Nuevo censo agrario: principales cambios de la España Rural

Más mujeres, cultivos más rentables y pocos jóvenes en la España Rural

Los datos del nuevo Censo Agrario, una estadística que no se actualizaba desde 2009, dibujan una radiografía completa de las explotaciones agrícolas y ganaderas en España.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los datos actualizados del Censo Agrario (a fecha de 2020), una operación estadística a gran escala que está pensada para hacer un balance del entorno rural en España.

Este estudio se realiza cada 10 años con el objetivo de evaluar la situación de la agricultura española. Busca obtener un directorio de explotaciones agrícolas y servir de base para la formulación y aplicación de políticas agrarias, especialmente de la Política Agraria Común (PAC), según explica este organismo autónomo adscrito a del Ministerio de Asuntos Económicos.

¿Qué cambios ha tenido la España rural en estos años?

Entre otras conclusiones, de este nuevo censo agrario destaca:

  1. El aumento leve (+7,4%) del tamaño de las explotaciones (aunque aún por debajo de países de la UE con los competimos como Francia, Países Bajos o Alemania)
  2. El crecimiento de la superficie destinada a cultivos más rentables (como los leñosos o los de invernadero)
  3. El aumento del porcentaje de mujeres jefas de explotación (ya suponen casi un tercio)
  4. La elevada edad de los agricultores poniendo en riesgo el futuro del sector y demandando soluciones eficaces que faciliten el acceso a la tierra agraria por los más jóvenes.

Ante estos datos, muchas son las entidades que han querido poner el foco en la España Rural, dado que por un lado, es un sector que evoluciona ‘a mejor’, tal y como se desprende de los datos de crecimiento del tamaño de las explotaciones, sobre todo aquellas dedicadas a los cultivos que ahora mismo presentan una mayor rentabilidad (frutales +23,8%, otros leñosos +19,8% y olivar +14,4%), o el aumento significativo de mujeres jefas de explotación (un 22% más desde 2009), representando ya casi un tercio del total (el 28,6%).
 
El cultivo que concentró mayor número de explotaciones en 2020 fueron los cultivos leñosos (incluyen árboles frutales, frutos seco -almendra, pistacho…-, olivos y vides) con 511.762 explotaciones agrícolas, el 55,9% del total, reflejando el atractivo económico de los mismos.

Eso sí, lo más preocupante es la edad elevada de los titulares de las explotaciones, de 61,4 años de media y con un 70% del total en edad de jubilación de aquí a diez años.

Preguntado por estos nuevos datos, Regino Coca (CEO de Cocampo) sostiene que:

 “Estos nuevos datos refrendan que las economías de escala son la clave de las nuevas explotaciones agrarias. El hecho de que las más rentables sean las explotaciones que más crecen refuerza la oportunidad de inversión en España para agrupar fincas y conseguir tamaño de explotación”.

¿Qué balance hace Cocampo?

La plataforma digital Cocampo ha elaborado un interesante análisis de los datos del nuevo censo agrario. Esta ‘startup’ lanzada al mercado en febrero de este año precisamente busca resaltar el valor de un bien que no es ilimitado: el suelo rústico.

En líneas generales, Cocampo valora positivamente los datos del nuevo censo agrario publicado por el INE, pero advierte del riesgo del envejecimiento del sector.

"Las economías de escala son la clave de las nuevas explotaciones agrarias. El hecho de que las más rentables sean las explotaciones que más crecen refuerza la oportunidad de inversión en España para agrupar fincas y conseguir tamaño de explotación”, explica Regino Coca, CEO de Cocampo.

 

Censo agrarioFincas rústicas

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados