Merma de la producción en esta campaña del olivo

La D.O.P. Aceite Sierra de Cazorla fija la merma de la producción en un 50%

La calidad de la aceituna, sin embargo, se mantiene intacta

 

Varios factores son los que determinan la campaña de este año de la aceituna: la falta de agua, las inclemencias climáticas, el retraso de la floración y los problemas de suministro de los insumos agrarios han marcado la campaña de la oliva 2022.

En primer lugar, cabe resaltar que el 2022 ha sido un año atípico, marcado por la escasez de lluvias. De ahí que las diferentes cooperativas oleícolas coincidan en la preocupación por la presenta campaña de la aceituna, donde la calidad no se verá mermada pero la producción sí se verá afectada considerablemente.

La producción de aceituna se verá mermada en hasta un 50%, aunque seguirá teniendo la misma calidad de siempre.

 

Un ejemplo de ese sentir lo refleja la D.O.P. Aceite Sierra de Cazorla, que en las estimaciones realizadas por sus técnicos, prevé una importante merma de la campaña. Por ejemplo, en cuanto a producción sostienen desde el Consejo Regulador que “podríamos estar en una horquilla que va de los 70 a los 100 millones de kilos de aceituna de producción en la Comarca durante esta campaña 2022/2023”.

Esta situación es debida a que está siendo el año en que el fruto menos está pesando por término medio, independientemente de que el olivar sea de secano o de riego, “los propios agricultores lo están comprobando conforme han ido realizando la recolección, encontrándose con menos kilogramos de los que esperaban en cada partida de aceituna llevada a las diferentes almazaras”.

Además, las mermas de las precipitaciones han influido decisivamente en el desarrollo del fruto, “esto ha provocado que los agricultores se hayan planteado retrasar el comienzo de la recolección”, afirma el técnico del Consejo Regulador Baltasar Alarcón.

 

Calidad de la oliva frente a la merma de producción

La clave del éxito del aceite de oliva español radica en la calidad de su aceituna. Este es un año en el que se va a demostrar la importancia de las buenas prácticas agrícolas.

Y es que en años en los que las condiciones no son las óptimas para el cultivo, se demuestra la profesionalidad de los agricultores que dan lo mejor de sí para sacar adelante el lejor producto.

Es por eso que el sector olivarero español coincide en que la calidad del producto no se verá afectada de ningún modo, y será tan buena como siempre. Como resume el agricultor de la Comarca Sierra de Cazorla José Luis Marín: “estamos intentando recoger lo mejor posible, empezando por los verdes, para que las cooperativas aprovechen al máximo esa calidad de los aceites y defenderlo lo mejor posible en los mercados”.

En definitiva, se trata de sacar lo mejor de nosotros mismos en condiciones adversas, para demostrar de lo que somos capaces de hacer en la agricultura española.

 

 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados