El reto de la compra online es igualar la distancia entre campo y ciudad

 

La recientemente publicada Estrategia de Digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural (del Ministerio de Agricultura de España) define las líneas estratégicas y medidas necesarias para impulsar la transformación digital de los sectores agroalimentario y forestal y del medio rural.

Uno de sus primeros objetivos es precisamente romper la famosa brecha digital. Y no es casualidad. Internet está ayudando a reducir la distancia entre el medio urbano y el rural, por eso es importante promover las herramientas digitales en la agricultura.

El comercio electrónico (también llamado e-commerce) es el verdadero responsable de la elevada marcha de la digitalización.

Hablar de reducir la brecha digital, tanto la urbana-rural como la existente entre pequeñas y grandes empresas, es buscar que haya conectividad para todos. Para ello, se debe poner el foco precisamente en esa conectividad, con el objetivo de reducir la brecha digital física, de la infraestructura. También es importante ahondar en la capacitación para reducir la brecha de adopción de las tecnologías. Las telecos tienen mucho que decir en este tema, en cuanto a la digitalización del entorno rural.

La compra online es un complemento al abastecimiento tradicional, una manera de diversificar las posibilidades de adquisición de fertilizantes para los agricultores españoles

Compra online desde tu móvil

A título individual el uso de móviles ha sido la primera batalla ganada, ahora toca apoyar el desarrollo empresarial de nuevos modelos de negocio en el medio rural, en los que la tienda online tiene mucha cabida.

Sin embargo, no debemos confiarnos: aunque hemos vivido un acelerón del e-commerce en los últimos meses (como decíamos) aún quedan 5 importantes desafíos a los que hacer frente.

  1. La conectividad aún se percibe como una limitación, y eso que hemos crecido mucho en los últimos años
  2. Las nuevas generaciones están totalmente digitalizadas, por lo que la brecha digital se va reduciendo naturalmente con la brecha generacional (y la incorporación de los jóvenes al trabajo rural). De lo que se trata es de que los más mayores no se alejen, con lo que se logre una integración total.
  3. El canal online seguirá creciendo, y cada vez será mayor el número de insumos en los catálogos de tiendas digitales, una gran ampliación de la oferta.
  4. Los canales de comunicación con el cliente serán el principal atractivo de la tienda online, porque ofrecerán niveles de atención y de servicio superiores. Prácticamente una atención personalizada, con asesoramiento independiente.
  5. Mayor oferta y menor precio. El poder acceder a un amplio catálogo de productos hace que se multipliquen las posibilidades de compra. Y, por otro lado, los precios online seguirán bajando, ya que las cadenas logísticas tenderán a reducir sus precios (y eso repercute en el cliente final).

La digitalización es, sin duda, el reto del siglo XXI. Se trata de una revolución democrática porque debe ser accesible y asequible para todos. Antes de pensar en costosas herramientas digitales, pensemos que el primer paso se consigue a través del teléfono móvil, una ventana abierta a multitud de posibilidades, que no debemos desaprovechar. Cuanto antes, mejor.

A través del teléfono móvil se abre el principal mundo digital para agricultores y ganaderos