Cuidado y mantenimiento del césped natural en invierno. Actividades y recomendaciones
Seguro que vives de cerca lo que pasa con tu césped en la temporada de invierno y piensas… ¿Qué se necesita para recuperarlo y lograr mantenerlo fuerte y verde? Durante el invierno las bajas temperaturas, las precipitaciones o las heladas son factores negativos para tu césped y, es imprescindible actuar a tiempo para garantizar su bienestar. Las actividades de mantenimiento del césped durante el ciclo de invierno son pocas, pero fundamentales, vinculados a determinados factores ambientales que pueden dañarlo irreversiblemente. Hoy te damos las claves para que tu césped crezca sano y fuerte en esta época del año.

Mantenimiento del césped natural en invierno

Estas son las 6 actividades básicas en el de mantenimiento del césped natural en invierno para conseguir el color verde esperado:

1. Hay que asegurar que reciba la luz necesaria

Tal como ocurre en otoño, durante el invierno tu jardín también se cubre de hojas secas, eso sí, en menor proporción. Para no dejar el césped natural cubierto de esta capa de hojas y evitar que estos deshechos se descompongan encima de este (además de que pueda recibir la luz que necesita), hay que retirar todas las hojas, palos o deshechos con ayuda de un rastrillo, o, a mano con guantes. Si en el periodo de otoño no pudiste aplicar un herbicida para controlar la aparición de malas hierbas, es más que probable que durante el invierno estas florezcan con mayor velocidad, mientras que el crecimiento de tu césped se ralentiza. En el caso de ser pocas malezas o focalizadas, las puedes retirar manualmente arrancándolas de raíz y, si ya se ha convertido en una plaga, lo mejor es aplicar un tratamiento herbicida recomendado por un profesional técnico.

2. Heladas, nevadas o escarcha

La aparición de heladas o nevadas o la presencia de escarcha en tu césped son perjudiciales para la vida de este. Si bien las nevadas o heladas actúan como un verdadero aislante y mantienen el césped natural a una temperatura de 0 °C, se pueden producir daños como un amarillento del mismo. La gravedad de este daño va a estar relacionada con la velocidad de descongelamiento que ocurra de esta capa de hielo y el período de tiempo en que todo este proceso ocurra. A más velocidad, genera más daño.

5 puntos que debes tener en cuenta para cuidar tu césped natural en situaciones de heladas, nevadas o escarcha

  1. Es recomendable realizar un ligero riego con el objetivo de derretir esa escarcha y así evitar que se acumule noche tras noche.
  2. Bajo ninguna situación debemos pisar el césped cuando esté helado, ya que dañaríamos a la planta de forma considerable.
  3. Podemos aumentar la altura de corte a 5 cm aproximadamente, para brindarle al césped natural más fuerza para resistir el invierno, las bajas temperaturas y la poca luz solar.
  4. No es recomendable realizar un corte del césped natural cuando este helado o saliendo de una bajada de temperatura, ya que podrías dañar las puntas por deshidratación.
  5. El césped está formado por más de un 80% de agua y, cuando el agua se convierte en hielo, las hojas pierden su flexibilidad y quedan expuestas a sufrir el riesgo de romperse.

¿Cuándo debo cortar el césped por primera vez después del invierno?

El momento correcto para cortar el césped luego del invierno va a depender de la altura de la hierba, pero en norma general, es conveniente esperar hasta que las temperaturas estén estables entre los 7 y 10 °C.

3. Exceso de lluvias o de humedad en tu césped

Durante la estación invernal se genera un exceso de humedad en el césped natural, ya sea producido por la lluvia, el rocío o por las heladas de la época y, en determinadas zonas. Por eso, es fundamental regular el riego al mínimo indispensable. Un exceso de agua pude ocasionar daños en la planta, asfixiando a sus raíces y creando el ambiente para la aparición de hongos y bacterias. Si detectas zonas de césped muerto o enfermo, es recomendable escarificar. Otro tema que hay que prestar atención (seguro lo habrás notado alguna vez), es a la aparición de musgo en el césped. Hay que evitar que se propague y produzca calvas en el césped. Para solucionarlo es aconsejable aplicar un musguicida, con un aporte de hierro y azufre. Estos son elementos básicos para el buen mantenimiento del césped natural durante el invierno.

4. Herramientas y maquinaria para jardinería

Poner a punto la maquinaria y las herramientas para jardinería son tareas de mantenimiento que se recomiendan realizar durante el invierno.
  • Poner bajo cubierta las herramientas de jardinería: asegúrate que todas tus herramientas estén limpias, secas y protegidas de las inclemencias de los factores climáticos, para evitar que se oxiden y se acorte su vida útil.
  • Limpieza de las herramientas de jardinería: cepillar y lavar las herramientas para quitar la tierra y las suciedades. Luego, según corresponda, aplicar aceite sobre su superficie con un paño. Lubricar de manera periódica las piezas metálicas con aceite doméstico o para metal. Engrasar los mangos de madera con aceite de linaza por lo menos dos veces al año.
  • Limpieza de las herramientas de poda: limpiar a fondo las herramientas de poda para evitar la transmisión de hongos, bacterias u otras enfermedades de unas plantas a otras. Mantener lubricadas las articulaciones y engranajes de las herramientas y las piezas en movimiento.
  • Mantener afiladas las herramientas de jardinería: reponer las sierras de las corta sierras con regularidad. Afilar las tijeras de poda normales y las tijeras de poda a dos manos con una piedra de afilar o con una lima especial para hachas.

5. Instalación de rollos de césped natural o tepes

Los tepes son planchas de tierra con césped natural que presentan una gran capacidad de adaptación y de regeneración. Están formados a partir de una rigurosa selección de semilla que, sumado a una maduración en tierra de más de doce meses, se logra tener un césped de gran resistencia y fácil enraizamiento, libre de calvas y malas hierbas.

Principales ventajas de los tepes de césped natural

  • Rapidez: si hay una ventaja que destaca en los tepes es la rapidez con la que lo podrás instalar. En pocas horas disfrutarás de un terreno uniforme y de césped en buen estado sanitario y en perfectas condiciones. Y, por cierto, sin malezas. Te ahorras tener que esperar más de un año a que crezca y se consolide. Desde el minuto uno ya lo puedes disfrutar.
  • Uniformidad: como vienen en formato de rollo o plancha, esto te permite cortarlos a medida y lograr uniformidad. Quedará como una alfombra verde para que puedas caminar descalzo
  • Mantenimiento: es simple. Requiere lo mismo que cualquier césped, el mantenimiento necesario para que esté siempre en buenas condiciones.
  • Durabilidad: este tipo de formato de césped dura más que el de semillas, y lo mejor es que no te obligará a replantar todo el terreno si se presenta algún problema en alguna zona o se ha sembrado mal. Dicho de otro modo, si una zona está enferma o con plagas, solo deberás cambiar esos tepes por unos nuevos y listo.
  • Versátil: lo puedes instalar durante todo el año.
Algunos de los inconvenientes que presenta el césped natural durante el invierno son causados por la climatología tan adversa en esta época. Conocer cómo debes actuar es la clave para que tu jardín no sufra daños importantes.

6. Abono especial para césped en épocas de frío

El invierno es la época especial para abonar el césped. Fertilizar de manera correcta el terreno en los meses de frío es la mejor garantía para que en primavera las plantas crezcan sanas y fuertes. Ya sabes, durante los meses de frío el césped prácticamente no crece. Por eso, es la mejor ocasión para tratarlo y brindarle las mejores condiciones de cara a la primavera. El abonado es la actividad más importante en estos momentos.

¿Qué tipo de nutrientes son los más importantes para tu césped en invierno?

  • La fertilización en otoño-invierno tiene que ser baja en nitrógeno (utilizar formas ureicas y amoniacales, nunca nítricas) y alta en potasio. Los fertilizantes de liberación controlada son elaborados específicamente para los cuidados del césped.
  • El fósforo y el potasio favorecen una buena fijación de las raíces, fundamental para las fases posteriores. El objetivo es conseguir raíces fuertes.
  • Utilizar fertilizante con alto contenido en magnesio y hierro para incrementar el potencial de fotosíntesis, ya que en este periodo la intensidad lumínica es baja.
  • Es recomendable realizar el abonado del césped con unas temperaturas que ronden los 14º - 15º
  • Es recomendable abonar una vez al mes a la dosis de 35 gr/m2 para subir los niveles de fertilidad.
Breve apunte: es importante llevar adelante un tratamiento fitosanitario para controlar enfermedades (Fusarium Nivale, Antracnosis, Rhizoctonia Cerealis), musgo, algas, etc. Puedes aprovechar y acompañar estos tratamientos con abonos foliares. Para terminar, te recomendamos que te fijes en la tienda online de Sembralia las herramientas de jardinería y los abonos especiales que te ayudarán a mejorar el mantenimiento para que tu césped crezca sano y fuerte en invierno.
ArtículosNoticias

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados