Papel de los bioestimulantes en la conservación del suelo

Aumenta el uso de los bioestimulantes en los planes de abonado

Los bioestimulantes aplicados a la conservación del suelo maximiza los rendimientos.

El uso de bioestimulantes en la conservación del suelo es uno de los puntos que más ha proliferado en los planes de fertilización en Europa. Desde la Unión Europea, a través de su etrategia “De la granja a la mesa”, se promueve la disminución de un 20% del uso de fertilizantes para el año 2030, sin embargo, esa misma estrategia europea estimula la paulatina reducción de un 50% de la pérdida de nutrientes.

¿Cómo se podrá conseguir que se incrementen los nutrientes del suelo reduciendo el uso de fertilizantes? La clave está en la acción sinérgica de los insumos agrícolas de nueva generación, entre los que se encuentran los bioestimulantes.

Cabe destacar que los bioestimulantes son un complemento, no un sustitutivo de los fertilizantes. Por eso, es importante que exista un marco regulador que ayude a los agricultores a confeccionar un plan de abonado. Actualmente se está desarrollando en nuestro país el Proyecto de Real Decreto nutrición sostenible en los suelos agrarios. Es decir, un decreto en el que se especifiquen los requisitos mínimos de un plan de abonado y buenas prácticas agrícolas mínimas para aplicar los nutrientes a los suelos agrarios con independencia de su origen.

Con la vista puesta en la nueva regulación, lo que estamos viendo por lo general en los planes de abonado es esa tendencia a incluir bioestimulantes. Y se está haciendo porque los agricultores comprueban que funciona. Se potencian los beneficios de otros insumos, se reduce el consumo energético (se pueden aplicar conjuntamente, en una única pasada, con lo que se ahorra tiempo y dinero) y, para colmo: son más sostenibles.

Todos estos beneficios que proporcionan los bioestimulantes hacen que sean más que una moda pasajera. Además, en favor de la sotenibilidad en la nutrición vegetal, los bioestimulantes son una gran opción dada la dosificación precisa y la aplicación focalizada. De hecho, el uso de los bioestimulantes se está midiendo conforme a la brecha de rendimiento es la diferencia entre el rendimiento potencial genético del cultivo y el rendimiento actual del cultivo.

 

3 beneficios de los bioestimulantes

Los bioestimulantes son una solución vital para la agricultura sostenible. Pero más allá de sus ventajas en cuando al medio ambiente, proporcionan tres claros beneficios: 

  1. Mejora la tolerancia al estrés abiótico

  2. Mejora el crecimiento radicular y vegetativo

  3. Mejora la estructura del suelo y la eficiencia de la rizosfera

Si quieres saber cómo aplicarlos, deberás saber primero qué tipos existen y cómo benefician a los cultivos y al suelo. Por eso, te recomendamos que continúes ahondando en los conocimientos que aquí te proporcionamos:

¿Qué es el estrés abiótico?

Al igual que en elcaso de los seres humanos, las plantas pueden sufrir estrés, lo que repercute en el rendimiento del cultivo. De hecho, se calcula que entre un 65 y un 80% de las pérdidas potenciales son debidas a estrés abiótico. 

Definimos el estrés abiótico como el impacto negativo de factores no vivos en los organismos vivos en un entorno específico. Es decir, que son posibles causantes de estrés abiótico en las plantas los siguientes factores:

  • Temperatura (por exceso, en verano, o por defecto: el frío del invierno)
  • Agua (también por exceso o defecto)
  • Vientos
  • Otros desastres naturales (tornados, incendios...)

 

 

¿Qué son los bioestimulantes?

Tal y como os contamos, según du Jardin et al. (2015) “los bioestimulantes son sustancias o microorganismos que estimulan los procesos naturales de las plantas para mejorar la absorción y eficiencia de los nutrientes, la calidad del cultivo y la tolerancia al estrés abiótico, beneficiando tanto el rendimiento como el vigor de la planta”. 

En otras palabras, tal y como lo define The European Biostimulants Industry Council (EBIC): “los bioestimulantes de las plantas son materiales que contienen sustancias y/o microorganismos cuya función, cuando se aplica a las plantas o a la rizosfera, es la de estimular los procesos naturales que mejoren/beneficien la absorción de nutrientes, la eficiencia de los nutrientes, la tolerancia al estrés abiótico, y la calidad del cultivo, independiente de su contenido de nutrientes”.

Estos microorganismos se pueden distribuir de diferentes maneras, pero lo más común es encontrarlos a través de sustancias húmicas. Estas sustancias se clasifican en varios tipos, pero tienen el común denominador de que son beneficiosas tanto para el suelo como para el cultivo

¿Que es una sustancia húmica?

Las sustancias húmicas son los materiales resultantes de las transformaciones químicas y biológicas de la materia vegetal y animal y del metabolismo microbiano, y representan la mayor reserva de carbono orgánico en la superficie terrestre. Las sustancias húmicas se puede dividir en 3 categorías principales.

  1.  Acidos húmicos
  2. Acidos fúlvicos
  3. Humina

Los ácidos húmicos y los ácidos fúlvicos son los componentes más activos de las sustancias húmicas. Y, por tanto, los más utilizados en agricultura. Por su fácil aplicación y su alta disponibilidad, es de los productos más incluídos en los planes de abonado (como os contábamos).

De hecho, las sustancias húmicas logran mejorar la estructura del suelo y potenciar la eficiencia de la rizosfera. 

Son especialmente recomendables en suelos arenosos, ya que las sustancias húmicas aumentan la capacidad del suelo para retener nutrientes y agua, aumentan los agregados estables. Mediante la aplicación de ácidos húmicos en suelos arenosos, los nutrientes no se lixivian al agua subterránea sino que junto con el agua retenida en el suelo, permanecen disponibles para las

Mejora la absorción de nutrientes

  • Las moléculas de sustancias húmicas cargadas negativamente funcionan como un importante sistema de intercambio iónico y complejación de metales y aumentan la capacidad de intercambio catiónico (CIC). Por lo tanto, optimizan la disponibilidad y la absorción de los nutrientes por las

El aumento del número de raíces finas y laterales mejora la absorción de nutrientes

Fertirrigación: Bulbo húmedo

 Bulbo húmedo: es la parte del suelo húmedo por los emisores de riego localizado

    • Raíces están concentrados

    • La aportación de los fertilizantes es localizada y frecuente

    • Alta actividad y densidad de raíces

¿Cómo llegan los nutrientes a las raíces?

Las raíces absorben solamente nutrientes disueltos en contacto directo con las células vivas

    • Raíces comprenden < 1 % del volumen de suelo

    • Los nutrientes tienen que pasar del suelo a la superficie de la raíz

El desarrollo de las raíces en el bulbo con un buen manejo del riego y el aporte de substancias húmicas.

BioestimulantesFertilizantePlan de abonado

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados