos beneficiosos, algas o aminoácidos.

Veamos un poco más.

¿Qué son los Bioestimulantes basados en Aminoácidos?

Los bioestimulantes basados en aminoácidos consisten en una mezcla equilibrada de aminoácidos (proteicos o no proteicos) que generan una respuesta beneficiosa a la planta.

Los aminoácidos que contienen los bioestimulantes comerciales se obtienen a partir de la hidrólisis enzimática (por hidrolasas) o química de extractos biológicos, normalmente vegetales.

El tipo de hidrólisis determinará el contenido en aminoácidos libres y su pureza enantiomérica.

ABONO BIOESTIMULANTE CON AMINOACIDOS 10%

Aumento de la calidad y rendimiento de las cosechas a la vez que ayuda a las defensas naturales.

El abono bioestimulante con aminoácidos 10% es un concentrado de L-aminoácidos 100% libres y totalmente asimilables por la planta lo que lo convierte en notable bioestimulante especialmente diseñado para aumentar la calidad y el rendimiento de las cosechas, ayudando además a las resistencias naturales de la planta en momentos de estrés como golpes de calor, heladas, pedrisco o ante el ataque de plagas o enfermedades.

Te invito a conocer sus principales funciones.

11 Funciones de los Aminoácidos como Bioestimulantes en Plantas

La finalidad del uso de los aminoácidos en la bioestimulación de los cultivos hortofrutícolas depende de la composición, fuente y modo de extracción de estos compuestos, entre otros aspectos.

Vamos a ver 11 funciones para las que puedes utilizar los productos comerciales a base de aminoácidos:

1. Estrés vegetal: es el uso más difundido. El estrés por baja humedad, heladas, ataque de parásitos, daños por granizo, inundaciones, enfermedades o efectos fitotóxicos por la aplicación de agroquímicos, tienen un efecto negativo en el metabolismo de las plantas. Esto genera una reducción en calidad y cantidad de la cosecha.

Ahora bien, en cuanto a su utilización para mitigar los efectos de las altas o las bajas temperaturas, encontramos:  

  • Altas temperaturas:
    • L-prolina promueve la retención de mayor cantidad de agua en el citoplasma de las células vegetales.
    • El ácido glutámico vigoriza la permeabilidad de la membrana citoplasmática ante el estrés hídrico.
    • La L-serina actúa sobre las acuaporinas (regulan la entrada de agua en la planta a nivel celular).
    • La L-valina conserva la integridad de la membrana celular.
  • Bajas temperaturas: Las plantas acumulan aminoácidos en los puntos débiles, lo que favorece su recuperación.

2. Fotosíntesis: una tasa de fotosíntesis baja por cualquier tipo de estrés implica un crecimiento lento. La L-glicina, L-alanina, L-ácido glutámico y L-arginina mejoran la producción de clorofila, promoviendo el proceso de fotosíntesis y generando mayores foto-asimilados. También incrementa la cantidad de clorofila en las hojas y, por ende, la eficiencia en la luz aprovechada.

3. Acción sobre los estomas: la abertura de los estomas es controlado por factores externos (luz, humedad, temperatura y concentración de sales) y factores internos, como la concentración de aminoácidos. Cuando estos se cierran se reduce la fotosíntesis, así como también la transpiración y, se incrementa la respiración.

Esto hace que se detenga el crecimiento de la planta. L-ácido glutámico actúa como agente osmótico del citoplasma de las células protectoras, lo que favorece la abertura de las estomas.

4. Salinidad: la L-prolina actúa reteniendo agua ante una alta concentración de sales en la célula. Colabora en la absorción de agua, incrementando la presión negativa del xilema, aún en suelos salinos.

5. Absorción de nutrientes: los aminoácidos mejoran la absorción de agua y nutrientes, debido a su acción de acomplejamiento con nutrientes. Los aminoácidos con este efecto son:

  • L-glutámico.
  • L-glicina.
  • Acido L-aspártico.

6. Crecimiento radical: la L-metionina estimula la microbiota benéfica del suelo y, al mismo tiempo, estimula el proceso de producción de raíces. La L-arginina promueve el crecimiento. Ambos tienen un efecto positivo sobre la renovación de raíces.

ABONO CON AMINOÁCIDOS 5% NP, CON MOLIBDENO 6% (Mo).

Formulación especialmente diseñada para mejorar el cuaje y engorde de frutos en cualquier cultivo.

  • Favorece los procesos de floración y polinización del cultivo (producción y calidad del polen, elongación del tubo polínico, fecundación).
  • Mejora el proceso de cuaje y amarre de frutos, así como el crecimiento y engorde de los mismos, así como de tubérculos.
  • Su contenido en aminoácidos supone un ahorro energético para el metabolismo vegetal y potencia la absorción del fósforo y molibdeno de la formulación.

7. Efecto quelatante: los aminoácidos tienen un efecto quelante sobre los micronutrientes. Cuando son aplicados de manera conjunta, la absorción y transporte de los micronutrientes en el interior de la planta se hacen más sencillo.

8. Polinización y formación de frutos: la L-prolina favorece la polinización bajo condiciones adversas de temperaturas. La L-lisina, L-metionina, L-ácido glutámico, son aminoácidos esenciales para la polinización, ayudan al crecimiento del polen.  Estos últimos incrementan la germinación del polen y la longitud del tubo polínico.

9. Activadores de fitohormonas: los aminoácidos son precursores o activadores de fitohormonas y sustancias de crecimiento. Favorecen la síntesis de hormonas vegetales en la planta (auxinas, citoquininas, etc.).

10. Reservorios de nutrientes: los aminoácidos pueden actuar como reservorio de nutrientes. Por ejemplo: L-arginina con nitrógeno, en árboles frutales.

11. Equilibrio en la flora del suelo: L-metionina es un precursor de los factores de crecimiento que estabilizan las membranas celulares de la flora microbiana.

Interesante, ¿verdad?

Son 11 funciones en las que los puedes utilizar y, como pudiste comprobar, en cada una de ellas los bioestimulantes ayudan a mejorar la asimilación de nutrientes y el desarrollo de las plantas.

Y llegamos a la duda existencial ¿Cuándo los aplico? La resolvemos enseguida.

¿Cuándo Debo Aplicar Aminoácidos para la Bioestimulación de Cultivos Hortofrutícolas? Veámoslo.

En general, los productos de aminoácidos basados en extractos animales o vegetales son recomendables aplicar en cualquier etapa del desarrollo del cultivo, ante una necesidad de estimulación o presencia de algún tipo de estrés.

Sin embargo, es muy positivo para el cultivo aplicarlos desde el inicio, durante todo el desarrollo vegetativo. ¿Sabes por qué? Porque las necesidades de absorción de nitrógeno son mayores.

A modo de práctica, cuando llega el momento de seleccionar un bioestimulante a base de aminoácidos, es esencial tener en consideración estos aspectos:

  • Objetivo de la aplicación
    • Concentración de aminoácidos L-alfa-libres
    • Tipo de aminoácidos
    • Cantidades específicas.

¿Te has quedado con ganas de más? Consulta nuestra tienda online, estaremos encantados de ofrecerte más información para que comiences a aplicar bioestimulantes en el manejo de tus cultivos hortícolas o frutícolas.

Piénsalo, pasas mucho tiempo investigando como hacer crecer tu rentabilidad. Ahora, ya lo sabes.

Ven a conocer los fertilizantes y bioestimulantes que la tienda online de Sembralia pone a tu alcance. Un clic y directo a tu campo.