La ganadería europea apuesta por la soja certificada

¿Soja en el pienso? Sí, no hay mas remedio.

¿Certificada? También: no habrá más remedio...

Por norma general, loss ganaderos están hartos de escuchar nuevas exigencias y controles. Si hace 20 años nos dicen que no se podrían usar medicamentos sin receta, ni enterrar un animal, ni sacrificarlo para consumo propio, que no se podría descornar o hacer otra actividad sin anestesiar (cumpliendo normas de bienestar) no nos lo creeríamos. Y, sin embargo, haciendo todo esto, la carne y la leche cada vez causan más recelo. Poco a poco, la gente se vuelve vegana o vegetariana, rechazando la carne. El tema de las macrogranjas y los sistemas intensivos (de los que hablan políticos sin tener ni idea) es un ejemplo más de que la ganadería está en el ojo del huracán. El consumidor quiere carne y leche baratos, sin embargo, cuando le dicen cómo se producen, se lleva las manos a la cabeza. El consumidor quiere que la produzca el abuelo de Heidi, y no se pregunta por qué este señor era pobre y el índice de suicidios en su pueblo era diez veces mayor que en la ciudad y su nieta abandonó la Suiza vaciada... Pero hay algo que ahora ya está por encima de todo esto. El cambio climático es una realidad que ningún gobernante hoy pone en duda. Los gobiernos empiezan a actuar (más lento de lo debido), y los consumidores se empiezan a posicionar. Maltratar el planeta es pecar, te hace sentirte mal y que todos te vean como culpable. Si tu negocio perjudica el planeta, vete cambiando de negocio. Actualmente el 64% de la proteína de los piensos es a base de soja, mientras que la colza solo alcanza el 11%. A día de hoy, no hay nada que aporte tantos aminoácidos a tan buen precio como la soja. Si el consumo de carne y leche sigue aumentando en el mundo, estamos obligados a plantar más soja, por lógica. Sin embargo, si lo hacemos en una selva estamos destruyendo futuro para nuestros hijos y haciendo que nuestra ganadería sea repudiada. Y es que las vacas no aumentan los gases de efecto invernadero (los reciclan), pero la soja sí. No obstante, la soja es hoy imprescindible para la producción ganadera. La solución pasa por aumentar la producción de soja en áreas improductivas, sin talar bosque o selva, pero hay que certificarlo. He ahí la clave de la sostenibilidad ambiental de la soja: hay que certificar que la soja que consumimos no deforesta y, por tanto, es sostenible.
“No podemos prescindir de la soja en la ganadería, y no somos capaces (por suelo y clima) de producirla en España”

¿Qué tipos de certificación existen para la soja?

Al igual que existen diferentes empresas de venta de materias primas, existen diferentes modos de apostar por la soja certificada. Esto es posible de varias maneras, en función de los estándares que se utilicen a la importación:
  1. Soja de identidad preservada: Se certifica en origen y se envía al ganadero o fábrica de pienso en un contenedor. Este tipo de certificación de soja tiene un costo prácticamente inasumible, salvo para ganaderías de productos gourmet.
  2. Soja con certificado de segregación: Igual que la anterior, pero uniendo varios agricultores certificados que forman un lote. Poco avanzamos, pues hoy en día no se alcanza a llenar un barco, sino que seguimos transportándola en contenedores.
  3. Soja con certificado ‘Área Mass Balance’ (balance de masas): Se auditan a los agricultores de soja en una zona, de donde el importador carga sus barcos directamente, y por tantas toneladas auditadas vende el equivalente en certificados a sus clientes. La soja que estos reciben no será la misma, pero es representativa. Hemos perdido mucha trazabilidad, pero obtenemos algo más barato que da garantías tanto a consumidores como a supermercados.
  4. Book & Claim (libro de demandas y declaraciones) Mediante este método se crea un pool de soja certificada y esos certificados se van vendiendo a compradores de soja. A tanta soja comprada, tanta certificada. Puedes comprar una soja certificada ‘Book & Claim’ sin tener ni idea de su origen, pero las certificadoras son muy estrictas y te garantizan que, por cada tonelada comprada, se ha auditado una tonelada en algún país del mundo.
Este sistema es, por ser más barato, el más utilizado hoy en Europa. España está prácticamente a la cola en la compra de certificados y es uno de los riesgos que corremos de que nuestras exportaciones tengan una peor imagen. Lo ideal sería tener certificación y trazabilidad en soja a un costo razonable. Pero la trazabilidad es muchísimo más costosa y compleja.

¿Cómo es la soja que se importa en España?

La soja que llega a Europa lo hace de dos formas: haba y harina. Cuando llega en forma de haba, se le extrae el aceite y se vende la harina para pienso. Esta haba puede llegar de cualquier puerto de Estados Unidos o de Brasil. Estados Unidos se ha tomado muy en serio la producción de soja de forma sostenible. Muchas ganaderías optan por soja no OGM (organismos modificados genéticamente) e incluso por soja ecológica. Pero este mercado es solo interno, ya que no existen condiciones para llenar barcos únicamente con esta soja y la trazabilidad se pierde. En Brasil, por contra, las cosas son más complicadas. La deforestación ha aumentado y es difícil garantizar que la soja que se vende no procede de zonas deforestadas. Por eso, si el ganadero español rechaza materias primas de origen dudoso, y se apunta a la sostenibilidad, favorece que no se siga talando más selva (porque no se demandará este tipo de productos). Pero no solo eso, es necesario que los ganaderos españoles apuesten por la soja certificada y además sean embajadores de los beneficios de la sostenibilidad, porque entonces los consumidores rechazarán otras carnes y especialmente las que vengan sin certificar. Es la única manera de competir con la carne brasileña, más barata, pero que invade selva todos los años, más incluso que la soja. Cuando Europa importa directamente la harina, lo puede hacer, tanto de los dos países anteriores, como de Argentina. Argentina solo exporta harina a Europa, ya que el aceite y el haba se lo queda China. En estos momentos la opción más trazable es la importación de harina argentina. En Cefetra Ibérica, por ejemplo, conseguimos cargar barcos de harina y cascarilla (un sustituto del salvado, pero más energético) en la misma fábrica donde llega el haba y se extrae el aceite. Y al mismo tiempo que se certifica la no deforestación, se certifican las buenas prácticas agronómicas y sociales de todo lo que envuelve al cultivo y recolección. Es el caso de los certificados CRS (Certified Responsible Soya – Certificado de Soja Responsable).
“Lo ideal es certificar la no deforestación y las buenas prácticas agronómicas y sociales de todo lo que envuelve al cultivo y recolección”

¿Por qué la solución pasa por apostar por la soja certificada?

Queda mucho por hacer. Se está trabajando en medir exactamente la huella de carbono de cada partida de soja, ya que en no muchos años todo producto que se venda en el supermercado llevará reflejado el CO2 que genera. El consumidor (cada vez más) irá mirando este dato y comparando productos. Sorprenderá ver que el CO2 de una tonelada que viaja en un enorme carguero es menor a la tonelada que atraviesa Europa en un camión. Cuando hablamos de consumo de proximidad no podemos olvidar que, en ganadería, respecto al abastecimiento de soja, esto hoy no es posible al 100%, por culpa de nuestra dependencia proteica. No podemos prescindir de la soja en la ganadería, y no somos capaces (por suelo y clima) de producirla en España. Por ello, en el sector ganadero español siempre necesitaremos soja. Debemos garantizarla, trazarla y “aproximarnos” a los agricultores que la cultivan con buenas prácticas agrícolas. O de lo contrario, todos nuestros esfuerzos de “buentrato” animal, de seguridad alimentaria o de buenas prácticas, serán inútiles. Y entonces no le podremos echar la culpa a un ministro, que tal vez (al tiempo que metió la pata) nos avisó.
AUTOR: Alfonso Raffin (Project Consultant CEFETRA GROUP)
*Este artículo se publicó originalmente en el número de enero de la revista ASAJA DIGITAL, en virtud del convenio de ASAJA con Sembralia.
Category_artículosCategory_noticiasSojaSoja certificada

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados

Productos de temporada

Nutrex Cuaje - Bioestimulante de uso agrícolaNutrex Cuaje - Bioestimulante de uso agrícola
ASCENZA Nutrex Cuaje - Bioestimulante de uso agrícola
Precio de venta€23,94
Disponible
Abono NPK 12-3-6 Nutrex Olivo L
ASCENZA Nutrex Olivo L - Abono NPK 12-3-6
Precio de venta€29,83
Disponible
Bioestimulantes Hemostar ProteicoHemostar Proteico-Bioestimulante
Nutrientes de Aragon Hemostar Proteico-Bioestimulante
Precio de venta€12,15
Disponible

Productos destacados

Ver todos
Nutrex Cuaje - Bioestimulante de uso agrícolaNutrex Cuaje - Bioestimulante de uso agrícola
ASCENZA Nutrex Cuaje - Bioestimulante de uso agrícola
Precio de venta€23,94
Disponible
Ahorra: €13,99
Pirecris - Insecticida de amplio espectro
Seipasa Pirecris - Insecticida de amplio espectro
Precio de venta€13,52 Precio habitual€27,51
Disponible
Fertiormont Potasio-Fertilizante líquidoFertiormont Potasio-Fertilizante líquido
Fertiormont Fertiormont Potasio-Fertilizante líquido
Precio de venta€42,80
Disponible
Bioestimulantes Hemostar ProteicoHemostar Proteico-Bioestimulante
Nutrientes de Aragon Hemostar Proteico-Bioestimulante
Precio de venta€12,15
Disponible
Ahorra: €15,99
Touchdown Premium 0,5L - Herbicida sistémico
Syngenta Touchdown Premium 0,5L - Herbicida sistémico
Precio de venta€14,22 Precio habitual€30,21
Disponible
MISSYLK - Bioestimulante NPKMISSYLK - Bioestimulante NPK
ASCENZA MISSYLK - Bioestimulante NPK
Precio de venta€21,51
Disponible