Para lograr un cultivo de lechuga de calidad, buen aspecto y con el sabor esperado, es imprescindible un correcto plan de abonado y riego.

Y de esto va este artículo. Conocer los puntos clave que debes tener en cuenta para llevar adelante un plan de fertilización de la lechuga, uno de los cultivos más producidos en la región de Murcia.

¿Conoces los sistemas de producción de lechuga?

Existen muchos, tales como:

  • Al aire libre o en Invernadero
  • En sacos de sustratos o contenedores
  • Hidroponía o aeropónica
  • Semilleros o macetas
  • otros

También, contamos con diferentes tipos de lechuga y sus respectivas variedades. Muchas variables que hacen que cada plan de fertilización sea ajustado y actualizado según condiciones y situaciones productivas.

Por ello, hoy vamos a centrarnos en los puntos más relevantes sobre el abonado de la lechuga. Disponer de esta información es clave para que puedas evitar los errores de un mal manejo del cultivo.

Necesidades nutricionales de la lechuga

Las necesidades nutricionales de la lechuga irán variando en función de cada etapa fenológica, teniendo en cuenta el sistema de riego y la concentración de los nutrientes, la variedad, el ciclo del cultivo y otros parámetros.

Para una correcta fertilización, es necesario identificar de forma clara, cuáles son las características del suelo o sustrato que van a incidir sobre los rendimientos esperados. Teniendo en cuenta también, las condiciones climáticas y tecnológica en la cual se desenvuelve el cultivo.

No obstante, los nutrientes se comportan de diferente manera según el medio de cultivo. En el suelo, los nutrientes presentan comportamientos acordes a las características químicas y la afinidad que presentan los minerales, como, por ejemplo, la arcilla.

 

 

De esta manera, existirán nutrientes que se movilizarán con relativa facilidad por el perfil

  • Nitratos
  • Sulfatos
  • Cloruros

Y otros, permanecerán retenidos, mostrando una relativa inmovilidad:

  • Fósforo
  • Potasio
  • Calcio
  • Magnesio
  • Sodio
  • Otros

Estas diferencias, afectarán a la estrategia de fertilización que se determine para cumplir con la demanda nutricional del cultivo de lechuga.

Fases de crecimiento y desarrollo de la lechuga

Al momento de abonar la lechuga, podemos identificar distintas fases fenológicas:

  • Fase inicial: comienza desde la germinación de la lechuga, incluidas las primeras etapas vegetativas. La mayoría de las veces, esta etapa fenológica ocurre en el semillero.
  • Fase de desarrollo: esta etapa abarca desde el trasplante (después de semillero) hasta que se conforma la roseta de la lechuga.
  • Fase de acogollado: a partir de la roseta de la lechuga, hasta que se forma un cogollo completo.
  • Fase de reproducción: termina el acogollado y comienza el espigado o formación del tallo floral.

Comportamiento de los nutrientes en el abonado de la lechuga

Cada macronutriente, así como los micronutrientes, tienen un comportamiento y función determinada. Actúan de forma independiente en la planta, como también, de manera conjunta.

A modo general, podemos indicar que para una producción de 35T/ha la extracción de nutrientes por parte de la lechuga se aproxima a 80 – 100 kg/ha de nitrógeno, 30 – 50 kg/ha de P2O5, 160 – 210 kg/ha de K2O5.  (Fuente: Pomares y Ramos)

Y, ¿Cómo es el comportamiento de cada nutriente en el abonado de la lechuga?

Te lo contamos a continuación.

Abonado de la lechuga con nitrógeno

  • La mayor parte del nitrógeno presente en el suelo lo aporta la materia orgánica / sustrato en su mineralización.
  • En función del riego, tendremos una parte proporcional de fase amoniacal (NH4+) fijada en el complejo coloidal y, otra de forma nítrica (NO3-) libre en el suelo o lixiviada.

Nota: Es recomendable que los mayores aportes se realicen en forma nítrica. La planta de lechuga absorbe nitrógeno desde el momento de trasplante, asumiendo una asimilación ascendente hasta la fase de recolección.

Abonado de la lechuga con fósforo

  • La mayor absorción de fosforo por parte de la lechuga es en forma de fosfato monovalente (PO4H2)
  • Es prioritario en la fase de enraizamiento y germinación de semillas.

Nota: Ante una situación de estrés (frío, calor, daños, enfermedades, etc.), la planta absorbe fósforo, a como también, lo requiere para el aumento de tamaño.

Abonado de la lechuga con potasio

  • El potasio es un nutriente de alta movilidad y absorción en la planta de lechuga. La realiza en forma iónica (K+).
  • Podríamos decir, que es el nutriente más consumido por la planta, por encima del nitrógeno. Su consumo ronda los 150 kg/ha de potasio en variedades poco vigorosas y 200 kg/ha de potasio en las más vigorosas y de mayor volumen. 

Abonado de la lechuga con calcio

  • El elemento calcio es estratégico para el desarrollo del cultivo de la lechuga. Su carencia se manifiesta en aparición de tip burno quemaduras en los bordes.
  • El calcio es absorbido por la planta en forma de catión Ca2+. La fuente de calcio más utilizada es, sin duda, el nitrato cálcico.

Abonado de la lechuga con magnesio

  • El magnesio se absorbe en forma iónica, Mg2+. Otro elemento móvil en la planta, pero, encuentra competencia con otros cationes como son el calcio, el potasio o el sodio.

¿Qué beneficios brindan los bioestimulantes al cultivo de lechuga?

  • Incrementan la permeabilidad celular, como la absorción y traslación de los iones nutrientes.
  • Potencian la floración, bajando el número de abortos florales por medio de la regulación de los procesos osmóticos.
  • Son claves para conseguir una óptima floración. Su combinación con microelementos incrementa el peso y sabor de los frutos.
  • Favorecen la absorción de nutrientes minerales, colaborando en su transporte a través de la savia.
  • Aceleran la recuperación de plantas sometidas a condiciones de estrés.
  • Equilibran el metabolismo de las plantas.
  • Rápida asimilación, tanto foliar como radicular.
  • Tienen una acción inmediata.
  • Generan un aumento de la producción, calidad y retraso del envejecimiento.

Hasta aquí, toda la información de hoy sobre el abonado en el cultivo de lechuga. Saca partido a estos datos en tu próximo plan de fertilización.

Y, si necesitas comprar online fertilizantes o bioestimulantes puedes hacerlo en la tienda online de Sembralia. Lo recibes donde tú lo pidas. Ir a comprar.