Hay diferentes tipos de herbicidas nos ayudan a cubrir distintas necesidades

Una de las consultas que más frecuentemente recibimos en Sembralia se refiere a los herbicidas, a los diferentes tipos que existen y la dosificación correcta. Por ese motivo, José Antonio Sotomayor (ingeniero agrícola) nos explica en qué consisten y las variedades principales.

Existen muchos tipos de herbicidas en el mercado que atienden a todas las necesidades que puedan presentarse en el campo. A la hora de clasificar los herbicidas podemos tomar como criterios su forma su actuar, su modo de aplicación o el momento en que debe hacerse.

Herbicidas según su modo de acción

Dependiendo de su modo de acción, los herbicidas pueden ser de acción total o de acción selectiva:

  • Herbicidas de acción total: Atacan todo tipo de vegetación, son los herbicidas que se utilizan para el control de malezas en zonas urbanas o de terrenos sin cultivo
  • Herbicidas de acción selectiva: Atacan a unas determinadas especies, por lo que estos herbicidas se pueden aplicar cuando los cultivos ya están instalados. Un ejemplo de ellos son los herbicidas de hoja ancha (dicotiledóneas) que se utilizan para combatir las malas hierbas en los céspedes (monocotiledóneas).

Herbicidas según su aplicación

También se pueden diferenciar por la manera de aplicarse los herbicidas pueden ser residuales o foliares:

  • Herbicidas residuales: se aplican al suelo, y con la humedad del riego o de la lluvia crean una película en superficie que mata a las malas hierbas al germinar
  • Herbicidas foliares: se aplican directamente sobre las malas hierbas y estos a su vez se clasifican en herbicidas de contacto, que solo dañan la parte de la planta que tocan y herbicidas sistémicos (éstos al entrar en contacto con las malas hierbas penetran por el flujo de savia dentro de la planta, llegando hasta las raíces y matando a la mala hierba).

Herbicidas según el momento de aplicación

Por último, dependiendo del momento de aplicación, se pueden dividir en herbicidas de presiembra (que se aplican sobre las fincas agrícolas antes de iniciarse la siembra), o herbicidas de postsiembra (que se aplican después).

Además, los herbicidas de postsiembra -a su vez – se pueden dividir en herbicidas de preemergencia y de postemergencia. En este caso, los herbicidas de preemergencia se aplican una vez sembrado el cultivo pero antes de que este haya germinado, y los de postemergencia se aplican una vez que el cultivo ya ha germinado, y con él, las malas hierbas. En los casos de presiembra y preemergencia se utilizan herbicidas residuales.

José Antonio Sotomayor

Ingeniero Agrónomo de Sembralia.

¿Te ha gustado este artículo?

Se el primero en leer articulos como este, en conocer descuentos y promociones y muchas novedades sobre el sector. Suscríbete de forma gratuita:

Acepto los términos y condiciones y protección de datos