Fósforo: un nutriente imprescindible

¿Qué papel tiene el fósforo en el desarrollo del cultivo?

El fósforo es un elemento imprescindible para la fotosíntesis

Una de las consultas que más recibimos en Sembralia es sobre el fósforo y su aplicación en frutales y hortícolas. Sabemos que el fósforo es un elemento imprescindible porque contribuye en la fotosíntesis a transformar la energía del sol y otros elementos químicos (como el nitrógeno).

Gracias a la acción del fósforo, conseguimos un correcto desarrollo de los cultivos, especialmente en el caso de las crucíferas (brócoli, col, coliflor, kale, bimi o romanescu, por citar algunas).

Quizás te interese saber cómo influye el ciclo del fósforo en las plantas. Y no solo eso, sino cómo detectar si existe un correcto equilibrio de fósforo, porque por carencia o por exceso, el fósforo puede determinar la evolución del cultivo.

POCO - Síntomas de carencia de fosforo
  • Poco desarrollo radicular y por tanto reducción de crecimiento de la parte aérea
  • Pocas hojas, delgadas, con nervios menos pronunciados, de color verde muy oscuro, tendiendo a azulado y pudiendo llegar a caer de forma prematura
  • Retraso y disminución de la floración
  • Cuajado de frutos deficiente y frutos de baja calidad
MUCHO - Exceso de fósforo
  • La relación del fosforo con el nitrógeno regula la maduración: el exceso de nitrógeno la retrasa y la abundancia de fosforo la acelera
  • Gran desarrollo de las raíces en relación con la parte área.

 

El fósforo desde un punto de vista agronómico

Sabemos que en general en España los suelos tienen abundante fósforo, pero la clave está en si las plantas pueden disponer de él facilmente o no. Y es que el fósforo puede estar presente en el suelo en cuatro formas:

  1. Directamente asimilable: en la solución del suelo

  2. Cambiable: fijado en el complejo arcillo-húmico, por tanto

  3. Atrapado en el suelo: como componente de la materia orgánica, precipitado o adsorbido en los geles de hierro y aluminio, en suelos ácidos, y precipitado como fosfato cálcico en suelos básicos

  4. No asimilable (el ‘peor’ de todos): formando parte de la roca madre, por lo que es casi imposible la obtención del nutriente por parte de la planta. 

En función de cómo esté presente en el suelo, el tipo de cultivo, y el modo de aplicación, podemos suplementar fósforo de una manera o de otra.

 

¿Cuáles son los principios generales de fertilización con fósforo?

  • En suelos con contenidos en fósforo normal, la fertilización debe tener por objetivo mantener la fertilidad del suelo, es decir, realizar un abonado de mantenimiento. El abonado debe coincidir con las extracciones de los cultivos siempre que el pH se aproxime a la neutralidad.

  • PH BÁSICO: Se abonará con cantidades adicionales, mayores cuanto más arcillosa sea la estructura del suelo. 

  • PH ÁCIDO: Se aportarán cantidades mayores de fósfoto cuanto mayor sea el pH del suelo y mayor su contenido en arcilla. 

  • En suelos ricos y muy ricos en fósforo se deberán reducir las dosis de mantenimiento. Incluso suprimirlas, en mayor medida cuando se trate de suelos básicos, con gran contenido en arcilla.

 

Fósforo de octubre a mayo, la época perfecta de aplicación

Respecto a la época de aplicación, lo más habitual es aplicar de octubre a mayo, especialmente en hortícolas y frutales. Eso sí, la dosis recomendada varía mucho en función del cultivo, y el momento.

Aquí os damos una breve guía, según el cultivo, tomando de referencia el producto Yara Vita Starphos para la aplicación de fósforo:

  • Frutales: 25-40 l/Ha en una aplicación desde yema hinchada a caída de pétalos o floración. Repetir tratamiento durante todo el ciclo del cultivo. En cítricos, aportar antes de la floración.

  • Uva: 25-40 l/Ha en hinchado de yemas (cuajado) una sola vez.

  • Hortícolas: 15- 25 l/Ha. para garantizar el aporte de Fósforo al inicio del cultivo

    • Patata: Aumento del número de tubérculos si se aplica antes de la tuberización y aumento de tamaño de tubérculos si se aplica después de la tuberización.

    • Melón y sandía: Una aportación a partir del segundo riego

    • Lechuga: Una aportación en el primer riego

    • Cebolla y ajo:

      • Cebolla de trasplante: aplicación en el primer riego

      • Cebolla de siembra directa: aplicar en la fase de 3-4 hojas

      • Ajo: aplicar en fase de 3 hojas

  • Cultivos de invernadero: Según objetivos. Aplicación continuada de 3-7L cada 100m3 de solución nutritiva.

  • Olivo: Aplicación foliar 5-10l y vía riego 25l/ha, en ambos casos aplicar antes de floración.

  • Aplicación al suelo: Zanahoria, cereal, maíz, colza, cebolla, soja, remolacha, girasol y tomate, 15-30 l/Ha aplicado durante siembra para dirigir el producto sobre la semilla. En patata 40l/Ha también aplicado durante la siembra.

En concreto, el producto Yara Vita Starphos es una buena solución para la fertilización rica en fósforo. Y es que de octubre a mayo es la época en que las plantas más necesitan la suplementación en fósforo.

El formato de Yara Vita Starphos hace que sea adecuado tanto para vía foliar como a través de fertiirrigación. Además, su combinación con el magnesio hace que se optimice la asimilación del fósforo por parte de la planta.

Puedes obtener más información sobre Yara Vita Starphos a través de este enlace, en el que te contamos las ventajas de este producto, a través de sencillas preguntas.

 

FosforicoFosforoStarphosYara

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados