¿Qué sabes del peral? Te contamos los cuidados básicos de este frutal

Cultivo del peral en España: caracteristicas, variedades y plan de abonado

Buena parte del cultivo de peras se situa en Cataluña y Aragón (Valle del Ebro)

Vamos a hablar de los cuidados básicos del peral, un árbol frutal que tiene muy buena aceptación en España. Las peras son una de las frutas más populares, junto con la naranja, el plátano y la manzana. La facilidad de cultivo del peral hace que en huertos domésticos sea un imprescindible. Existe un gran número de variedades de pera, pero las más frecuentes son:
  1. Blanquilla.
  2. Conferencia.
  3. Limonera.
  4. Ercolina.
  5. Pera de Roma.
  6. Williams.
  7. Passacrassana.
  8. Perita de San Juan (por su pequeño tamaño).
Dentro de la cultura popular, la pera es una fruta muy pesente en la gastronomía española. Por ejemplo, las peras al vino (ya sea blanco o tinto) son muy típicas en varias regiones como postre. También la pera combina con carnes y asados, aportando un toque jugoso y dulce. En repostería, en compotas, bizcochos, tartas o mermeladas, la pera es también un ingrediente fundamental.

Características del peral, un árbol muy popular en la huerta

El peral es un árbol perteneciente a la familia rosaceae (así que con los rosales tienen más cosas en común de lo que podemos pensar en un primer momento). El peral es un árbol frutal de tronco erecto, de corteza color gris. La corteza del peral suele ser más o menos agrietada, dependiendo de la variedad, altamente lignificada y en la que no pueden apreciarse las yemas que darán lugar a nuevas estructuras vegetativas (los también llamados coloquialmente chupones).
Tronco
Los ejemplares longevos del peral presentan un tronco ancho, que puede llegar a alcanzar 40-50 cm de diámetro, lo cual es perfecto para soportar el elevado peso de las ramas primarias, las cuales se insertan sobre el eje formando un ángulo agudo. En ocasiones estas ramas primarias se estrangulan ligeramente entre ellas, pudiendo aparecer musgo.
Raíces
El sistema radicular del peral es de tipo pivotante, con raíces leñosas y profundas, con una extensión en superficie del suelo que como mínimo dobla a la de la copa. Las hojas son caducas, alternas, ovaladas o elípticas, ligeramente aserradas, finas y de unos 10 cm de largo cuando están plenamente formadas. El haz se presenta un color verde oscuro brillante, lignificado, siendo el envés más claro, con los peciolos amarillentos.
Flores
Las flores del peral suelen ser blancas o ligeramente rosadas y hermafroditas. Se agrupan en inflorescencias de 5 a 15 flores en corimbos umbeliformes en la terminación de las ramillas o en las estructuras productivas, con una floración centrípeta. Además, las flores del peral poseen un cáliz pequeño de 5 sépalos, una corola formada por 5 pétalos, un androceo compuesto por una veintena de estambres y un gineceo que consta de un ovario formado por de 2 a 5 carpelos. Las flores son en ocasiones de un olor desagradable, pese a su belleza, y además poseen poco néctar. Por eso es por lo que las flores del peral resultan poco atractivas a los polinizadores.
Fruto
El fruto es un pomo de forma variable entre alargada y redondeada, que en ocasiones puede ser también piriforme, oval, maliforme o globoso. Es de color verde a amarillo, presentando a veces una coloración en la zona donde se produce una mayor insolación, denominada chapa (depende de la variedad). Esta piel puede ser además más o menos rugosa, en función del tipo de pera. Su pulpa es blanca y jugosa, con un elevado contenido en agua. Es variable el contenido en azúcares que en ocasiones se agrupan formando pequeños grumos, lo que determina la estructura de dicha pulpa. El fruto presenta una textura característica, un aroma y sabor agradable que le confiere valor comercial y por el que es apreciado en el mundo de la fruticultura. El tamaño del fruto es variable, ya que dependiendo de la variedad podemos encontrarlo en diversas formas y calibres. Por su parte, los perales silvestres tienen unos frutos pequeños y ásperos, muy diferentes de los frutos de perales comerciales que se han ido seleccionando a lo largo de los siglos.
Semillas
Las semillas son pequeñas, de cubierta marrón oscuro y brillante. Además, a la hora de plantar las semillas de la pera, debe hacerse superficialmente, a una profundidad de 3 cm. Posteriormente, hay que cubrirlas ligeramente con tierra (muy poco). Lo importante es que disfruten de temperatura ambiente, con buen acceso a la luz del sol. Si se hace en invernadero es bastante sencillo, pero es que domésticamente también se pueden cultivar perales en macetas.

¿Cuáles son las exigencias del cultivo del peral?

En España no aparece de forma natural, pero en otros países europeos (como Francia) sí se dan bosques formados por ejemplares silvestres del Pyrus communis. Se encuentra en forma de arbolillo o en forma de árbol con la parte superior cónica pudiendo llegar hasta los 20 m de altura, o bien en forma de arbusto espinoso. Su aspecto general es de forma piramidal, el cual podría ser el origen del nombre latino que define el género “Pyrus”.

Exigencias climáticas

El peral es un árbol de clima templado y fresco que no soporta el frío excesivo, pero que tampoco tolera el exceso de calor. Tienen una adaptación óptima a altitudes entre 600 y 1000 m, donde puede acumular las horas de frío invernal que precisa para su correcta producción frutal. Esto es importante ya que el peral es una especie de alta exigencia en horas de frío (más de 700 horas), pero que sin embargo es inferior con respecto a otras especies como el manzano. Las necesidades en horas de frío son diferentes dependiendo de la variedad. Por ejemplo, en el caso de la variedad Blanquilla puede requerir entre 200 y 750 horas de frío. Cuando se dan inviernos suaves, el peral no cumple con sus necesidades de frío requeridas por lo que suele presentar marchitamiento de las yemas impidiendo su apertura y por consecuencia, dándose pérdidas en la producción. Pese a todo, son sensibles a las heladas primaverales, ya que forman el llamado “anillo de hielo” en frutos jóvenes. En España se cultiva bien, principalmente en las regiones septentrionales y centrales. Sin embargo, gracias a la gran cantidad de variedades, también se encuentran en condiciones favorables en algunas zonas del sur peninsular, sobre todo a cierta altura. Los perales son exigentes en agua, por lo que en secano sólo puede cultivarse con pluviometría superiores a los 600 mm anuales, de lo contrario deben suministrársele riegos tanto mayores en número cuanto más tardía sea la variedad. Por lo general requiere una orientación intermedia, aireada y no demasiado ventilada. Están adaptadas tanto a la forma libre, como a la espaldera. Requieren además una buena iluminación para el desarrollo adecuado de los frutos.

Exigencias edafológicas

El peral se adapta mejor que cualquier otro árbol frutal a los suelos algo compactos, y por lo tanto puede desarrollarse incluso en los arcillosos, con tal de que sean frescos y profundos (50-80 cm como mínimo, varía según el portainjertos) y no se den encharcamientos. No obstante, cuando se encuentran en suelos ricos en calcio sufren clorosis y decae. Estas exigencias del suelo en el peral se incrementan cuando se ha injertado sobre membrillero, debido a que este portainjerto es todavía más sensible al calcio, y de ahí que sean poco aptos los suelos excesivamente secos. Cuando el contenido en caliza activa del suelo es superior al 7-8% y se ha injertado sobre el membrillero, se produce clorosis férrica. Sin embargo, cuando injertamos sobre patrón franco el límite de tolerancia con respecto a la caliza activa es superior a la del membrillero, ya que soporta niveles por encima del 8-10%. El peral es una especie frutal muy sensible a la salinidad, no desarrollándose a niveles superiores a 0,5 g·l-1, por lo que no puede cultivarse en suelos salinos costeros o regados con aguas que tengan demasiada conductividad eléctrica.

¿Qué productos recomienda Sembralia para el peral?

Por norma general, en Sembralia recomendamos utilizar un fertilizante NPK, apto para todo tipo de cultivos, entre los que se incluyen los perales. La clave reside en su contenido equilibrado de los tres elementos (Nitrogeno, Potasio y Fósforo). Pero además se puede combinar con otra serie de productos que favorezcan el crecimiento del cultivo.

Abono Complejo en Grano Deiba 10-10-10

Le recomendamos que aplique este abono para la época de crecimiento de los perales. En particular funciona muy bien el abono químico granulado específicamente formulado para mejorar la composición del suelo. Está compuesto por Nitrógeno, Fósforo y potasio en partes iguales, que se distribuye en sacos de 5 kilos, que son muy manejables para su dosificación y aplicación. En el caso del peral, es interesante destacar su composición química:
  • Un 10% de nitrógeno (N)
  • Además, aporta un 10% de pentóxido de fósforo (F)
  • Por último, añade un 10% de óxido de potasio, que es completamente soluble en agua (K2O)

Abono con Ácidos Húmicos y Hierro Quelatado

Según como resulte el análisis de suelo, puede ser interesante complementar el NPK con aporte de Mg o Fe. Una buena opción para aportar Fe sería usar este producto, que posee un alto porcentaje de Hierro y, además, aumentaría el pH del suelo. Además contiene, un elevado contenido en extractos húmicos de alta pureza y calidad que proporciona numerosos beneficios a la estructura y fertilidad del suelo, y un mayor desarrollo radicular del cultivo. Produce un efecto sinérgico con beneficios importantes en nutrición y actividad vegetativa por efectos del agente quelatante. Los ácidos húmicos mejoran la composición del suelo por norma general, así que en cualquier caso este producto puede ser ideal para el tratamiento de los suelos de frutales, como el caso de perales, manzanos, frutos de hueso... incluso en jardinería, para rosales y otros arbustos de flor.

Corrector carencia magnesio MC BROTAMIX MAGNESIO

Por otro lado, si prefiere aumentar el contenido de Mg del suelo le recomendamos usar este producto que aporta grandes cantidades de Magnesio y es fácilmente asimilable. Abono de alta eficacia y rápida absorción que aplica conjuntamente aminoácidos y magnesio. Abono a base de aminoácidos libres obtenidos por hidrólisis de proteínas de origen animal y magnesio, en forma de sales de Epsom (sales de sulfato de magnesio). Otra ventaja: mezclado con herbicidas, fitosanitarios y otros abonos, se potencia la eficacia de éstos y se optimiza su resultado. En definitiva, se trata de un fertilizante de alta eficacia y rápida absorción al aplicar de forma conjunta aminoácidos y Magnesio (Mg). Especialmente indicado cuando se necesita una elevada demanda de Magnesio en el cultivo.

Nitrofoska Special Abono Complejo 12-12-17 NPK

Este producto se puede aplicar a vid, olivo, almendro, pistacho, limoneros, perales, calabacines, maiz, trigales, etc. Contiene Zn, pero en muy pequeña cantidad. Y con su contenido en Mg no será necesario utilizar otro producto, así que se trata de un 'abono completo' especialmente indicado para frutales en huerto. Pero no solo eso, está también indicado en cultivos herbáceos y cesped. Nitrofoska Special con Micronutrientes con potasio procedente exclusivamente de sulfato, magnesio, azufre y microelementos. los abonos complejos son necesarios para un mejor desarrollo de la planta, evitando la pobreza y desmineralización del suelo de cultivo. Este abono en jardinería y rosales ayudará a mejorar la composición del suelo. En definitiva, este es un producto muy completo porque ayuda a un mejor desarrollo de la flor y del fruto.
ArtículosNoticias
FrutalesPeraPeral

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados